Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Savater: "Esta novela ha sido como un refugio espiritual en un año difícil"

Con una obra ensayística tan consolidada y una etiqueta ganada a pulso como filósofo polemista, es inevitable que el Savater pensador se intente colar en la novela

Actualizada Jueves, 16 de octubre de 2008 - 11:27 h.
  • AGENCIAS. Barcelona

El filósofo y escritor Fernando Savater, proclamado anoche 57 Premio Planeta, ha dicho que la novela ganadora, "La Hermandad de la Buena Suerte", ha sido como un "refugio espiritual" en un año difícil y agitado.

En una entrevista concedida poco después del fallo del jurado, Savater ha explicado que la novela ha sido "un alivio en un año bastante lleno de cosas, en el que hemos fundado un nuevo partido, participado en unas elecciones generales y logrado una parlamentaria en el Congreso, hemos creado el Manifiesto por la lengua común y además era mi último año en la universidad".

Por esta razón, la escritura de la novela se convirtió pronto en "un refugio espiritual, que me ha servido como si me fuera de vacaciones".

El proceso creativo, en el que Savater "olvidaba todos los líos y los problemas", sirvió a su autor "para sobrevivir y ojalá que a algún lector le haga el mismo favor", proclama.

Con una obra ensayística tan consolidada y una etiqueta ganada a pulso como filósofo polemista, es inevitable que el Savater pensador se intente colar en la novela aunque él mismo asegura: "he intentado que el filósofo no meta baza, porque la gente ya está bastante harta y por eso quería una narración pura, aunque es inevitable que haya alguna continuidad".

En ningún caso, Savater pretendía que el lector, que no necesariamente conoce su obra filosófica, tuviera que contemplar la novela como si fuera la obra de un profesor que da clases de filosofía.

"La Hermandad de la Buena Suerte" ha sido definida por Savater como una "novela de aventuras", en la línea de su admirado Robert L. Stevenson, en la que sitúa una trama de intriga en el mundo de las carreras de caballos.

Savater nunca ha ocultado su delirio por ese mundo, que, confiesa, le inculcó su padre: "Mi madre era la que me compraba los libros, pero el único momento en el que estaba solo con mi padre era cuando íbamos al hipódromo, pues era un gran aficionado a los caballos".

Ese mundo de los caballos que aparece como trasfondo narrativo sirve al autor como "metáfora de la vida actual": En las carreras de caballos, como en cualquier juego que se sucede en un espacio y un tiempo determinado, "como también pasa en el fútbol o en los toros", intervienen "el azar, la suerte y el resultado es una situación agónica, algo que se parece mucho a nuestro destino".

Con un sentimiento de humildad, el filósofo donostiarra espera que "La Hermandad de la Buena Suerte" sea "al menos, la segunda mejor novela escrita en castellano sobre caballos", pues la primera es, en su opinión, "Caballo de copas", del chileno Fernando Alegría.

Aunque a los nuevos lectores de hoy el mundo de la hípica les pueda resultar lejano, Savater cree que podrán leerla sin complicaciones, puesto que "no se trata de una novela técnica", aunque, asevera, "si sabes algo de ese mundo le encontrarás algunos recovecos de gracia"

Al escribir una novela, Savater reconoce que vence una "resistencia", pues "resulta muy difícil salir del encasillamiento de ser articulista y ensayista".

Ganar el mediático Premio Planeta le permitirá, revela, que "ahora la gente sí se va a enterar de que también soy novelista y creo que por primera vez me van a hacer caso como autor de novelas".

Los 600.000 euros del galardón mejor dotado de las letras hispanas le proporcionarán "un desahogo económico" que, en definitiva, le permitirán disponer de "más tiempo libre para pensar, para leer, porque de hecho me gusta más leer que escribir".

Escribir, confiesa, le da pereza, "porque hay que poner mucho relleno, y eso va en contra de mi gusto. Me impaciento demasiado y tengo que luchar contra la tendencia a explicar la historia en pocas líneas o páginas, que es lo que me pasa como articulista o ensayista".

Sin ánimo de escarnio hacia determinado subgénero de novelas históricas esotéricas, el título de la ganadora del Planeta es un guiño cómico hacia ese tipo de libros y, como el propio autor ironiza, en su novela "no sale ninguna catedral, ni la de Barcelona, ni la de Vitoria, ni Notre Dame, ni ninguna capilla".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra