Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TOROS/MADRID JUAN MIGUEL NÚÑEZ

Una mala corrida... de toreros

Actualizada Jueves, 29 de mayo de 2008 - 04:00 h.

S E movieron los toros, unos con más clase que otros, pero se movieron. Y ninguno tuvo maldad. Eso por delante. Fue más bien una corrida noblona. Es cierto que también a la mayoría les faltó cierta alegría. Pero los que de verdad no tuvieron "chispa" fueron los toreros, los tres.

Alguien dijo alguna vez que para estar bien en Madrid cualquier toro "sirve". Otra cosa sería para un triunfo grande. Y los de Valdefresno de ayer, con sus matices y todo, "sirvieron" mucho.

Anótese por tanto el fracaso de la tarde sobre todo en el debe de los toreros. Los tres con muy poca ambición, y posiblemente menos recursos, la única manera de justificar el excesivo castigo que llevaron los toros en el caballo.

La orden a la caballería de masacrar fue consustancial en los tres toreros para los seis toros, circunstancia clave para entender una hipotética falta de colaboración por parte del ganado. ¿Qué podían hacer los toros después de puyazos tan tremendos? Así pretenderían que embistieran luego en la muleta. ¡Ay si los toros hablaran!

El primero, con mucha movilidad y clase, tuvo enfrente a un Uceda Leal que de entrada equivocó los terrenos para plantear la faena, yéndose justamente al sitio de la plaza donde más soplaba el viento, descubriéndole mucho. El toro "iba" por los dos pitones, mejor si cabe por el izquierdo, pero no acertó el torero a esperarle y a "llevarle" de verdad.

En el cuarto, toro con calidad, la faena fue tan larga como vacía de contenido. No terminó de "meterse" Uceda con el de Valdefresno, aunque pegó muchos pases, sin embargo, sin decir nada.

A Curro Díaz le vale en parte la disculpa de sortear el peor lote. Su distraído primero salía de los muletazos sin compromiso de repetir, y yendo a menos, hasta acabar en medias y espaciadas embestidas. El quinto, rebrincado y con la cara por las nubes, fue todavía menos toreable. Curro estuvo sólo en los detalles, sin profundizar en nada.

Tampoco Salvador Vega se preocupó de buscar condiciones propicias para hacer el toreo. En su primero, cuando más soplaba el viento, salió con la muleta sin gota de agua encima, y así volaba. Se quedó el toro cortito en la embestida, consecuencia del tremendo segundo puyazo que le zurraron, yendo y viniendo, pero sin decir nada. Claro que Vega dijo todavía menos. Con el sexto, más de lo mismo. Cites "fuera de cacho", donde al toro le costaba más ir. No hubo ardor por parte del torero. No hubo nada.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra