Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
OSASUNA

Monreal: "Lo último que haría sería presionar a Osasuna, porque me lo ha dado todo"

El lateral confiesa que si Osasuna quiere, se queda, pero cree que si un equipo ofrece "mucho dinero", le venderán

Actualizada Domingo, 25 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • MARÍA VALLEJO . PAMPLONA .

"¡Hasta luego, Nacho!" "¡Enhorabuena, Nacho!" "¿Qué tal estás, Nacho?" "¿Te vas a ir al Athletic o el Atlético?" En Esquíroz, Nacho Monreal todos le conocen y le saludan cuando le ven. En esta pequeña localidad de la Cendea de Galar, el lateral de Osasuna ha vivido sus 22 años como un vecino más, aunque ahora, desde que juega en el primer equipo de fútbol de Navarra, todos quieren saber qué tal le va. Y a Nacho le va muy bien..

"¡Hasta luego, Nacho!" "¡Enhorabuena, Nacho!" "¿Qué tal estás, Nacho?" "¿Te vas a ir al Athletic o el Atlético?" En Esquíroz, Nacho Monreal todos le conocen y le saludan cuando le ven. En esta pequeña localidad de la Cendea de Galar, el lateral de Osasuna ha vivido sus 22 años como un vecino más, aunque ahora, desde que juega en el primer equipo de fútbol de Navarra, todos quieren saber qué tal le va. Y a Nacho le va muy bien.

Ha sido el mejor jugador de Osasuna de la temporada, sin discusión. Su explosión ha sido tremenda, después de un mal primer año como profesional que ha quedado olvidado con una campaña personal impresionante. Ahora, Monreal afronta las vacaciones con la tranquilidad de la permanencia pero una enorme incógnita en su cabeza: su futuro.

Ya tienen la permanencia en el bolsillo. ¿Se lo cree?

Hemos vuelto a la realidad, después de pasar un par de semanas horribles, no sólo nosotros sino la afición. Mis amigos me decían que no dormían por las noches, dándole vueltas a los partidos. Ahora parece que ha quedado lejano, aunque hace sólo unos días que estábamos sufriendo todos los rojillos. Pero al final ha salido bien y estamos contentos.

Al ser de aquí, será más consciente que otros compañeros de lo mal que lo ha pasado la gente, entre las cuentas, los números, los partidos que quedaban...

Está clarísimo. El principal tema de conversación en el vestuario eran las cuentas. Intentabas abstraerte, pero enseguida acabábamos haciendo cálculos. Cuando perdíamos, intentábamos autoconvencernos de que la semana siguiente íbamos a salir de ahí. Y luego con los amigos seguía hablando del mismo tema. Por suerte todo ha terminado con un final feliz.

Cuéntenos qué sintió en esos instantes finales de Santander.

Lo viví diferente a los demás. Los compañeros se quedaron en el campo y yo me metí en el vestuario. No podía. Nada más acabar, vi que Azpilicueta y los demás saltaban de alegría, pero yo sabía que los otros partidos no habían acabado. Entonces vi al médico que decía que el Zaragoza había metido el 3-2. Pensaba que el Mallorca nos la iba a jugar, aún quedaba tiempo. Me fui para dentro, no quería saber nada. Además, no sabía que el Recre no había empatado y pensaba que con un gol del Zaragoza estábamos abajo. Pensaba, no puede ser... -se queda unos instantes en silencio-. Entonces me dijo un guardia de seguridad que había acabado . Pero no era consciente de que estaba realmente en Primera. Poco a poco se me fueron pasando los nervios de tantas semanas y después, muy bien.

¿Lágrimas?

Yo no. Alguno sí que lloró, el míster, Astudillo... Es normal, después de tanta tensión, y sobre todo al meterte en el pellejo de la gente, que ves que está sufriendo. Es bonito que salieran las lágrimas de felicidad.

Usted se fue soltando tanto que enseguida cogió unas tijeras.

Sí -sonríe-. Estaba Azpilicueta, pero estaba torpe perdido, había mucho pelo, le enganchó todo a la vez y no había manera. No podía y le dije: Azpi, déjame un poquito. Y yo rematé la faena. Le hicimos un pequeño estropicio al Pulpo, tuvo que ir al peluquero al día siguiente, pero era lo que todos queríamos, que se la cortara.

¡Cuántos momentos especiales esta temporada!

Muchísimos. Desde la pretemporada, que para mí fue buenísima y parecía que iba a empezar de titular, pero tuve dos lesiones consecutivas y salió Quique, que es un fenómeno. Pensaba que iba a ser jodido jugar, porque es normal que confiara en él, pero llegó el partido de Valladolid y se me abrió una puerta. Desde entonces, he sabido aprovechar mis oportunidades y lo he hecho bastante bien. Estoy muy contento.

Ha pasado del negro al blanco en un año.

Lo normal es que se dé una progresión, pero en mi caso ha sido diferente. El año pasado se me puso todo en contra, lesiones y enfermedades, que no me dejaron estar al nivel. Además, la temporada de Quique Corrales fue espectacular y es normal que yo no entrara. Además, el cambio a Primera se me hizo muy duro psicológicamente y me pasó factura. Cuco me decía que no era tema físico, y yo sabía que era mi cabeza la que no funcionaba bien. Este año intenté abstraerme de todo, ir a lo mío y que fuera lo que Dios quiera. Tuve otra vez lesiones, pero fui fuerte, no me dejé vencer y enseguida cogí confianza. Ya no tenía miedo a fallar, porque sabía que podía hacerlo a la perfección. Ha sido un cambio grande y espero poder demostrar que no es un año de suerte, sino que se pueda ver al verdadero Nacho Monreal.

¿A quién tiene que agradecer en esos momentos bajos?

Son experiencias nuevas que no sabes cómo afrontar, y ha habido personas, mi familia sobre todo, mis amigos, los jugadores. ..Te vas apoyando en ellos. El club decidió renovarme, cuando yo pensaba que incluso me podían ceder a otro equipo. No me hubiera extrañado nada. Pero me demostraron que apostaban fuerte por mí. Si tengo que agradecer a alguien, es al club y a mi familia.

Ha cambiado mucho este año.

Sí. He tenido que cambiar obligatoriamente. Era muy tímido y me venía horrible para el fútbol. Me escondía, no me atrevía. Hay que madurar, dar la cara, y qué mejor que soltar la timidez. Igual hay algunos que creen que he cambiado para peor, porque antes era un buenazo y ahora no tanto...

Se dicen maravillas de Monreal desde que era juvenil. El club vería madera en usted, la renovación no sería un regalo.

Tontos no son. Llevan muchos años y siempre lo han hecho espectacular. Han logrado que un equipo como Osasuna se meta en la final de la Copa del Rey, semifinales de UEFA, Champions... Trabajan muy bien. Si hablaban bien de mí, algo habría... No lo hice bien en mi primer año pero siguieron confiando en mí. Y no se han equivocado.

Empezó a jugar bien, a destacar, y llegaron los equipos interesados. ¿Le subió la autoestima?

Sí. Primero jugar te da confianza, y si empieza a salir en la prensa que te quieren equipos es maravilloso. Coges el diario y te quiere no sé quién. No es que quieras irte, porque como estoy aquí no voy a estar en ningún sitio, pero si te quieren clubes grandes te hace pensar que vales, que mereces la pena. Pero siempre con los pies en el suelo, para no darte un palo muy grande.

Se ha estado todo el año hablando de los equipos que le querían y, lejos de descentrarle, le ha motivado. ¿Lo ve así?

Tienes dos opciones. Relajarte, pensar que tienes todo hecho, o motivarte, seguir haciéndolo bien para que sigan saliendo cosas. Eso será buena señal. Pero siempre he estado centrado en mi equipo y no he querido saber nada más. Le dije a mi representante que no me hablara de nada hasta final de temporada. Si se quieren fijar, mejor, pero sólo como motivación.

Pues hablemos, que ya ha terminado la temporada...

-Sonríe-. Pero no sé nada, sinceramente. La gente sobre todo me dice que no me vaya al Athletic... Sólo sé lo que sale en la prensa y hasta a mis padres les digo que no tengo ni idea. Ahora llega el veranito y quiero disfrutar y desconectar. Si hay algo, mis representantes me lo dirán.

Valencia, Atlético de Madrid y, sobre todo últimamente, el Athletic, son los clubes interesados. Osasuna tiene como política habitual vender si recibe una buena oferta, pero Cuco ha dicho esta semana que si se quiere hacer un bloque no se deben ir ni Monreal, ni Plasil, ni Sola... Hay jugadores a los que no les ha importado quedarse un año más, y otros han forzado. Llegado el caso, ¿usted qué haría?

Yo no forzaría, ni mucho menos. A mis amigos les digo que tengo todo aquí. Hace años, no me veía capaz de irme fuera, ahora sí me veo, y si me toca lo haré, pero no tengo prisa. Estoy muy bien aquí y si el club lo desea seguiré. Pero Osasuna no es económicamente fuerte y necesita vender jugadores, como hizo con Raúl. Mi opinión es que el club quiere que siga y yo también, pero si viene un equipo y ofrece mucho dinero, lógicamente me venderán. Osasuna no está para tirar cohetes, aunque no nos podemos quejar porque hay otros clubes en peor situación. La primera decisión la va a tener el club, y creo que la cláusula no la va a pagar nadie.

¿No cree?

¡No! Y ya digo que la última palabra la tendré yo, pero ellos tienen la primera para que todo empiece a nacer.

Le pongo un ejemplo. Viene un equipo y le ofrece muchísimo dinero. ¿Presionaría a Osasuna?

No, sinceramente, no es mi estilo. No me gusta meter caña, me gusta quedar bien en todos los sitios, para bien o para mal, y lo último que haría sería putear a Osasuna porque me lo ha dado todo. Nunca, nunca. Si ofrecen una buena cantidad, yo soy un mandado y no metería caña. Ellos son conscientes de lo que es mejor para ellos y para mí.

Pero Ziganda dice que no tiene que haber una "desbandada".

Le entiendo perfectamente. Este año se han ido diez tíos, y aunque los que han venido son tan buenos como los que se han ido, pasa factura. Lo ideal es que nos quedásemos para hacer piña, además somos gente joven que en un futuro podemos ser importantes, como Patxi (Puñal) o César (Cruchaga).

Estamos pendientes de la decisión sobre el míster. ¿Cuál es su opinión?

Yo no soy nadie para decir si tiene que seguir o no. Aquí hay una secretaría técnica que sabe lo que hay que hacer. Lo que yo diga no va a influir. Pero mi opinión es que le deseo lo mejor y si quiere quedarse, que se quede. Le estoy eternamente agradecido a él y a Andoni. Me lo han dado todo, son como unos padres para mí. Me encanta Cuco, llevo cinco años con él y, como ha dicho César, me gustaría que siguiera.

¿Qué le parece que se diga que Ziganda es una "madre" con ustedes?

No es ninguna madre.Si la gente tiene esa impresión... Yo no la tengo. Se enfada como todos, tiene muy mala leche. Si hemos perdido, hay que verlo, cómo está el pobre, es un sinvivir. Yo lo conozco y no es lo mismo verlo desde fuera que vivir a diario con él. No es el típico entrenador que te está todo el día comiendo la oreja, pero ¡anda que no ha habido días este año que hemos terminado antes el entrenamiento porque se estaba poniendo malo, enfadado y nos decía que nos fuéramos a casa de una vez!

Nacho Monreal ha sido el ganador del Trofeo Oé, Oé, Oé, de Diario de Navarra. ¿Qué supone para usted?

Estoy muy contento, el año pasado no me llevé ningún punto en toda la temporada. Y este año cuando me llevé el primero me hizo ilusión. Poco a poco me fueron saliendo buenos partidos y fui subiendo. ¡Con la tontería he ganado!

Esté donde esté, ¿vendrá a recoger el premio?

Estaré aquí, así que no habrá ningún problema.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Aupa Natxo! Sigue unos añitos mas aqui y afianzate, sera mejor para el club economica y deportivamente y tu saldrás siendo todo crack de la primera division, no un yogurin. ETERNAMENTE AGRADECIDOS A LA CANTERA! GORA OSASUNA!ROJILLO DEL LUGAR
  • Tu futuro lo eliges tu.Toma la decision que mejor consideres para ti,tanto economica como deportivajavi

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra