Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

El Ayuntamiento de Pamplona invierte más de 100.000 euros en el tratamiento contra las termitas en la Chantrea

La adjudicación ha sido realizada a la empresa Tratamientos Específicos Curativos de la Madera (TECMA)

Actualizada Martes, 13 de mayo de 2008 - 13:06 h.
  • AGENCIAS. Pamplona

El Ayuntamiento de Pamplona va a poner en marcha en breve la segunda fase de actuación contra la presencia de termitas en el barrio de la Chantrea, mediante la colocación de cebos en unas zonas y la realización de labores de control y prevención en otras. La primera fase fue de estudio de la situación y en total el Consistorio ha destinado 110.444 euros para esta actividad

La adjudicación ha sido realizada a la empresa Tratamientos Específicos Curativos de la Madera (TECMA) y el tratamiento se desarrollará de acuerdo con los resultados obtenidos en un estudio realizado anteriormente y tendrá una duración de cuatro años, según explico esta mañana en rueda de prensa el concejal de Urbanismo, Vivienda y Desarrollo Sostenible del Ayuntamiento de Pamplona, José Luis Sánchez de Munáin.

En concreto, el presupuesto destinado para la segunda fase es de 60.500 euros, de los que 24.331 euros corresponderán al ejercicio de 2008; 14.511 euros se gastarán en 2009; la misma cantidad en 2010 y 7.146 euros en 2011. La colocación de cebos se prevé que esté finalizada a lo largo del mes de junio.

El origen de esta actuación, según recordó Sánchez de Munáin, comenzó en 2002, cuando la asociación de vecinos de la Chantrea acudió al Ayuntamiento para solicitar un estudio sobre la posible existencia de una plaga de termitas en el barrio.

El Consistorio adjudicó a Consultermex, empresa a la que también había acudido la asociación de vecinos, la realización de un informe de diagnóstico sobre la situación por un importe de 4.182 euros. A finales de 2002 esta empresa presentó una memoria en la que confirmaba la existencia de una plaga de termitas y proponía la realización de una actuación en dos fases.

De acuerdo con las recomendaciones, a lo largo de 2004 y 2005 se realizó una primera fase con un estudio para determinar el número y la situación de las colonias de termitas "y para estudiar la viabilidad técnica y económica de una actuación global de control complementario a las acciones de los particulares", explicó Sánchez de Munáin.

La empresa Antiplagues de Catalunya, S.L., encargada de esta fase de la actuación, llevó a cabo la monitorización de espacios públicos y patios de edificios mediante la extracción de muestras. Se instalaron 2.707 estaciones con testigos de celulosa.

En esa fase de análisis se obtuvieron 211 puntos de actividad en los que se detectó la presencia de termitas. Además, en otros 252 puntos se tuvo constancia de consumo (un estado más avanzado de la presencia de termes). El coste económico de esta primera fase ascendió a 49.944 euros.

Los datos obtenidos fueron remitidos a Consultermex y en los dos años posteriores se estudiaron y diseñaron las acciones a desarrollar en la segunda fase de la actuación.

Cuatro tipos de intervenciones

Las actuaciones que van a llevarse a cabo en esta segunda fase constan de cuatro tipos de intervenciones diferentes. En aquellos puntos en los que hay gran actividad y consumo se realizarán intervenciones de choque y se instalarán 72 estaciones que se revisarán mensualmente. En los subsectores donde se ha visto consumo y actividad se llevarán a cabo intervenciones de mantenimiento con 56 estaciones que se revisarán trimestralmente.

Además, en las zonas colindantes a donde se han detectados los problemas únicamente se realizarán intervenciones de control con 215 estaciones que se revisarán semestralmente. Por último, en espacios sin actividad, tendrán lugar intervenciones de monitorización y se colocarán 468 estaciones que se revisarán anualmente.

Por su parte, el director del área de Urbanismo, Enrique Maya, explicó que las estaciones o portacebos se colocarán en los patios interiores "lo más próximas posibles a los muros de las viviendas, salvando, en caso de existir, la acera".

En los lugares en los que el suelo esté pavimentado se emplearán las jardineras o elementos similares. En las zonas exteriores a las viviendas, en las fachadas principales, las estaciones se instalarán en los jardines o en los huecos realizados en el pavimento, donde están situados los árboles, de forma que no afecte a las raíces principales. En las intervenciones de mantenimiento y de control se utilizarán las preexistentes siempre que sea posible.

El tratamiento

El tratamiento que se va a aplicar es un sistema completo basado en un método alternativo de lucha biológica contra las termitas, fundamentado en cebos alimenticios y con el que se puede lograr la erradicación de la colonia. El sistema está compuesto por portacebos para suelo, cebo detector o monitor de madera (testigo) y cebos para el suelo.

Las estaciones se colocarán entre ellas a una distancia mínima de tres metros y medio. En el inicio del tratamiento, una vez instalados los portacebos de suelo, se introducirá en cada uno de ellos un monitor de madera o cebo detector. Este monitor cerciorará de la existencia o no de termitas.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra