Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TUDELA

Las historias personales que esconde el cierre

El cierre de Rohm and Haas Tudela afecta a 54 trabajadores. Cada uno de ellos es protagonista de una historia personal que, ahora, se ve trastocada. Este reportaje muestra cinco de esas vidas.

Actualizada Miércoles, 15 de octubre de 2008 - 04:00 h.
  • DIEGO CARASUSÁN . TUDELA

El cierre de una empresa suele ir acompañado de un aluvión de datos. Dirección, comité, sindicatos y medios de comunicación hablan de cuentas económicas que no cuadran; del número y antigüedad de los trabajadores despedidos; o de la cuantía de las indemnizaciones a pagar. Tras esos fríos números se esconden siempre las historias personales de los empleados y sus familias, y de los sueños de futuro truncados.

Esto es lo que ahora están sufriendo los 54 empleados de la empresa Rohm and Haas de Tudela, que el pasado día 3 de octubre anunció su cierre inminente. Detrás de esos 54 trabajadores hay nombres y apellidos como los de Julio Lizar Martínez, Ander Antón Suárez, José Sáez Mancho, Javier Vidorreta Berdonces y José Ángel González Guillén, protagonistas de este reportaje.

Proyectos de vida quebrados

La sorpresa inicial ante el anuncio del cierre ha dejado paso a una sensación de impotencia difícil de digerir, acrecentada por el hecho de que, según apuntan los trabajadores, la planta no generaba pérdidas. "Nos sentimos engañados por una empresa a la que hemos dado nuestra juventud. Cuando nos han pedido algo, hemos respondido favorablemente. Ahora ellos, por una mera cuestión estratégica de mercado, quiebran nuestros proyectos de vida", indican estos cinco trabajadores, de edades comprendidas entre los 26 y los 39 años.

Todos ellos tienen que hacer frente a las tan temidas hipotecas, todas recién estrenadas y, en su mayoría, a los gastos derivados del cuidado de sus hijos de corta edad. Saben que, tras la negociación para determinar las indemnizaciones, llegará el turno de sentarse con sus respectivas mujeres, hacer números y replantearse un futuro que ahora ya no es tan halagüeño.

La "familia" de Rohm and Haas

Los cinco reivindican su derecho a ser algo más que un mero "cálculo financiero". "Esta empresa ha llegado a los 40 años en Tudela gracias a los empleados que tuvo en sus inicios y a los que ahora hemos cogido su relevo. Somos una familia que ahora se va a romper en pedazos sin poder hacer nada y sin que la dirección de la planta luche por evitarlo", señalan.

En este sentido, los cinco solicitan al Gobierno de Navarra y al Ayuntamiento de Tudela que se impliquen en este problema. "Cuando se hacían inauguraciones o ampliaciones, todos venían aquí a hacerse la foto. Ahora, nadie nos ha llamado, y es en estos momentos cuando necesitamos su ayuda para salvar a nuestras familias", concluyen.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • ¿Pero qué dices, lectora? Somos muchos los mileuristas empleados en empresa privada, incluyendo ingenieros. Estoy seguro de que cualquiera que trabaje para la Administración cobra tanto o más y tiene mucha más seguridad en su puesto de trabajo.Pilar
  • Tienen toda la razón del mundo, pero creo que es importante no perder nunca de vista que, lamentablemente, la empresa privada es así, y es muy difícil luchar ante esto. Les queda la ley del pataleo, pero con eso se quedan y con sus hipotecas por pagar. No hay que obviar también que, el que trabaja en una empresa privada, cuando va bien, también está ganando mucho más que cualquier otro profesional con la misma cualificación que trabaje para la Administración Pública; pero en esos momentos de bonanza, los trabajadores de la empresa privada, no se acuerdan de ese detalle. Por poner un ejemplo, un ingeniero que trabaje para la TRW, no gana lo mismo que un ingeniero que trabaja para el Gobierno.Creo que por eso, aunque no les quito toda la razón, hay que ser un poco coherentes con cada circunstancia.Lectora
  • He estado inmerso en un ERE de una compañía suiza que compró a otra entidad. Las dos compañías tenian resultados positivos y buenos.De la negociación entre la dirección, comites y sindicatos, el director, holandes, intentó dar una interpretación propia a lo negociado y firmado, resultando que intentó sacra más provecho. Al final juicios (que se ganaron) y disgustos. Esa compañía está vendiendo el patrimonio, reduciendo plantilla y con más beneficios.A las multinacionales (y demás empresas) solo les interesas mientras eres rentable y cuando los resultados no son los apropiados, despedida de trabajadores pero los sueldos de los directivos no se tocan. Afectado
  • Es lamentable que cuando ha habido muchos beneficios por parte de las empresas, Bancos, constructores y estos son privados y se los repartan entre los empresarios, banqueros y especuladores y ahora que hay menos beneficios, en muchos casos no pérdidas estas se socialicen y son públicas y se den dramas humanos como los que estas personas han descrito.Loli

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra