Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
EL BLOC J.M. ESPARZA

Hay vida, hay esperanza

Todo sigue prácticamente igual pero casi nada es lo mismo, la victoria permite ir a Santander con la cabeza alta

Actualizada Lunes, 12 de mayo de 2008 - 04:00 h.

E N el fondo, todo sigue igual de incierto, pero nada parece lo mismo. Abandonar los puestos de descenso permite soltar un lastre anímico y físico de valor incalculable, permite ver la vida de otra forma. Nada está resuelto, y el partido de Santander será a vida o muerte, pero Osasuna llega a él dueño de sí mismo, con la cabeza alta, a jugar de tú a tú al Racing, con nervios pero sin temor. Ante el Murcia no terminó la guerra, pero acabó en victoria una importantísima batalla.

Los rojillos dependen de sí mismos. Les vale con hacer sus deberes. Un cambio sustancial.

No se presenta nada de fácil el último partido. El Racing, que dejó una buen imagen en su paso por Pamplona, se juega mucho también, nada menos que su participación en una competición europea, algo que premiaría una de sus mejores campañas. Además, cuenta con la ventaja del factor campo. No llegar a Europa les sabrá a suma decepción.

A cambio, Osasuna también presentará sus credenciales. Metidos en harina de semejante forma, y jugándose los dos todo a una carta, es preciso dejar bien claro que el Racing no tiene mejor equipo que el rojillo, simplemente -a la vista salta- ha hecho mucho mejor campaña, pero nada más. En un partido puede pasar de todo, y más en las circunstancias en que llega éste.

No se tratará de un rival como el Murcia de anoche, sin duda el mejor "sparring" que el calendario le podía deparar al equipo navarro en una cita tan tensa y nerviosa, que alivió el gol en el primer minuto, pero en absoluto la solucionó. El respetable era consciente de esto y perdió la paciencia cuando vio a los suyos caer en los mismos errores y horrores que le han abocado a la situación que sufre. Menos mal que se trataba de un Murcia bisoño y hundido, que solamente tiró a puerta cuando marcó, y que entonces ya no tenía tiempo para más. ¿Qué hubiera pasado si dispara al final de la primera parte, con el 1-0 y los nervios a flor de piel? En esta temporada se ha jugado demasiado con fuego, y anoche no resultó una excepción.

Como tampoco será una excepción El Sardinero, pero afortunadamente de diferente forma. Allí toca jugar con fuego y cualquier otro elemento. No hay otro remedio. Hay que ir a morir, a dejarse la piel en el último intento. No es la primera vez que esto sucede en los Campos de Sport santanderinos, ya ha ocurrido para evitar el descenso o para el subcampeonato de Liga, y en ninguno de los dos casos son buenos los recuerdos. Pero aquello es historia, esto es otra historia, el equipo está vivo y no irá solo.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra