Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
PELOTA

Joven, ligero, bajito... pero muy rápido

Oinatz jugará su primera final el 15 de junio. Lo hará con 23 años, junto con Ruiz en 2003 e Irujo en 2004, los finalistas más jóvenes desde que Beloki fue campeón en 1995 con 21. Oinatz es además el más bajito, ligero y veloz de todos ellos.

Actualizada Miércoles, 21 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • L.GUINEA . PAMPLONA

AOinatz Bengoetxea hay muchas cosas que lo convierten en un pelotari singular. Su desparpajo dentro y fuera de la cancha, su valentía, casta y rasmia en el juego, la capacidad que tiene para conectar con el aficionado... Desde que el sábado se convirtió en finalista hay nuevos matices para el análisis. Resulta que el leitzarra es el candidato a la txapela más joven, delgado, bajito y rápido desde que Rubén Beloki se hizo con el título con 21 años en 1995.

Hacía quince años, la última txapela de Julián Retegui en 1993, que un finalista del mano a mano medía menos de 1,80 metros. Desde entonces hasta hoy, el prototipo de candidato al título es un pelotari bien armado, de 1,835 metros y un peso medio de 84,9 kilos. Oinatz Bengoetxea rompe con todos esos moldes de arriba abajo.

El leitzarra es el finalista más bajito de los tres últimos lustros (1,77 metros) y también el más ligero con 78 kilos. A priori su potencia es menor que la de los otros finalistas. El domingo la crónica de Joseba Lezeta de la semifinal hablaba de las flechas (Bengoetxea) ganaron a los cañones (Olaizola).

"Claro que Oinatz tiene menos poder que los demás, pero tiene unas piernas que son dinamita. Llega a todas las dejadas, y siempre llega con tiempo para armar la postura", dice Beloki.

Bengoetxea VI suple sus carencias de potencia con una amplitud de recursos que desmontan el planteamiento del rival. "A mí me está gustando mucho el campeonato que está haciendo Oinatz. Lo mejor que tiene es que es muy pelotari, que tira de recursos, de raza y temperamento para sacar los partidos adelante", explica Julián Retegui, once veces campeón de la distancia.

La edad mágica de los 23

Oinatz Bengoetxea jugará su primera final manomanista con 23 años 10 meses y 13 días. No es el primer finalista que lo ha hecho en los últimos 15 años con esa edad. Patxi Ruiz lo hizo en 2003 con 23 años, 5 meses y 7 días y quedó campeón tras derrotar a Aimar Olaizola. Un año después y en su primer mano a mano, Juan Martínez de Irujo rompía muchos moldes al hacerse con la txapela cuando tenía 23 años, 5 meses y 1 día.

"Cuando Oinatz debutó en profesionales era un niño, tenía el cuerpo de un chavalín. Ahora es un hombre, se ha hecho y ha madurado como pelotari sacando el máximo provecho a su rapidez, su potencia y a los reflejos que tiene", explicaba ayer Luis Goñi, el preparador físico de Asegarce.

Con el retraso de la final por culpa del aplazamiento de Gonzalez, Oinatz debe replantear ahora su puesta a punto para el partido del día 15. Pero el leitzarra no es un hombre al que le cueste mucho mantener la forma.

f


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra