Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CLARA FERNÁNDEZ SALSAMENDI REPRESENTANTE DEL SECTOR EN LA ASOCIACIÓN DE COMERCIANTES

"Se tiende a no salir o a hacerlo como extra"

Actualizada Martes, 20 de mayo de 2008 - 03:59 h.
  • M.P.A.. ESTELLA .

Clara Fernández Salsamendi, representante de la hostelería en la asociación de comerciantes, analiza desde su restaurante, La Cepa, una evolución que ella conoció en otro tiempo en la popular Gure Txokoa. Eran los ochenta y, recuerda, lo habitual era cerrar el local cada día con unas veinte o treinta personas. "Cada local tenía su clientes, muy fijos", dice.

¿Qué opinión tiene de ese cambio de hábitos al que aluden sus compañeros?

La noche ha dejado de funcionar como la hemos conocido. Estamos más en casa y más hipotecados que nunca. Hace quince años, cuando íbamos un grupo al LP, ya comentábamos que nos querían hacer europeos. Ha ocurrido y hoy la tendencia es no salir o hacerlo a modo de extra.

¿Por qué cree que es así?

Por un cambio de hábitos y de preferencias. Antes, la hostelería era el ocio y hoy se quiere un buen coche, una televisión de plasma e Internet. Todo son gastos añadidos en una casa y a todo no se puede llegar. Están también las sociedades gastronómicas, en las que la gente ha invertido en los últimos años. El restaurante de noche lo ha acusado mucho.

¿Considera que ha influido en los últimos cierres o traspasos de establecimientos?

Pienso que son en parte circunstanciales, porque han coincidido en ello distintos aspectos. Pero lo cierto es que la hostelería de lo viejo se ha mantenido tradicionalmente con el boom de los sábados. Con eso y con algo que se trabajara entre semana, salían las cuentas. Pero hoy ya no es así, porque puedes atraer a la gente en determinadas fechas puntuales, no de forma fija. Luego está el precio de los alquileres. Yo entiendo que quien tiene una bajera quiera obtener un beneficio, pero se está pidiendo tanto como en Pamplona.

Poco le recuerda, entonces, a los tiempos del Gure Txokoa.

Era una época con domingos a la salida del Oasis, sobre las 11 de la noche, que eran verdaderamente apoteósicos. Todo el mundo venía por un bocadillo y a la una o dos de la madrugada se iba para casa.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra