Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TEATRO PEDRO IZURA

La triste belleza del desamor

Actualizada Sábado, 17 de mayo de 2008 - 04:00 h.

L A protagonista de esta inmensa historia de amor, no mide más de siete centímetros. Se llama Virginia y es bailarina. Uno de sus sueños de niña se había convertido en realidad. Acompañada de su mascota, de su elefante, encontró el amor de su vida, Valentín. Este acontecimiento cambió sus vidas. ".un día, alguien que no conoces se fija en ti. Ese día te cambia la vida. Virginia se la cambió a Valentín. Cuando empiezas algo, crees que va ha ser para siempre y a veces no es así.

Un día la magia, como viene se va.te desenamoras."

Esta sencilla y a la vez complicada historia es la base del espectáculo de los hermanos Oligor. No, en realidad la base de la función está compuesta por una serie de mecanismos y pequeños juguetes reciclados. Lo cierto es que el verdadero sustento de la representación es la comunicación. Definitivamente los cimientos de esta obra se han construido desde la profundidad de la cercanía.

Francamente resulta extremadamente complejo saber qué es lo que hace tan grande esta producción. Cuando todo en este mundo busca ser más grande, llegar a la mayor cantidad de público, cuando los teatros de ahora se construyen para albergar a varios cientos de espectadores, los hermanos Oligor sólo admiten cincuenta espectadores en su pequeña carpa. En una sociedad donde la creación parece dirigida hacia inventar lo más extraño, historias rocambolescas protagonizadas por protagonistas imposibles, Valentín y Virginia componen una sencilla historia de amor. No hay focos dirigibles, ni microfonía, ni grandes telones que esconden inmensos y caros decorados. Sólo cables y cuerdas y trozos recuperados de telas o de cartón y un casete de los de cintas y una bicicleta vieja y muchísimo talento.

Sentarte tan cerca de un actor que te mira a los ojos y que te cuenta su vida es una experiencia irrepetible. La cadencia de las palabras, el tono, el ritmo de la actuación son sencillamente mágicos. Te envuelven en una atmósfera cautivadora que te atrapa y te transporta a tiempos remotos donde todavía era posible creer. Todo esto pasa durante la representación de las tribulaciones de Virginia. Jomi cuenta la historia de Valentín de tal forma que parece estar contando tu propia historia y lo hace tan cerca y con tanta delicadeza que es imposible no sufrir con el sufrimiento de Virginia cuando descubre que el amor se ha terminado.

No es un espectáculo de marionetas, ni mucho menos es una función para niños ya que lo que hace excepcional el montaje es la capacidad de abstracción que produce en el espectador. Resulta tan cercano que cuando termina la función no tienes ganas de aplaudir sino de abrazar al protagonista. Jomi acaba de contar su historia y se sienta para compartir con el público su experiencia. El grupo de personas que me acompañaba en las gradas del pequeño circo Oligor dejó patente la complejidad del ser humano y lo insondable de su cerebro.

Dos mundos enfrentados, la magia de la verdad y los sueños y la terrible realidad de la sociedad de consumo una pena. Esta función es grande, de una belleza casi imposible de calificar y con la cualidad de rebuscar en quien sabe ver, lo más profundo de uno mismo. Gracias por eso.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra