Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
MÚSICA FERNANDO PÉREZ OLLO

Maestro británico y soprano tolosarra

Lo más logrado de esta velada inaugural fueron sin duda las "Variaciones Enigma" de Elgar

Actualizada Viernes, 17 de octubre de 2008 - 04:00 h.

E STE concierto puede merecer recuerdo por diversas razones, pero acaso la más interesante, la versión que escuchamos de las "Variaciones Enigma" de sir Edward Elgar que cerraron el programa. Elgar puede personificar el renacimiento musical inglés en el siglo XIX, más bien una paramera de la que apenas subsisten Bennett, Sullivan, Ma- ckenzie, Holbrooks y Delius, antes de que Ralph Vaughan Williams encabezara la reacción antigermana.

Por estos andurriales nada dicen esos nombres, incluido Mackenzie, también honrado con el título de sir, eficaz animador y docente y compositor de bajos quilates, que dedicó tres obras a su amigo Sarasate. Resulta inevitable adivinar la mano de Mackenzie, escocés de origen, en algunas páginas de nuestro violinista. Para no pocos, el británico más ilustre de esa época musical resulta curiosamente George Grove, otro sir, ingeniero de carrera y padre del famoso diccionario de música y músicos, muy acrecido hoy a partir de los cuatro tomos ofrecidos en la primera edición (1878-89). El año 1867, Grove y Sullivan descubrieron en Viena el manuscrito perdido de "Rosamunda" de Schubert. No es floja causa de notoriedad.

Las "Variaciones Enigma", anteriores a las imperiales y muy difundidas marchas "Pompa y circunstancias", datan de 1899 y consolidaron el prestigio de Elgar, entonces de 42 años. Si hoy estas "Variaciones" nos pueden interesar, es por sí mismas, por su música, y no por el "enigma" de su tema ni por el de los retratos musicales de amigos y parientes señalados con iniciales:"To my friends pictured within", dice el autor, y conste que entre sus retratados va un perro. Qué nos importan hoy esos acertijos de balneario. Hogwood llevó el tema y las catorce variaciones con elegancia segura, sin afectación suntuosa, riguroso en los tempi y dinámicas, eficazmente atento a los juegos tímbricos que Elgar explota a fondo y a los contrastes entre las variaciones, juguetonas unas, cuadros de época otras, acuarelas y hasta naturalezas muertas: orquestación tupida, cabrilleo puntillista y a veces página extática, casi inmóvil. Hogwood -cuya fama le acredita como especialista en barroco y clasicismo con su Academy of Ancient Music- supo hacer que la orquesta trabajara a gusto -hay cosas que se advierten de inmediato- y rindiera. Antes de las "Enigma", la sección de cuerda brindó la "Serenata" con limpieza y untuosidad ajustada. El tercer movimiento, allegretto, quizá resultase el más logrado por la serenidad de su agógica.

Sería necio poner en duda que aquí la estrella de la tarde no era Hogwood, sino Ainhoa Arteta, con los "Cuatro últimos lieder", sobre textos de H. Hesse y J. von Eichendorff, obra de alta dificultad vocal y musical, porque la soprano se enfrenta a una orquestación poderosa y envolvente. La cantante tolosarra -que ya no es la voz de sus comienzos: ha ganado densidad y anchura- comenzó con alguna incertidumbre y temblor en la voz y fue a más, hasta la tierna y emocionada gravedad final, expuesta sin pesadez, atenta al brillo del sol que ilumina un mundo en extinción, según dice el poema. La voz no tiene la frescura deseable, pero la prestación fue plausible, libre de afectación.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra