Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

El Gobierno de Myanmar sigue rechazando a los cooperantes de los países críticos con él

Un buque francés con alimentos y medicinas se encuentra anclado en aguas internacionales a la espera de recibir autorización para acceder a la costa del país

Actualizada Sábado, 17 de mayo de 2008 - 17:29 h.
  • AGENCIAS. Bangkok (Tailandia)

Al cumplirse hoy dos semanas del paso del ciclón "Nargis" por el sur de Birmania (Myanmar), la Junta Militar sigue sin permitir el acceso de los cooperantes occidentales a las zonas afectadas, aunque la cifra de muertos casi se ha duplicado y alcanza los 78.000.

El nuevo número de víctimas supera en 35.000 a la anterior cifra oficial mantenida hasta el viernes, mientras que todavía se encuentra lejos de los 130.000 que calcula la Cruz Roja, sin contar con las 56.000 personas dadas por desaparecidas.

A pesar del salto en la cifra oficial de muertos y el estado de precariedad de unos 2,5 millones de habitantes por la falta de alimentos, según estimaciones de las Naciones Unidas, la Junta Militar que gobierna el país mantiene su recelo a aceptar la cooperación desde el extranjero.

En ese sentido, el buque de la Armada francesa "Mistral", cargado con 1.500 toneladas de alimentos y medicinas, se encuentra anclado en aguas internacionales a la espera de recibir autorización del gobierno birmano para acceder a las costas meridionales del país, la zona más afectada por el ciclón.

Rangún insiste en que las ayudas sean entregadas primero a las autoridades birmanas, que se encargarían posteriormente de repartirlas, mientras que París desea llevar los suministros humanitarios directamente a las zonas afectadas, según explicó ayer ante las Naciones Unidas el embajador francés Jean Maurice Ripert.

En relación a la tozudez birmana, el primer ministro británico, Gordon Brown, calificó a la Junta Militar de "inhumana" por impedir que las ayudas lleguen a los necesitados.

Brown, en declaraciones a la emisora británica "BBC", señaló que el ciclón, un desastre natural, se ha convertido en "una catástrofe hecha por el hombre" debido a la incompetencia de los generales birmanos.

La negativa a aceptar a los cooperantes se dirige más hacia aquellos provenientes de países críticos con el régimen de Naypyidaw (la capital administrativa de Birmania), al autorizarse la ayuda de personal proveniente de naciones que han mostrado su apoyo a Birmania, como China y Tailandia.

Un equipo de unos 30 médicos y enfermeros de Tailandia, encabezados por el ministro de Salud Pública, Chaiya Sasomsab, llegó hoy a Birmania para prestar su ayuda a los damnificados por la tormenta de los pasados días 2 y 3 de mayo.

El equipo tailandés, el primer grupo de médicos de un país extranjero autorizado a entrar en Birmania, tiene previsto realizar su misión durante las próximas dos semanas.

La entrada del equipo médico sigue a conversaciones del primer ministro tailandés, Samak Sundaravej, con las autoridades birmanas el pasado miércoles para permitir la entrada de cooperantes extranjeros.

Aunque Samak no consiguió el visto bueno para el acceso de los cooperantes de otras nacionalidades, si logró la autorización para el equipo médico tailandés.

Se espera que la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), organización a la que pertenece Birmania, trate el lunes próximo en una reunión especial en Singapur, donde está prevista la presencia del ministro birmano de Asuntos Exteriores, Nyan Win, el problema de asistencia humanitaria a los afectados por el ciclón "Nargis".

Además de Birmania y Singapur, Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Tailandia y Vietnam forman parte de la ASEAN.

En cuanto a donaciones monetarias, según indica la revista disidente "The Irrawady", con sede en Tailandia, Birmania ha recibido de momento ayudas por unos 75 millones de dólares (unos 48 millones de euros) de decenas de países, liderados por Australia (25 millones), Estados Unidos (13 millones) y el Reino Unido (10 millones).

Respecto a la carencia de alimentos, se prevé que una falta de capacidad para cultivar arroz en Birmania en los próximos uno ó dos meses podría influir en una gran escasez dentro de los siguientes seis ó siete meses.

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el "Nargis" destruyó unas 700.000 hectáreas de arrozales.

A más corto plazo, la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA) señaló que hay una necesidad crítica de alimentos, cobijo, medicina y agua, con un riesgo creciente a que se produzcan brotes de enfermedades infecciosas.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra