Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

El volcán Tungurahua en Ecuador aumenta su actividad

El volcán tuvo fuertes erupciones de julio y agosto de 2006

Actualizada Martes, 27 de mayo de 2008 - 09:57 h.
  • AGENCIAS. Pondoa (Ecuador)

El volcán Tungurahua, en el centro de los Andes de Ecuador, ha incrementado su actividad en las últimas semanas, lo que mantiene en alerta a los científicos que vigilan su comportamiento. Es por ello que la vulcanóloga estadounidense Patricia Mothes, que trabaja en el Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional de Ecuador, no descuida ningún aspecto de la labor de observación del coloso.

Desde el Observatorio Volcán Tungurahua (OVT), ubicado en la localidad de Guadalupe, a unos 10 kilómetros al oeste del volcán, Mothes vigila día y noche los ordenadores y equipos especiales que controlan todo tipo de actividad de la montaña.

Los aparatos están conectados a estaciones de seguimiento sembradas por el IG en todas las laderas del monte.

Mothes debe subir a la montaña para limpiar los paneles solares que dan energía a los sensores sismológicos, inclinómetros y otros dispositivos que auscultan al volcán.

En Pondoa, un sector de la ladera, el IG tiene instalado un inclinómetro y una estación pluviométrica, hasta donde llega la vulcanóloga para dar el mantenimiento periódico que requieren los aparatos.

Con botas de hule, mochila al hombro y acompañada de algunos pobladores de Pondoa, Mothes asciende hasta llegar a la estación de vigilancia para limpiar el panel de energía solar y las baterías que, según comenta, no llegan a la carga debida.

"Estos aparatos trabajan todos los días durante las 24 horas, no tienen vacaciones ni fines de semana libres", apunta la científica, tras aclarar que los equipos son imprescindibles para poder dar a las poblaciones vecinas el aviso o "alerta temprana", en caso de una eventual erupción.

A 2.700 metros de altitud, esa estación de Pondoa también avisa si se producen aludes de material magmático que pueda ser removido por la lluvia y que representa uno de los mayores peligros para los pueblos aledaños.

Después de la limpieza y mantenimiento, la estación ha quedado perfecta para ofrecer esa información vital.

Mothes y sus acompañantes descienden de la ladera y conversan sobre las condiciones que presenta el volcán.

También recuerdan las fuertes erupciones de julio y agosto de 2006, consideradas las mayores de todo el actual proceso eruptivo del Tungurahua, que comenzó en 1999 y desde entonces ha intercalado periodos de gran actividad con otros de relativa calma.

La erupción de agosto de 2006 causó la muerte de seis personas, arrasó varios poblados y obligó a la evacuación de miles de campesinos que habitan en sus cercanías.

Uno de los habitantes de Pondoa, que se identificó como el padre de la familia Reyes, todavía cultiva la tierra en su pueblo junto con sus cuatro hijos, pero recuerda que el Tungurahua es un sujeto al que no se le puede dar la espalda.

Reyes levanta la cabeza y muestra una parte de una quebrada llena de escombros volcánicos, donde quedaron enterradas muchas reses y asegura que en agosto de 2006 el techo de su casa acumuló un palmo y medio de espesor de ceniza, que destruyó todas sus cosechas.

Ahora que el volcán ha empezado a dar señales de un aumento de actividad, Reyes y Mothes saben que deben estar más alerta, con más preocupación sobre lo que haga o deje de hacer la montaña.

El volcán, aseguró Reyes, ha empezado a bramar duro y a generar ruidos fuertes, como cañonazos, cuando produce alguna explosión.

El Tungurahua sigue "bravo", pero han sido casi diez años de convivencia y los vecinos del coloso ya lo conocen y saben lo que deben hacer cuando aumente de forma peligrosa su actividad.

El volcán, de 5.016 metros de altitud, también hace sentir sus temblores, signos que indican a sus vecinos que aún falta un tiempo para que vuelva a dormir.

"Este volcán se despierta cada cien años" y por eso "también es un privilegio, porque podemos ver algo que es único", concluyó Reyes.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Geólogos: ¿Hay una relación entre terremotos y erupciones de vulcanos?Cibeles

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra