Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Fernando Sebastián defiende "una Iglesia libre en una sociedad libre"

En un artículo publicado hoy en ABC, el Arzobispo emérito de Pamplona exige de los gobiernos que protejan y favorezcan este derecho

Actualizada Sábado, 24 de mayo de 2008 - 12:00 h.
  • AGENCIAS. Madrid

"El derecho de las personas al ejercicio de su libertad en materia religiosa es anterior a cualquier forma de Estado, y exige de los gobiernos que protejan y favorezcan este derecho", advierte el Arzobispo emérito de Pamplona en un artículo en "la tercera" de ABC, en el que pide reflexión para ambas partes.

"No es el Estado ni el gobierno quienes deciden qué tipo de religiosidad conviene a la sociedad, qué confesiones han de practicar los ciudadanos y en qué proporción, sino que es la sociedad, y más concreto los ciudadanos, quienes deciden cómo vivir su religiosidad", argumenta Fernando Sebastián, también Obispo emérito de Tudela.

El arzobispo explica que "sin ánimo de polemizar con nadie, buscando simplemente la claridad y el mutuo entendimiento" le parece "oportuno formular de nuevo cómo entendemos los católicos la influencia de la Iglesia y de cualquier otra organización religiosa en la vida social y en el ordenamiento democrático".

Y añade: "un régimen que quiera ser democrático y pretenda actuar a favor del bien de las personas, debe admitir la presencia de esas actividades e instituciones religiosas dentro de la sociedad, y debe respetarlas y favorecerlas como parte del bien común de los ciudadanos, sin caer en la tentación de intervenir en su vida interior ni alterar su libre desarrollo en provecho propio".

El arzobispo recuerda "que los españoles católicos tienes los mismos derechos civiles que los demás, y pueden, por tanto, intervenir en la vida pública" y agrega que "los dirigentes de la comunidad católica, es decir, los obispos, respetando los derechos de los demás, pueden actuar como crean conveniente para orientar a los miembros de su comunidad en el cumplimiento de sus obligaciones morales y políticas."

"Todo esto está reconocido en la Constitución", añade el arzobispo, y precisa "dejemos a un lado cómo han podido ser las cosas hasta anteriormente. Nadie está en condiciones de tirar la primera piedra. Ahora estamos donde estamos, y esto es lo que interesa".

Y añade "a la vez, la Iglesia tiene que ser consciente de sus propios límites y no entrar en los terrenos propios de la acción política".

"La finalidad de las intervenciones de la Iglesia en estas materias no es que los cristianos voten a un partido o a otro, actúen en política de una manera u otra. Lo que a la Iglesia le corresponde es ayudar a los cristianos a actuar 'cristianamente' en las materias políticas, como en los demás órdenes de la vida", concluye Sebastián.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra