Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Continúa el brote de violencia xenófoba en Suráfrica

La violencia se dirige contra los inmigrantes de países vecinos

Actualizada Martes, 20 de mayo de 2008 - 15:19 h.
  • AGENCIAS. Johannesburgo

La violencia xenófoba desatada en la metrópolis sudafricana de Johannesburgo alcanzó por primera vez en la noche al martes la zona suroccidental de la ciudad. La policía detuvo a unas 40 personas acusadas de robo, violación y otros delitos, mientras la huida de cientos de extranjeros de los barrios pobres a dependencias policiales, iglesias y salones de actos continúa imparable.

Hasta allí se apresuraron entre tanto unas 11.000 personas atemorizadas que están siendo atendidas por la Cruz Roja y otras organizaciones humanitarias.

La violencia se dirige contra los inmigrantes de países vecinos. Desde la irrupción de la violencia hace diez días en la barriada de Alexandra, dos docenas de personas perdieron la vida y cientos de ellas resultaron heridas o fueron violadas.

La policía, que afirma tener la situación bajo control, ha pedido refuerzos de otras provincias. El lunes, las organizaciones humanitarias respaldaron la exigencia de la oposición de poner en acción a los militares en la lucha contra las bandas asesinas. d


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Con los graves episodios xenófobos de los últimos días en Sudáfrica se ha derrumbado el mito intocable de la convivencia y de la armonía en el país africano tras años de política apartheid. Miles de ciudadanos africanos, inmigrantes de los países vecinos, continúan siendo víctimas de odio xenófobo, de violencia racista y de discriminación persecutoria. La ola de la furia colectiva desatada contra los trabajadores de otras naciones africanas demuestra que el racismo, o como se le quiera llamar, no es solo un problema de “blanco y negro”, sino algo que toca las raíces mismas del ser humano: su sangre y ascendencia, su lengua y territorio, sus costumbres y tradiciones. Estas son las notas musicales que a veces vibran cruelmente, arrancando lágrimas y produciendo dolor. Cuando uno menos sospecha y en circunstancias inesperadas. Como el tam-tam rabioso contra los extranjeros africanos en Sudáfrica. Justo Lacunza Balda

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra