Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Bush se reúne con los líderes de la UE para hablar de la crisis financiera

No se espera que de la reunión salga algún tipo de anuncio, según ha advertido ya la Casa Blanca

Actualizada Sábado, 18 de octubre de 2008 - 20:37 h.
  • AGENCIAS. Washington

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, y sus colegas de Francia, Nicolas Sarkozy, y de la Comisión Europea (CE), Jose Manuel Barroso, se reúnen hoy en Camp David para tratar sobre la crisis financiera, aunque no se esperan grandes anuncios. La llegada de los líderes europeos, que viajan a la base aérea de Andrews, en las afueras de Washington, desde Canadá, donde participaron en una reunión con el recién reelegido primer ministro Stephen Harper, está prevista para cerca de las 16.00 hora local (20.00 GMT).

Inmediatamente se trasladarán a Camp David, la residencia presidencial en las montañas de Cacoctin, en Maryland, para una reunión de trabajo, seguida de una cena, en la que analizarán cómo coordinar la respuesta de los países desarrollados a la grave crisis financiera.

Sin embargo, no se espera que de la reunión salga algún tipo de anuncio, según ha advertido ya la Casa Blanca, que ha subrayado que los líderes sólo harán declaraciones a la llegada, no tras el encuentro.

Barroso y Sarkozy -cuyo país tiene la presidencia de turno de la Unión Europea (UE)- emprenderán regreso a Europa inmediatamente después de la reunión, poco después de las 19.00 (23.00 GMT).

Las grandes decisiones quedarán para la cumbre extraordinaria del Grupo de los Ocho -EEUU, Canadá, Rusia, Japón, Alemania, Reino Unido, Italia y Francia- y otras importantes economías mundiales, anunciada esta semana, aunque está aún por fijar el cuándo y el dónde.

Aunque se había apuntado que los tres mandatarios podrían aprovechar el encuentro en Camp David para anunciar una fecha y un lugar, la Casa Blanca ha descartado que eso vaya a suceder, al indicar que aún falta por determinar qué propuestas exactamente se llevarán a la cumbre.

"Creo que anunciar una fecha para la reunión es un poco menos importante que decidir qué recomendaciones quiere plantear la gente", sostuvo la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino.

Indicó que "tenemos cuestiones pendientes como las reglas de contabilidad en las agencias de asignación de crédito, la supervisión, la valoración de activos".

El G8 apoya el plan de acción de los ministros de finanzas del G7, dirigido a fortalecer los fondos propios de las entidades financieras con problemas, a devolver la liquidez a los mercados de crédito, a restaurar los mercados secundarios donde se negocian los títulos con garantías hipotecarias, y a proteger a los inversores y ahorradores.

Igualmente, el G8 se ha comprometido a ayudar a las economías emergentes a mitigar los efectos adversos de esta crisis, con el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Desde que se agudizó la crisis con la declaración de la quiebra del banco de inversión Lehman Brothers, el presidente estadounidense ha hablado en público casi todos los días acerca de la situación económica.

Hoy no fue una excepción y en su alocución radial de los sábados, Bush lanzó un mensaje de calma a los ciudadanos al afirmar que "el Gobierno federal ha respondido a esta crisis con medidas sistemáticas y agresivas para proteger la seguridad financiera del pueblo estadounidense".

Como en mensajes anteriores, reiteró que "estas acciones tardarán un tiempo en dejar sentir su impacto, pero son lo suficientemente osadas y con el alcance suficiente como para funcionar".

Bush recordó que, entre otras medidas, el Gobierno ha aprobado el plan de rescate financiero por valor de 700.000 millones de dólares que servirá para, entre otras cosas, comprar acciones en los bancos con problemas y darles así una nueva inyección de capital.

Cuando esos bancos se recuperen, podrán recomprar sus acciones a un precio superior del pagado por el Gobierno.

En Estados Unidos la intervención masiva del Gobierno en la economía es más difícil de digerir que en Europa y Bush intentó convencer a los escépticos de que es imprescindible.

El presidente dijo que la compra de acciones de los bancos no es "un paso hacia su nacionalización".

"La intervención del Gobierno no es una toma de control, no pretende debilitar el libre mercado, sino fortalecerlo", afirmó.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Estoy a favor que se intervenga donde haga falta, pero a cambio de algo. Lo que se saca ahora al erario público tiene que volver a él ... con intereses.nacho balda
  • No sería necesario ayudar a Entidades Bancarias inferiores. Con hacerlo con el BS y el BBVA, que son los principales Bancos con un movimiento considerable en el IBEX, en el mínimo plazo de escasas semanas, el problema estaría prácticamente resuelto.4ª. ESTA CONCLUSIÓN ÚLTIMA SERÁ LA QUE CULMINE EL PROCESO. Los accionistas, ven en su Presidente, don Emilio Botín, el mago de sus finanzas. Este mago debe ampliar el capital aprobado en la Junta Extraordinaria de accionistas para conseguir liquidez y sanear totalmente la Entidad, de algunos impagados pendientes y para inyectar en la economía real y llegue a todas las empresas, para que puedan cumplir sus compromisos y no generar paro.Así, prácticamente sin intervención ni ayuda, sino abonos y cargos en cuenta, se soluciona el problema. De Madrid, 12/10/08Francisco Javier Urbelz Ibarrolajavier urbelz ibarrola

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra