Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
JOSETXO BERIÁIN SOCIÓLOGO

"El pasado nos sirve menos para configurar el futuro"

El profesor de la UPNA ha editado un nuevo libro en el que analiza las transformaciones de nuestra concepción del tiempo y cómo se ha implantado en las sociedades modernas una tiranía del presente y de la prisa

Actualizada Jueves, 22 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • JESÚS RUBIO . PAMPLONA .

Josetxo Beriáin Razquin (Idiazábal, Guipúzcoa, 1959) tiene en su haber libros sobre un crisol de asuntos, casi tantos como puede abordar la sociología: la violencia colectiva, la identidad navarra, la fiesta o la cultura masculina. Ahora, el profesor de UPNA edita un nuevo libro sobre un tema que le ha tenido ocupado unos diez años: el tiempo y la prisa. Aceleración y tiranía del presente (Anthropos y Universidad Autónoma Metropolitana, 1.

500 ejemplares, 16 euros) trata cómo ha cambiado nuestra concepción del tiempo y sus consecuencias.

¿Qué quiere decir con su libro?

Trata de responder a una paradoja: cómo en una sociedad que se caracteriza por ganar tiempo gracias a la tecnología, todo el mundo dice no tener tiempo. Exploro esa contradicción con tres metáforas, la del tiempo lineal, la del tiempo circular y la actual del tiempo como un punto que hace tabla rasa con otros puntos anteriores. Si antes el tiempo era un individuo con una guadaña, desnudo y de rostro enjuto, que nos iba segando la vida, hoy el tiempo es el nanosegundo, concentrado, aséptico. El segundo actual no tiene que ver con el anterior ni con el siguiente.

Todo se ha acelerado.

El tiempo, si es algo es vida encargada. Es actividad y contractividad... El libro analiza la aceleración tecnológica: hemos pasado de vivir aquí y ahora a vivir el ahora en todos los sitios. La bomba de ETA o el huracán Katrina son es tan cotidianos como la sonrisa de nuestro niño. También se acelera la sociedad. Hemos pasado de una familia como comunidad de bienes y servicios a una comunidad de afinidades selectivas. Las familias duran menos, aumentan los divorcios, los hogares monoparentales... En el ámbito del trabajo también ocurre. Mi padre, que tiene 83 años, trabajó toda la vida en una misma empresa. Hoy quien sale de la universidad va a cambiar al menos seis veces de trabajo. Estas metamorfosis ponen de manifiesto que el pasado nos sirve menos para configurar el futuro. Las realidades que configuramos en el presente exigen nuevas respuestas que no estaban en las caja de herramientas del pasado.

¿Dónde queda el individuo?

Todo esto nos sume en algo que ya el sociólogo Georg Simmel situaba: el crecimiento de la vida nerviosa y los problemas de la depresión, de hacer el mayor número de cosas en el menor tiempo posible. Nos sitúa ante dos tiranías, la del presente y la de la prisa.

¿Cuáles son las causas?

Hay una económica: el tiempo es oro y la velocidad es voluntad de poder. Un segundo motor es cultural, basado en un imperativo: todo lo que necesito es velocidad. Se le suma otro motor estructural: con la velocidad creamos más posibilidades de resolver problemas pero generamos más complejidad social, mayor conectividad entre ámbitos dispersos en el espacio que no podemos sincronizar. Estamos abocados a hacer muchas cosas pero no disponemos de algo como el poder, el derecho o la fe, de un metaobservador o un metasistema que esté por encima de todos. Cada sistema, el económico, el político, el cultural... tienen dinámicas propias que a veces generan más caos que orden.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra