Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
NAVARRA DEPORTE

Incertidumbre sobre el estado de Ochoa de Olza ante la ausencia de nuevos contactos en el día de hoy

Las comunicaciones se han complicado porque tanto el teléfono del montañero navarro como el de Colibasanu se han quedado sin batería

Actualizada Martes, 20 de mayo de 2008 - 15:20 h.
  • J.J. IMBULUZQUETA . PAMPLONA

Incertidumbre en torno a la situación del montañero navarro Iñaki Ochoa de Olza se encuentra en una crítica situación tras sufrir un repentino problema físico una vez que ya había decidido renunciar ayer a la cima del Annapurna (8.091m) por unas congelaciones en sus dos manos. En el día no se han podido establecer comunicaciones porque tanto el teléfono del montañero navarro como el del rumano Horia Colibasanu, con el que se encuentra, se han quedado sin batería. Por lo tanto, no hay nuevas noticias sobre el estado de ninguno de los dos, así como del ruso Alexei Bolotov, tercer integrante de la ascensión, que decidió continuar la escalada en solitario. Montañeros que se encontraban en la zona han organizado un pequeño grupo de rescate que partirá en las próximas horas en busca del montañero navarro y de sus dos compañeros.

El navarro, que se dio la vuelta a apenas 100 metros de conseguir la cima junto al rumano Horia Colibasanu (el ruso Alexei Bolotov, tercer integrante, decidió continuar pese a no contar ya con cuerdas fijas a la presencia de un último paso muy expuesto), pudo descender hasta la cota de 7.400 metros, donde tenían previsto domir.

Llamada a casa

Desde allí, y tras más de 16 horas de actividad física, el navarro se puso en contacto con Pamplona para anunciar la renuncia y tranquilizar a su familiares y amigos (quienes tenían previsto haber recibido seis o siete horas antes la habitual llamada que les hace el montañero cuando logra cima o bien renuncia a ella).

"Hemos pasado muchísimo, muchísimo frío. Nos hemos quedado a 100 metros. Tengo un problema de congelaciones en dos dedos de la mano izquierda y también está tocada la mano derecha", apuntaba antes de reconocer que no se vio en condiciones de afrontar los últimos 100 metros que le restaban por alcanzar la cumbre. "Nos hemos quedado sin cuerda para fijar y aún quedaba había un paso muy delicado. Yo, tal como tenía las manos, no he querido arriesgarme. Nos hemos dado la vuelta, pero el ruso ha decidido quedarse para intentarlo", explicaba Ochoa de Olza.

Sin embargo, y aunque nada hacía presagiar lo que iba a suceder, la situación dio un giro radical y se agravó en apenas media hora. Cuando Colibasanu y él ya se encontraban descansando en la tienda del campo IV -con el objetivo de descender hoy al campo base por la ruta que tienen asegurada en la pared sur del Annapurna-, el navarro sufrió un repentino ataque que le dejó prácticamente inconsciente y con problemas de vómitos y tos.

Consejos médicos por teléfono

Inmediatamente, y tras darle una pastilla con la que contaban para tratar un posible edema, Colibasanu llamó a los familiares del montañero navarro intentando localizar teléfonos de médicos especialistas que le dieran instrucciones sobre qué podía haber ocurrido y de cómo solventar la situación, agravada por la cota de altitud a la que se encuentra la pareja (ningún helicóptero de rescate puede ascender allí) y la autonomía en la que se encuentran (en la cara sur sólo están ellos y el ruso, con el que -ya entrada la noche- aún no se habían reencontrado).

Por si la situación no era ya lo suficientemente delicada -y mientras desde Pamplona, los familiares del montañero navarro contactaban con el Ministerio de Asuntos Exteriores, servicios del Gobierno de Navarra y distintos médicos y montañeros- las baterías de los teléfonos vía satélite de Ochoa de Olza y Colibasanu comenzaron a fallar, impidiendo una comunicación fluida.

Pese a eso todo, el compañero de cordada del pamplonés pudo en una última llamada confirmar que había podido contactar con un neurólogo especialista de su país, que le había aconsejado descender lo antes posible, y también con un grupo de suizos que se encuentra en la otra vertiente de la montaña para solicitarles ayuda. Colibasanu comunicó también que iba a pasar la noche con el pamplonés a 7.400 metros antes de, con la primera luz del día, comenzar a bajar por la pared.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Como Presidente del Consejo Escolar de Navarra, y en nombre de esta Institución, envío nuestro apoyo moral a quien es referencia constante de esfuerzo y superación para los escolares de nuestra Comunidad. Un abrazo.Urtasun Uriz
  • ÁNIMO IÑAKI!!!! Utiliza toda esa fuerza y amor por la vida que transmites en tus charlas. Mucho ánimo para toda la familia también!!!!Admiradora
  • Unidos a vosotros y a todos los que estan mandando FUERZA a Iñaki.Alfredo y Maravi
  • Vamos Iñaki, te queremos, eres un ser humano de primera categoría. Aguanta.Marian
  • aúpa Iñaki!!!! Tu eres fuerte y esta la contarás en la próxima charla!!! Un navarro en MiamiEmiliano
  • LEER MÁS MENSAJES
  • ESCRIBIR TU MENSAJE

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra