Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
RAMÓN BULTÓ LLEVAT

El músculo de la radio, el pulso de la sociedad

Actualizada Jueves, 29 de mayo de 2008 - 04:00 h.

R ECIENTEMENTE se han cumplido 75 años desde el comienzo de las emisiones regulares de la emisora EAJ-6 Radio Navarra, posteriormente denominada Radio Requeté y, en la actualidad, Radio Pamplona Cadena SER. Fue el 27 de mayo de 1933 cuando el fotógrafo Ismael Palacios Voluguer, el ingeniero Giordano Pérez Fernández y el locutor José María Pérez Salazar iniciaban la historia de la radio en nuestra Comunidad Foral.

Desde entonces, y en todo este tiempo, hemos visto cómo la evolución de este medio de comunicación iba pareja al discurrir social y político de nuestra historia reciente. Por lo tanto, después de tantos años podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que la radio tiene músculo. Un músculo que se adapta, se contrae o se mimetiza según las necesidades que marca el pulso de la sociedad.

Así, al comenzar su andadura en 1933, EAJ-6 Radio Navarra definió su razón de ser en dar a conocer el arte y la cultura existente en la región. Con tal motivo, hacía un llamamiento a todos los artistas y literatos deseosos de colaborar en esta "bella empresa". No obstante, tres años después, el Alzamiento Nacional llevó aparejado en la Comunidad Foral el inmediato control de esta emisora de radio. Así, el 19 de julio, un grupo de militares sublevados ocuparon la emisora y esa misma mañana el General Mola dirigió una alocución a la población. La radio sirvió, en esta guerra, para proclamar la rebelión y generar climas emocionales en las tropas y en la población civil. Fue un arma de propaganda y nada en su programación estuvo al margen de la contienda.

El franquismo trajo consigo la censura previa, la prohibición de emitir contenidos informativos y la obligación de conectar con la señal de Radio Nacional de España para difundir sus "Diarios hablados". Por ello, ante la imposibilidad de informar, la radio se volcó, durante largas décadas, en el espectáculo. De esta forma, y a falta de otros medios audiovisuales que le hicieran competencia, se convirtió en protagonista de las noches de muchos hogares, con grandes espacios como las famosas "cabalgatas", seriales, concursos, programas musicales y deportivos. De alguna manera, se puede hablar de una primera "edad de oro" de la radio española.

En octubre de 1977, cuatro meses después de las primeras elecciones democráticas, se eliminó la censura previa sobre los programas radiofónicos y se alcanzó la libertad informativa. Con la eclosión de la radio informativa se produjo un aumento de la credibilidad de la radio, el medio ganó audiencia y la información se convirtió en la estrella de la programación. El máximo exponente de este periodo fue la "noche de los transistores", el 23 de febrero de 1981. Por primera vez en la historia mundial de la radio, se daba la primicia de un golpe militar en directo y a todo el país. Los españoles estuvimos perfecta y directamente informados acerca de lo que realmente estaba sucediendo en el interior del Congreso de los Diputados.

Acabada la efervescencia política e informativa de la Transición, la radio intentó ofrecer un producto diferenciado y aparecieron las "radio fórmulas" musicales, informativas y deportivas. Asimismo, también confió su suerte a la atracción de carismáticos comunicadores: Antonio Herrero, Luis del Olmo, Iñaki Gabilondo, José María García o Encarna Sánchez, entre otros. En el caso de Navarra, han sido voces como las de Ramón Urrizalqui "tío Ramón", Gregorio González "Don Goyo", Valentina Esparza, Mª Socorro Pemán, Celia Embún, Joaquín Luqui, Matías Escribano o Mª Jesús Artaiz, las que han puesto sonido y pasión a la historia de este medio.

Hoy la radio se encuentra en una nueva encrucijada. Esta vez motivada por la convergencia multimedia y el proceso de digitalización del medio radiofónico. Será próximamente cuando volveremos a presenciar el músculo que tiene la radio y que determinará su futuro para la próxima década. Ante sí tiene los retos de crear productos originales y únicos para la escucha en directo y bajo demanda, la tendencia hacia una radio interactiva y de escucha personal, el desarrollo de una oferta multicanal y la extensión de la participación radiofónica a través de otros soportes interactivos.

No obstante, en el Consejo Audiovisual de Navarra (CoAN) estamos seguros de que la radio logrará salir fortalecida de este proceso de transición, pues ya ha demostrado su capacidad de adaptación y su dinamismo a lo largo de sus 75 años de historia en nuestra Comunidad Foral.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra