Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ROMAN GUBERN CATEDRÁTICO EMÉRITO DE COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL

"Sarkozy no iría de la mano de una modelo sin mayo del 68"

El catedrático de Comunicación Audiovisual, guionista y crítico cinematográfico catalán pronunció ayer en Pamplona la conferencia "La contracultura: una utopía existencial", invitado por el Ateneo Navarro

Actualizada Jueves, 22 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • ION STEGMEIER . PAMPLONA .

Roman Gubern (Barcelona, 1934) no ha vuelto a escuchar tanto la radio, mucho menos la francófona, como cuando el pequeño aparato le contaba lo que estaba pasando al otro lado de los Pirineos, una revolución que, por primera vez, no protagonizaron los parias. Gubern, catedrático emérito de Comunicación Audiovisual de la Autónoma de Barcelona, crítico y guionista de cine, ofreció ayer en Pamplona una conferencia sobre aquella época.

Entonces, todo lo del famoso Mayo del 68 no empezó en el 68.

Hubo unos precedentes: el movimiento del rock, el existencialismo en París, la marihuana, los mods, los beatniks, Kerouac, la cultura de la droga de Aldous Huxley, que experimenta en primera persona y publica Las puertas de la percepciónen 1954, Fellini que experimentó con LSD, que fue legal hasta el año 1966, y la prensa underground. Y, como fondo, la guerra de Vietnam, que estimuló la protesta.

¿Y los hippies?

La vertiente hippy es, digamos, la neoromántica, pacifista, tribal, del amor libre, luego está la vertiente política. El movimiento hippy es anterior. Se presenta en sociedad en el verano del 67 en San Francisco, y ahí se acuña la expresión de los hijos de las flores. Antes, también, hubo antecedentes, porque Chopin y George Sand se fueron a Mallorca huyendo de París en 1838 y les tiraban piedras porque no estaban casados, y Thomas de Quincey publicó Confesiones de un fumador de opio; Rimbaud huyó a África...

Total, que el movimiento de mayo del 68 no triunfó pero tampoco fracasó del todo, ¿no?

Sí. La faceta revolucionaria de todo esto empieza en Berkeley y eran los hijos de la burguesía, de la sociedad opulenta. Tienen poder suficiente para hacerse oír. En Nanterre y la universidad de Sarre, en París, mucha gente entra en la universidad, está masificada y es elitista. Todos ellos se levantan y protestan, inician la cultura de la contestación. Y eso es nuevo. No volverá a pasar porque los hijos de la burguesía ahora buscan promocionarse, si uno se descarrila lo que hace es que se va a vivir al Nepal o a la India, busca una solución individual.

En el extrarradio de París hoy siguen quemando coches y, en cambio, eligen a Sarkozy, que era el que aplicaba mano dura.

Pero ahí son los hijos de los marginados. Lo normal es que sean los pobres los que tiran piedras. En Nueva York los estudiantes se manifestaban en el 68 y los obreros de la construcción los apedreaban. Pasolini estaba a favor de los policías que perseguían a los estudiantes porque decía que eran los trabajadores asalariados con uniforme en contra de los estudiantes burgueses. Ahí se produjo un trastoque de valores. Y luego todos esos famosos eslogans: haz el amor y no la guerra, prohibido prohibir, la imaginación al poder...

¿De dónde bebían?

Fue el amalgama de dos ideologías tan contradictorias como el anarquismo, la libertad absoluta, y el maoismo, un estatalismo de lo más rígido y autoritario. Y ahí se quedó marginado el Partido Comunista, que estaba instalado en la guerra fría y de pronto no supo qué hacer. El PCF se limitó a pedir algunas mejores salariales, pero no tuvo ningún papel relevante. Y además, el comunismo tuvo el problema de Praga, y creó una crisis ideológica en muchos.

Como usted, que dejó de militar en el PSUC.

En ese año, justamente. Por todos esos interrogantes sin respuesta. En Francia había una revolución en marcha y el PCF se desmarca, y en Checoslovaquia hay una regeneración democrática y entran los tanques soviéticos y como los jefes no nos aclaraban todo este lío, pues yo me voy.

¿Cree que el tiempo ha puesto a cada uno en su sitio? El festival de Cannes fue foco de protestas y hoy se entrega, por ejemplo, a Indiana Jones.

El Festival de aquel año fue muy agitado, con Carlos Saura y Geraldine Chaplin agarrados al telón para que no se abriese. De todo aquello hoy nos queda el cambio de las costumbres, nos dejó el ecologismo, el feminismo, la píldora, la permisividad sexual, la liberación homosexual, el porno se liberaliza en el año 69 en Dinamarca y Suecia, se pone de moda en los partys elegantes fumar marihuana, hay una revolución de las costumbres. Sarkozy, que habla tan mal de mayo del 68, no existiría tal como es hoy porque esto de exhibir de la mano a una modelo era impensable. Ni Zapatero tendría tantas ministras. Luego vino la contrarevolución de los años 80. Reagan marcó la ofensiva conservadora.

Usted vivió todo esto también desde el otro lado del charco.

Yo me fui a Estados Unidos en mayo de 1971 y pude ver toda la secuela de cambios. Estaba con una beca en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, el MIT, un gran suministrador de inventos para la guerra electrónica del Pentágono, y a la vez había gente como Chomsky, que sigue siendo profesor allí, había una contestación al poder en el seno del centro tecnológico más avanzado del mundo. Y a cien metros había ya comunas hippies.

¿Y en el arte?

El concepto de canon, de norma, se destruye a partir del 68. Y el canon pasa a ser la anomia. A partir de ahí cada uno hace lo que quiere. También hubo un cambio semántico. La palabra freak antes del 68 significaba monstruo, como gay significaba antes alegre y libertino, gay pasa a designar al homosexual y freak, que era una cosa peyorativa, pasa a ser incluso cariñosa, ahora hablamos de este Chikilicuatre como freaky, pero se le dice con cierto cariño.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra