Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
HÁBITOS EN LA HOSTELERÍA

La noche cambia en Estella y deja las salidas para fechas puntuales

La madrugada avanzada pierde tirón para dar paso a la franja horaria entre las ocho de la tarde y las dos de la mañana

Actualizada Martes, 20 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • M.P.A.. ESTELLA

Lleno en los bares y horario especial que se prolongará hasta las siete de la mañana. Será así el próximo día 24, víspera de la Virgen del Puy, y una de las noches "estrella" para una hostelería que vive cambios en los hábitos de su clientela. De citas multitudinarias hasta la madrugada sábado tras sábado a salidas que se concentran en días concretos del calendario y reflejan, como constatan los profesionales del sector en Estella, una evolución que no se da sólo en la franja nocturna.

Quienes trabajan el día detectan lo mismo con costumbres tan arraigadas en las décadas pasadas como el poteo, a flote hoy únicamente por un número de cuadrillas que se puede contar con los dedos de la mano,

El IAE (Impuesto de Actividades Económicas) tiene en estos momentos dados de alta a 67 establecimientos en el apartado de servicios en café y bares. ¿Los cierres y movimientos de traspaso que se viven últimamente en el casco viejo son casualidades o consecuencia de estos cambios de costumbres? Profesionales de distintos zonas de la ciudad analizan la actualidad del sector en estas páginas. Hablan de hábitos cada vez más europeos, de un ocio muy diversificado, de la influencia de las sociedades gastronómicas y de la necesidad de adaptarse a una demanda que comienza a hacer mejores las cajas de las últimas horas de la tarde a las de la madrugada.

A la expectativa

"Te puedes sorprender un sábado concreto, pero estamos tendiendo a cuatro fechas del año con mucha afluencia, la del 24 de mayo, fiestas, Nochevieja y Reyes. También en Navidad, cuando los universitarios vienen de vacaciones, notamos más ambiente", subraya Toño Pérez de Viñaspre Beloqui, al frente de The Faculty. Su disco bar abierto en la calle Yerri en 1993 se ha mantenido en una zona conocida como "lo nuevo", escenario en esa época de las madrugadas más tardías que vio desaparecer después a establecimientos tan conocidos como el Manhattan o la Cervecería 82, transformados en locales latinos. "El ocio se ha diversificado mucho y hay que evolucionar para darle al cliente lo que demanda. Los hosteleros de Estella nos encontramos un poco a la expectativa en este sentido, pero yo soy de los que piensa que la noche de copas tal y como hemos conocido no va a volver", añade.

A sus 37 años y en el sector desde los 19, considera que, lejos del dramatismo y de un análisis castatrofista, sí hay que ser realista y adaptarse a los cambios para pasar de los últimos coletazos de una situación heredada a un panorama nuevo. "Yo no abro ahora por la mañana, ¿pero quién me dice que no voy a tener que hacerlo de aquí a un par de años? Salvo esos días excepcionales, la demanda se concentra hoy entre las ocho de la tarde y las dos de la madrugada porque el 90% de los sábados podría irme a partir de esa hora. Estamos ante unos hábitos mucho más europeos", argumenta. Pérez de Viñaspre considera, por otro lado, que Estella refleja a su escala la situación que se da en general en otras localidades.

Retirada antes

Juan Carlos Gorría Pinillos lleva desde 1976 al frente del Pigor, otro de los bares de referencia del casco viejo en activo ya en la calle La Estrella diez años antes de que él tomara las riendas. Lo importante, en su opinión, es que en Estella siga habiendo flujo de gente, al margen de las horas en las que se concentre la actividad. "Interesa que haya vida y ambiente por delante, luego cada uno la luchará para que entren en su local o en su tienda", asegura Gorría.

Ese flujo al que alude sigue dándose, aunque concentrado en otros momentos del día. "Hace diez años, cuando hice la reforma, el sábado era tremendo y es cierto que hoy la gente se va a dormir antes salvo en días más puntuales. Por ejemplo, y en mi caso, de siete y media de la tarde a once de la noche son días muy buenos los viernes y sábados. Al final, tendremos que ir adelantando esa franja horaria porque está claro que la noche ya no resulta suficiente", argumenta el hostelero.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Según mi punto de vista, lo que ocurre con los bares es lo mismo que ocurre con la vivienda, que han dado tantas vueltas de tuerca a los precios que ya son en algunos casos prohibitivos. Acentuado este hecho con la entrada del Euro. Y como en el caso de las constructoras va ha haber algún que otro cierre, a diferencia en este caso que ni si quiera se plantean bajar los precios. Otro de los problemas es la no existencia de un local de calidad a partir de las 4 de la mañana (refiriéndome al Trovador, lugar donde los jóvenes pagamos 10 € por una música “obsoleta” por no decir otra cosa, y donde ni mayores de 35 ni inmigrantes pagan para entrar).Todo esto fomenta que la gente (locales y foráneos) que se va a gastar 50 € en una noche se desplace a otras ciudades, que con los mismos precios tienen una oferta mucho más rica. Como es el caso de Pamplona, Logroño o incluso Viana.Trovaloco

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra