Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SOCIEDAD

"Discapacitados" pero preparados

Una jornada divulgó ayer el Programa de Empleo con Apoyo de Aspace para insertar personas con discapacidad en empresas ordinarias. Un jefe de personal y un trabajador cuentan sus experiencias.

Actualizada Jueves, 15 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • MARÍA JESÚS CASTILLEJO . PAMPLONA

SÓLO lleva un mes y medio en su nuevo trabajo, pero está "contento". David Erburu Goñi, vecino de Monreal y de 27 años, está trabajando como ayudante de cocina en la empresa de catering Sanigood de Orkoien. "Hago bocadillos, preparo ensaladas...", detalla.

David es unas de las cinco personas con discapacidad que están participando en el Programa de Empleo con Apoyo (ECA) promovido por la Fundación Aspace Navarra para el Empleo (FANE), cuyo objetivo es la inserción laboral en empresas ordinarias, con el apoyo de un preparador en el puesto si es necesario. José María Catalán es el jefe de personal de Delphi Packard Pamplona, empresa con 170 trabajadores en plantilla, con una línea de producción de componentes de automoción y otra de administración, y una facturación anual de unos 25 millones de euros. Delphi colabora con Aspace Navarra desde los años 80.

Ambos participaron ayer, junto con otros empresarios, responsables de personal y trabajadores en la jornada "Estamos preparados", en la Asociación de la Industria Navarra (AIN), para divulgar este programa puesto en marcha en septiembre y que cuenta ya con cinco inserciones.

Una larga colaboración

Como recordó durante la jornada el presidente de Aspace Navarra, Luis Antonio Gómara, las personas con discapacidad también "tienen derecho a disfrutar de la oportunidad de una vida laboral y social normalizada". Los Centros Especiales de Empleo (CEE) añadió, han sido una buena fórmula para "demostrar" que estas personas "están preparadas para desarrollar un trabajo productivo", pero falta "un paso más": el empleo en empresas ordinarias.

Como "un paso más" ve también José María Catalán el ECA, dentro de la estrategia seguida por Delphi desde que en los años 80 empezó a colaborar con el CEE de Aspace, subcontratando diversos trabajos de montaje.

"Hemos ido cambiando de productos, pero manteniendo la colaboración", explicaba ayer. "Antes de que se empezara a hablar de Responsabilidad Social Corporativa, nosotros ya llevábamos tiempo colaborando con la sociedad de esta manera", decía.

"En el 2002 dimos un paso más con el enclave laboral", contaba. Se trata de un grupo de entre 10 y 15 trabajadores de Aspace que trabajan directamente en la planta de Delphi en Landaben. Una actividad por la que la empresa obtuvo en 2006 el llamado "certificado de excepcionalidad" que acredita cumplir, con medidas alternativas, la cuota del 2% que las empresas de más de 50 trabajadores deben reservar para las personas con discapacidad.

"Ahora hemos dado otro paso más, el empleo con apoyo", indicaba Catalán. La empresa contrató a Fernando Fernández Valerio, pamplonés de 38 años, trabajador hasta entonces del CEE Aspace. "Se ha integrado en la plantilla con total normalidad y sin ningún problema", dice el jefe de personal, quien destaca la "implicación imprescindible" de la gerencia de Delphi Pamplona.

"Nuestra experiencia ha sido siempre muy positiva", indica. "Hay que dejar claro que no se trata de un subterfugio para tener mano de obra barata. Para nosotros es una experiencia maravillosa, se crean unas sinergias especiales entre estos trabajadores y el resto de la plantilla y recibimos más que lo que damos".

El propio Fernando Fernández se mostraba encantado. "No había trabajado tan a gusto en una empresa en mi vida", decía. Fernández sufrió una meningitis infantil que le dejó ciertas secuelas neurológicas y también le falta un dedo de la mano, lo que no le impide trabajar. "Si las empresas no nos dan una oportunidad no podemos demostrar si valemos o no". De parecida opinión es David Erburu Goñi, operado con 10 años de un tumor cerebral y con una dura rehabilitación posterior. De aquello le quedaron algunas secuelas, de movilidad, etc.

Hasta ahora no sabía lo que era trabajar en una empresa ordinaria, ya que desde que acabó la EGB en el colegio Luis Amigó pasó al taller de Aspace. "Estaba a gusto, pero me apetecía probar algo nuevo y me apunté al programa de empleo con apoyo".

Tras cierto tiempo, le llamaron de Sanigood y entró a trabajar, las dos primeras semanas con algo de apoyo de la preparadora laboral y después con plena autonomía. "Estoy contento y la gente es muy maja", dice. Para Erburu, todavía hay "tópicos" y "desconfianza" entre las empresas. "Creen que no produces o que darás problemas". La realidad, afirma, es muy distinta. Él, Fernando y otros muchos son la prueba.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra