Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TOROS/SAN ISIDRO JUAN MIGUEL NÚÑEZ

"Joselillo" se da a conocer

Actualizada Lunes, 12 de mayo de 2008 - 04:00 h.

S ORPRESA en la feria, y agradable. Cuando todo parecía que la corrida se perdía por el poco juego de los toros, surgió el amor propio y la buena capacidad técnica de un torero joven para superar todas las vicisitudes en contra. Se llama Joselillo, un auténtico desconocido hasta ayer. La gente se preguntaba antes de empezar quién era y qué curriculum le avala. Son las cosas que suele tener el toreo.

Pero ya está claro, porque ahora Joselillo es torero con proyección, triunfador en Las Ventas, en San isidro. El día de su confirmación de alternativa cortó una oreja de mucho peso.

Tiene más mérito este triunfo en el contexto de una tarde mala, de toros casi imposibles. Porque la corrida de Dolores Aguirre fue fundamentalmente mansa, sin ritmo ni contenido. Y los toreros, exceptuando al referido Joselillo, como suele decirse en la jerga, "tampoco se dieron coba".

Antes de entrar en los detalles de sus dos faenas, hay que abundar en la actitud y la aptitud que demostró: el coraje en forma de arrestos, y su buen concepto del toreo.

Gusto y valor

Dio la cara el toricantano desde que se abrió de capa en el toro de la ceremonia, un manso que embestía descompuesto, que no quería pelea y que se volvía "haciendo hilo" cuando tenía oportunidad de coger. Así hubo voltereta y todo, pero después de salir por los aires se puso el joven torero otra vez en el sitio, tragando de nuevo una barbaridad. Ya en este primer toro recibió una fuerte ovación.

Lo grande vino en el último, un toro aparentemente entregado, pero mentiroso, que se quedaba corto ya que llegaba a jurisdicción frenándose. Una embestida buena y otra no. Y ahí estuvo la buena disposición, el valor y las excelentes maneras de Joselillo, que se quedó en el sitio, primero aguantando y después haciendo el toreo. A ratos hizo un toreo de mucho asiento y mejor gusto. Otras veces fue cosa sólo de valor, pero qué valor.

El esfuerzo tuvo su recompensa al meter otra vez la espada a la primera. Una estocada en toda regla. Una oreja. Y un esplendoroso futuro por delante. La grandeza del toreo. Ya todo el mundo conoce a Joselillo.

A los otros dos alternantes, padrino y testigo, hay que aplicarles el atenuante de la mala condición del ganado.

Robleño tuvo un primer toro que "se metía" por los dos pitones, sin apenas dejar desahogos. El cuarto, remiso, fue violento en las pocas arrancadas que tuvo. En los dos fue imposible cualquier proyecto de faena.

Aguilar anduvo deslavazado con el tercero, toro que se movió pero sin clase. Y en el quinto quizás le faltó someterlo más. En éste ensayó un trasteo sobrio, de valor puro, con más corazón que cabeza, y nada resolvió.

La vuelta al ruedo final de Joselillo paseando la oreja, todo un testimonio de la grandeza del toreo.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra