Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
NAVARRA

Homenaje póstumo a Jesús Oyarbide, primer navarro con 3 estrellas Michelín

Su viuda y uno de sus hijos recogieron una placa conmemorativa de manos de Ferrán Adriá y Miguel Sanz

Actualizada Martes, 13 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • AINHOA PIUDO . PAMPLONA

"Uno de los personajes más importantes de la gastronomía del siglo XX". "Un magnifico embajador de nuestra cocina". "Uno de los mejores navarros". Éstas fueron sólo algunas de las definiciones que se hicieron ayer de Jesús Oyarbide, restaurador alsasuarra fallecido recientemente, y propietario del madrileño restaurante Zalacaín, el primero español en lucir tres estrellas Michelín, y del Príncipe de Viana.

La gran familia gastronómica que se reúne estos días en el congreso Vive las Verduras quiso rendir ayer un homenaje a su figura, con la presencia de Chelo Apalategui, su viuda, y Javier Oyarbide, uno de los dos hijos del matrimonio.

El acto estuvo presentado por la periodista de RNE Pepa Fernández, y contó con la intervención del presidente Miguel Sanz, del crítico gastronómico Caius Apicius (Cristino Álvarez), de Custodio López Zamarra (sumiller del restaurante Zalacaín), de Ignacio Idoate (responsable del restaurante Alhambra y presidente de Restaurantes del Reyno), de Fernando Chivite (Bodegas Chivite), de Rafael Ansón (presidente de la Academia Española de Gastronomía), y de Ferrán Adriá (El Bulli). Todos hicieron hincapié en la calidad humana y profesional de Oyarbide, y quisieron también poner de relieve el "papel imprescindible" que jugó Chelo Apalategui en toda la trayectoria de su marido.

A ella y a su hijo Javier Apalategui se les hizo entrega de una placa conmemorativa. "Quiero agradecer este homenaje y ampliarlo a las familia que han formado todas las personas que trabajaron con mi padre y que siguen trabajando con nosotros", dedicó él. "A ellos va dedicado, porque sin su trabajo y su dedicación, hubiera sido imposible estar hoy aquí".

Un marino con estrellas

"Jesús Mª Oyarbide era marino, y los marinos miran mucho a las estrellas. De tanto mirarlas, soñó con ellas. Consiguió que, por fin, fuera de España, alguien pudiera situar Madrid, gracias a Zalacaín, en esa galaxia reducida de los restaurantes con tres estrellas michelín. Como ven, cuestión de estrellas", poetizó Caius Apicius. "El nos transmitió un sendero que hemos intentado seguir a lo largo de toda nuestra vida", apostilló López Zamarra. Ignacio Idoate aseguró que el alsasuarra se convirtió "en un magnífico embajador de la cocina navarra en España y fuera de España", y destacó que Oyarbide "supo combinar la cocina tradicional con la de vanguardia". Fernando Chivite, por su parte, aseguró que el navarro consiguió "la excelencia" y supo "transmitirla a sus hijos y su equipo". Y Rafael Ansón definió al restaurador como "uno de los mejores navarros" y más universales que ha habido.

Ferrán Adriá aprovechó la presencia de Miguel Sanz para reclamar que las instituciones "reconozcan a los nuestros". "Los homenajes están muy bien, pero pido que la administración haga algo para que el legado de Oyarbide no se pierda, y las nuevas generaciones de hosteleros lo tengan a él como referencia", pidió. Miguel Sanz cerró el homenaje recordando que el alsasuarra "nunca perdió la vinculación con su tierra ni con su pueblo".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra