Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
PELOTA

La noche y el día en el Astelena

Abel Barriola alcanza las semifinales tras dejar en seis a un desorientado Ruiz

Actualizada Lunes, 12 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • L.GUINEA . PAMPLONA

El Manomanista es una competición tan exigente y grande que no conoce medianías. O se está o no se está. Si el sábado todo el mundo salió encantado del Atano por el espectáculo que dieron Irujo y Gonzalez por hacerse con una plaza en semifinales, el choque de ayer en el Astelena dejó un sabor agridulce, casi amargo. En un choque entre campeones la diferencia resultó excesiva, abultada. Fue el día, Abel Barriola, y la coche, Patxi Ruiz.

El choque entre los dos últimos campeones que quedaban en liza en el Manomanista presagiaba un choque entre bombarderos, zagueros de corte clásico y juego ortodoxo. Pero el presagio se quedó en agua de borrajas, en un choque desigual en el que el saque tuvo carta de protagonismo.

Abel Barriola le hizo un agujero a Patxi Ruiz con la jugada inicial desde el primer tanto. Resto el estellés mal de derecha y abrió el marcador y la vía para la victoria. En todo el partido Barriola realizó 23 saques, 10 subieron al marcador como tanto. 19 fueron arrimados a la pared, 4 más abiertos, a media cancha. Todos meditados, hechos con idea, perfectos en la ejecución. Ruiz encajó cuatro con la derecha, otros tantos con la zurda y dos que se adelantó para quitarlos de aire.

Tan preocupante como los números fue la sensación de inseguridad y desconfianza que dejó el estellés en cada resto. Conforme Barriola iba creciendo en el marcador, más se mermaban la confianza y la capacidad respuesta de un Patxi Ruiz que nuca estuvo en la órbita del partido. La imagen que dejó el estellés en la cancha no fue buena.

Superioridad en el peloteo

Pero el dominio aplastante de Barriola no se fundamentó sólo en el saque. El leitzarra hizo un partido serio, cuajado. Le dio velocidad a la pelota, tuvo criterio, castigó al rival atrás y no se complicó la vida en florituras. Su único error fue un dos paredes con el choque encarrilado que se le fue abajo. Barriola está en la misma línea que en las tres últimas competiciones individuales, en las que ha conseguido ser finalista. Y este año el estellés está en la "pole" por la txapela.

Patxi Ruiz se colocó en el polo opuesto. En todo el partido sólo ganó un pelotazo atrás (4-2) y culminó un par de dejadas. Poco bagaje para un compromiso así. Para un hombre de su potencial una situación así no debe ser fácil.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra