Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TIERRAESTELLA

Los últimos del barrio de camineros de Estella

El Ayuntamiento negocia con el Gobierno foral la cesión de los 36 pisos cuando se vayan los últimos moradores

Actualizada Domingo, 11 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • M.M. . ESTELLA

Las negociaciones entre el Ayuntamiento de Estella y el Gobierno de Navarra para la cesión de los 36 pisos del barrio de camineros, ha puesto de actualidad estos cinco portales de viviendas junto al parque de bomberos que hace 40 años construyó la antigua Diputación foral para sus empleados encargados de la conservación de carreteras. Actualmente, seis familias viven aún repartidas entre los cinco portales como recuerdo de lo que un día fue un pequeño pueblo dentro de la ciudad del Ega.

Durante décadas cientos de familias pasaron por estos pisos que la administración navarra dejaba de forma gratuita a sus trabajadores. Los inquilinos costeaban la electricidad y el agua que consumían en sus respectivas viviendas, de unos 100 m2 repartidos en cocina, cuarto de estar, baño y cuatro habitaciones. Cuando el caminero se jubilaba abandonaba el barrio para dejar su sitio a otras familias.

Tras la privatización del servicio -en Estella ahora adjudicado a la firma Excavaciones Fermín Osés- las viviendas se fueron quedando vacías. Varias familias preguntaron entonces al Gobierno de Navarra si era posible adquirir los pisos una vez que ellos también terminaran su vida laboral. Se les contestó que no se preocuparan, que tenían derecho a la vivienda hasta fallecer.

Trabajo artesanal

Jesús Echeverría Izquierdo, natural de Allo, de 65 años, casado y padre de una hija, es uno de estos últimos camineros jubilados aún residente en el barrio. "Comencé en 1969 y recuerdo que mi primer trabajo fue precisamente en Allo donde me tocó desbrozar los lindes de una carretera". Ni soñar entonces con los medios de las actuales brigadas de conservación. "El nuestro era un trabajo artesanal y peligroso. Tenías que quitar las hierbas con una hoz y un compañero se encargaba de parar a los vehículos. Cuando me jubilé ya teníamos vehículo y señales", compara.

Frente a sus jornadas de hasta nueve horas y media de trabajo, en Estella les esperaba la tranquilidad de un barrio en contacto con la naturaleza a pesar de su fisonomía urbana. La frialdad de los bloques de viviendas de dos y tres alturas contrastaba con la hilera de gallineros, la gente tomando la fresca en verano y los niños jugando en la calle sin la vigilancia paterna.

"Pienso que nos hemos ganado el derecho de estos pisos pero si me tocara marcharme me daría mucha pena. Aquí hemos vivido muy a gusto", dice Jesús Echeverría. Metros más abajo, reside el que fuera jefe de brigada Francisco Tabar López, de la misma edad, casado y con dos hijos. "Yo soy de Sangüesa y mi primer destino fue Aoiz. Tras aprobar unas oposiciones me vine a Estella el 1 de agosto de 1971. Y me enamoré de este sitio. Aunque trabajábamos mucho, después teníamos la tranquilidad de este barrio donde se hacía mucho la vida de pueblo. Nunca hubo problemas entre vecinos, eran todos buena gente".

El grato recuerdo del barrio ha perdurado en la siguiente generación. "Mis dos hijos han elegido vivir aquí porque les gusta mucho la zona", explica Francisco Tabar mientras señalada una hilera de 12 viviendas adosadas edificadas en el 2004. Tres años antes, otra promoción construyó en la zona otros 27 unifamiliares.

Paralelamente, los últimos de camineros han sido testigos de cómo se vaciaban sus tres calles. "Da mucha nostalgia ver desaparecer el barrio. Ojalá el Gobierno de Navarra responda afirmativamente a la demanda de uso de una bajera de aquí por parte de la comparsa de gigantes y cabezudos. Para ellos sería ideal porque es un sitio grande y a nosotros el sonido de la gaita lejos de molestarnos nos daría vida. Ahora, los que quedamos nos sentimos un poco solos", reconoce Francisco Tabar.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra