Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

El Ayuntamiento de Pamplona construirá un ascensor que unirá las calles Monasterio de Irache y Monasterio de Fitero

El comienzo de los trabajos está previsto para después de San Fermín y el plazo aproximado para la ejecución de los trabajos será de 6 meses

Actualizada Miércoles, 14 de mayo de 2008 - 13:22 h.
  • AGENCIAS. Pamplona

El Ayuntamiento de Pamplona construirá un nuevo ascensor urbano en el barrio de San Juan que unirá las calles Monasterio de Irache y Monasterio de Fitero. Con esta actuación se podrá salvar el desnivel que hay entre las dos calles, un total de 11 metros que los vecinos recorren a través de varios tramos de escalera.

La inversión total de las obras es de 828.507 euros, según explicaron hoy en rueda de prensa la concejala delegada de Movilidad y Seguridad Ciudadana, Ana Elizalde, el concejal delegado del área de Proyectos Estratégicos y Conservación Urbana, José Javier López, y el director del área de Proyectos Estratégicos y Obras del Ayuntamiento de Pamplona, José Vicente Valdenebro.

La concejala delegada de Movilidad y Seguridad Ciudadana señaló que con este proyecto, en el que el Consistorio pamplonés ya ha licitado las obras, "se hará de esta parte de la ciudad una zona accesible y sin barreras arquitectónicas".

Elizalde destacó que esta actuación se enmarca dentro del Pacto de Movilidad Sostenible de Pamplona que "pretende alcanzar un modelo en el que el peatón es el principal protagonista de la movilidad de la ciudad".

El comienzo de los trabajos está previsto después de las fiestas de San Fermín y el plazo aproximado para la ejecución de los trabajos será de 6 meses. Posteriormente, se realizarán ajustes finales y la puesta a punto, de forma que la entrada en servicio está prevista durante los primeros meses del próximo año 2009.

A partir de ese momento, la pendiente podrá ser salvada tanto en el ascensor como por las escaleras, ya que después de las obras se mantendrán con ligeras modificaciones las escaleras existentes.

El elevador albergará un cilindro de vidrio formado por una estructura metálica revestida de acero inoxidable y vidrios curvos. Tendrá una altura de 16,2 metros y un radio de 1,55 metros.

Mayor desnivel

Al salvar un desnivel de 11,10 metros será el ascensor de desplazamiento vertical que librará el mayor desnivel en la ciudad. El cilindro albergará la cabina del ascensor que con un diámetro de 3 metros tendrá capacidad para 17 personas ó 1.250 kilos. El accionamiento será hidráulico y la sala de máquinas se integrará en el subsuelo.

El acceso al ascensor se realizará a través de una pasarela de planta curva en la que, al igual que en el elevador se emplearán perfiles metálicos y vidrio, lo que permitirá potenciar las características de esbeltez y ligereza de la actuación. La pasarela tendrá una longitud de 14,5 metros y una anchura variable de 2 a 3 metros.

El director del área de Proyectos Estratégicos y Obras del Ayuntamiento de Pamplona, José Vicente Valdenebro, destacó que con este proyecto "no se ha querido innovar, sino se ha planteado utilizar el mismo sistema de ascensor hidráulico que se están utilizando en otros ascensores de la ciudad". "Hemos querido acuñar una imagen de ascensor urbano para que el ciudadano pueda identificar de una manera sencilla estos elevadores independientemente del barrio en el que se encuentre", añadió.

Con el objeto de garantizar la seguridad de los usuarios a la vez que la correcta utilización del ascensor está prevista la instalación de cámaras de vigilancia.

El proyecto ha sido redactado por los propios técnicos del área de Proyectos Estratégicos del Ayuntamiento de Pamplona, los arquitectos José Ignacio Alfonso y Fermín Ibarrola, con la colaboración de la arquitecta técnica Susana López.

Cuarto ascensor

Por su parte, el concejal delegado del área de Proyectos Estratégicos y Conservación Urbana, José Javier López, recordó que "se trata de la cuarta actuación de estas características que pone en marcha el Consistorio en los últimos años".

La primera, junto a la calle Erletokieta consiguió salvar una barrera entre los barrios de Iturrama y la Milagrosa. Más tarde, a finales del año 2006, se inauguró un grupo de dos ascensores que salvaron los 8 metros de desnivel existentes en el tramo de la calle Isaac Albéniz comprendido entre las calles Julián Gayarre y José María de Guelbenzu. Así, se logró acercar el barrio de la Milagrosa al Segundo Ensanche de la ciudad.

Recientemente, se inauguraron los ascensores de la calle Descalzos que por debajo del lienzo de la muralla han unido el barrio de la Rochapea con el Casco Antiguo de la ciudad. Así se ha enfatizado un importante eje peatonal formado por las calles Eslava y San Miguel y que próximamente culminará con la reurbanización de la calle Tudela.

López indicó que la eliminación de las barreras arquitectónicas es "una de las actuaciones del Ayuntamiento de Pamplona encaminada a mejorar la calidad urbana de sus barrios y a permitir una relación más intensa tanto entre barrios como entre las zonas periféricas y el centro de la ciudad".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Es mejor poner ascensores que hacer escuelas infantiles para los cientos de niños que se quedan sin poder estar en las guarderias.¡¡¡¡¡¡¡¡Va total criajos,que los aguanten sus padres!!!!!!!javi

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra