Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
INTERNACIONAL

Los habitantes de Beichuan huyen ante la alarma de una gran inundación

El presidente chino pide a los equipos de rescate que si hace falta vayan a pie a las localidades a las que nadie ha llegado aún

Actualizada Domingo, 18 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • DPA. PEKÍN.

La ciudad de Beichuan, en la provincia suroccidental de Sichuan afectada por el terremoto del lunes, fue ayer evacuada ante el peligro de rotura de un dique, contó la corresponsal de la televisión alemana ARD, Ariane Reimer.

Miles de personas y los equipos de rescate huían lo más rápido posible a lugares situados a mayor altitud. "Todos corren" o se van en motocicletas, contaba la periodista que también huyó de la ciudad con su equipo.

Al principio se desató el pánico y el nerviosismo, pero después de diez minutos la evacuación transcurrió en forma ordenada. "Todos se ayudaban unos a otros, incluso en lugares estrechos". La gente gritaba "corre, corre" o "rápido, rápido", informó mientras huía con su camarógrafo y una asistenta a las montañas. Se calcula que sólo 10.000 de los 30.000 habitantes de la ciudad sobrevivieron al seísmo.

Además, el río que pasa por Beichuan apenas tiene agua, aparentemente porque los daños causados por el terremoto de 7,9 grados en la escala de Richter cortaron su caudal. Cerca de Beichuan el seísmo provocó corrimientos de tierra con guijarros y rocas que bloquearon un río y formaron un lago que amenazaba con desbordarse.

Mientras tanto, la cifra oficial de muertos por el terremoto ascendió ayer a 29.000, y la de heridos a 200.000. Más de 100.000 soldados fueron desplegados para ayudar en las tareas de rescate. Debido a las malas condiciones higiénicas y el clima cálido y húmedo, sigue aumentando el peligro de epidemias. Los cadáveres no pueden ser enterrados o incinerados a tiempo. Y a pesar de la gran operación de ayuda, falta asistencia médica.

Relato de supervivencia

Algunos supervivientes, rescatados más de 100 horas después del temblor, relataron ayer cómo se mantuvieron con vida. Peng Zhijun, de 46 años, comió cigarrillos y pañuelos de papel y bebió su propia orina. "Tenía que salvarme", dijo. Estaba atrapado con un brazo roto y lesiones en sus piernas entre los escombros de un edificio en la ciudad de Beichuan. "Desarmé los cigarrillos y me comí el tabaco. Cuando se terminaron, usé los pañuelos desechables". Agregó que sólo podía mover un brazo. "De alguna forma logré sacarme el zapato y juntar mi orina". También contó que una y otra vez golpeaba un muro para llamar la atención. Cuando habían pasado casi 100 horas, lo halló un equipo de rescate. "Estaban emocionados de hallarme con vida, igual que yo. Lloré mucho". Además contó que otros tres supervivientes que también bebieron orina fueron hallados junto a él. El hombre había animado a otros a seguir su ejemplo. "Pero no me hicieron caso". Era más de diez. "Al principio aún estaban todos vivos", dijo.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra