Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
OSASUNA | LA PLAZA DEL CASTILLO

Alegría rojilla

El equipo tenía previsto llegar a Pamplona pasadas las dos de la madrugada y dudaban si ir a la Plaza del Castillo

Actualizada Lunes, 19 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • C.BERMEJO / C.GANUZA . PAMPLONA

Era todo o nada. Fiesta o fiesta, porque el objetivo era la permanencia. Desde las nueve y, a pesar de que la noche había refrescado, unas 300 personas se agolparon en la Plaza del Castillo para celebrar que su equipo se mantiene en Primera División.

El sufrimiento acumulado en toda la temporada, por los malos arbitrajes y los últimos cinco minutos de cada partido, se transformó en euforia y dejó afónico a más de uno: "Hasta la muerte, rojillos hasta la muerte" rezaban los primeros cánticos.

El kiosko fue tomado por una multitud de adolescentes que ondeaban banderas y bufandas de Osasuna. Los saltos y abrazos corrían a borbotones: "Estamos en primera la la la..." seguían. Aitor Galego Ochoa de 14 años dijo: "Hemos venido para celebrarlo, estamos muy contentos", reconocía.

En las calles de alrededor de la plaza y hasta en el interior del párking, se oían bocinas y petardos que se fundían con los gritos de los aficionados.

Los que no ocuparon el kiosko siguieron la fiesta desde abajo después de ver el partido por televisión en los bares de la zona. A pesar de que la mayoría opinaba que los rojillos no habían jugado un buen partido, quisieron mostrar su apoyo al equipo. "Aunque no hay que celebrar nada, se merecía la permanencia, porque hemos sufrido todos. Osasuna es un equipo de primera", apuntó Leire Martínez Cabezón, de 19 años y socia desde hace ocho. Otros contemplaban las dos caras de la moneda: "Esta temporada, los árbitros nos han perjudicado, pero ha habido partidos en los que Osasuna no lo ha dado todo", dijo Leyre Leandro Abaigar, de 20 años.

A ritmo del Riau Riau el aficionado Toñín Ezker Landa, de 54 años, señalaba que la temporada este año ha sido "no apta para cardiacos": "Nos merecíamos haber estado en primera por los arbitrajes". Muchos afirmaron que habían pasado un mal rato viendo el partido porque, como indicó Andrea Peláez Barranco, de 19 años, "jugárselo todo al último partido es peligroso".

Pero la alegría por estar otro año en primera pudo más que el mal juego. Muchos auguraron que la fiesta que se alargaría durante toda la noche. "Voy a estar aquí hasta que se vaya el último", aseguró la aficionada Adriana Urra Olaiz de 22 años.

La bomba rojilla animó a Ezker a celebrarlo "por todo lo alto" con sus amigos. Los más jóvenes también tenían ganas de fiesta: "Voy a salir por ahí, aunque mañana a las ocho y media tengo clase", reconoció Martínez. Además, la esperanza de que los jugadores acudieran a la Plaza del Castillo hizo que muchos permaneciera allí.

Prueba del ambiente de fiesta es que a las diez de la noche los bares de la Plaza del Castillo, donde sonaba el himno de Osasuna, estaban llenos. Poco a poco, la fiesta se desplazó a los locales cercanos. Buen final para una temporada de disgustos.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra