Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ROMERÍAS EN LA MERINDAD

Los paraguas fueron la nota dominante en la romería de San Gregorio de Lodosa

A pesar del mal tiempo, un millar de personas se congregaron junto al río Ebro bajo toldos y dentro de algunos carros

Actualizada Domingo, 11 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • M. M. E. . LODOSA

Paraguas, chubasqueros y más paraguas. Estos elementos fueron en la jornada de ayer complementos indispensables en la indumentaria del millar de personas que se acercó a la ermita de San Emeterio y San Celedonio de Lodosa para celebrar la tradicional romería a San Gregorio. La lluvia deslució una de las citas anuales más típicas del municipio, que comparten también familiares y amigos de otras poblaciones.

Si bien la decisión de volver a la localidad a la hora de comer fue más respaldada que otros años, muchos se resistieron y optaron por resguardarse en los carros, debidamente adornados con flores, o debajo de toldos impermeables tras acudir a una ceremonia religiosa que congregó a la una del mediodía a centenares de personas.

Bendición de los campos

José Mari Ortiz Sola, párroco local, presidió esta eucaristía que concelebró Pedro Sanz, vicario de la parroquia, justo después de bendecir los campos del término municipal. "Aquí es muy tradicional el rancho de conejo con pimientos y caracoles. Algunos lo comerán aquí y otros se quedarán por la zona en cabañas particulares", explicó Juani Morentin Duarte, encargada junto a su hermana Pili de la puesta a punto de la ermita.

La cuadrilla de Conchita Roldán Marrodán fue una de las muchas que se citaron a media mañana en la ermita, anexa al río Ebro, para participar de una jornada en la que la lluvia cambió los planes habituales de muchos y les obligó, según afirmaron, a seguir la celebración en casa de uno de ellos. "Hemos traído un estandarte de San Gregorio, cuya aurora escribió mi padre, ya difunto", comentó Conchita Roldán.

Tanto ella como su amiga Pili Vergara Landa coincidieron en señalar que la lluvia fue la causante de una menor presencia vecinal. "La respuesta de hoy no tiene nada que ver a cuando el día está soleado, claro. Aún así nosotros venimos todos los años. Es un día muy tradicional y siempre viene mucha gente", indicó Vergara.

Una de las pequeñas del grupo, Ángela Díaz Roldán, de 9 años, explicó que ahora está estudiando en el colegio la historia de San Gregorio. "A mí me gusta mucho este día porque lo paso con mis amigas y primas. Cuando hace bueno venimos hasta aquí en carro y también comemos junto a la ermita, pero la lluvia ha impedido este año ambas cosas", comentó bajo el paraguas.

A pesar de que la festividad de San Gregorio tuvo lugar ayer, la romería a la ermita donde se conserva la talla del santo se celebra siempre el sábado más próximo al 9 de mayo. Así lo explicaron ayer Conchita Roldán y Maribel Asensio Pérez del Notario. "La mayoría de la gente viene al almuerzo. Aquí lo tradicional es el bocadillo de tortilla de birica, como aquí llamamos a la chistorra", explicó la segunda.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra