Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

Una tele, muchas pieles

"El personaje de Machu Picchu ("Aída") es un acierto. Sus paisanos se identifican con él", dice la guionista Nuria Bueno

Actualizada Domingo, 11 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • MATEO BALÍN . COLPISA. MADRID

LAS series de ficción españolas han cambiado la forma de tratar la inmigración. De una visión secundaria y estereotipada se ha pasado a una postura más realista e incluyente del fenómeno social. Lo hacen desde dentro: tanto con la temática de las tramas como con los registros interpretativos. Así lo demuestra la progresiva presencia de actores extranjeros en comedias y dramas que actualmente se emiten en las cadenas generalistas.

Directores y guionistas coinciden en afirmar que cualquier proyecto de nuevo cuño debería reflejar al extranjero ya no por sentido común, sino como una exigencia comercial.

Los pocos estudios que versan sobre la materia concluyen que la ficción televisiva, además de mostrar la realidad, proyecta y difunde marcos de referencia, imágenes y estereotipos que inciden en la percepción que el espectador tiene sobre el otro. No lo hace de manera capital, pero sí influye -sobre todo entre los menores- debido a los "territorios comunes" que comparten cada vez más los españoles y los inmigrantes en la vida diaria.

Tópicos

En este sentido, un estudio de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona señala que las series nacionales han tratado históricamente el fenómeno migratorio de manera "victimista". "Los actores que dan vida al extranjero suelen ser ineficaces y tienden a la simulación, la manipulación o el engaño. Siempre desde posiciones marginales, lo que supone una ausencia total de protagonismo", revela la investigación fechada en 2004.

Sin embargo, esta visión tan alejada de la realidad se está rompiendo poco a poco. Tanto directores como guionistas se empiezan a dar cuenta del "fenómeno sociológico" que supone la inmigración. Para ello hacen una lectura social y otra meramente comercial para explicar esta nueva perspectiva sobre todo lo que concierne a lo extranjero.

Políticamente correcto

Nuria Bueno, guionista de Globomedia, considera una "exigencia" retratar las preocupaciones de los inmigrantes con mayor naturalidad. "Cada vez consumen más televisión y se ven más reflejados en la ficción española", afirma. Creadora de Lex, la serie de Antena 3 protagonizada por Javier Cámara, cree que la mejor forma de retratar este fenómeno es "huyendo de los tópicos y mostrando con veracidad sus roles en la sociedad española".

En la misma línea, José Luis Acosta, creador de Los ladrones van a la oficina o Fuera de lugar, en La 1, asegura que es un "error" seguir tratando la inmigración desde lo "políticamente correcto". "Ellos y nosotros tenemos los mismos prejuicios, cosas buenas y malas, y eso hay contarlo. Esta es la mejor forma de ir de la mano", resume.

Para Nuria Bueno, un buen ejemplo de cómo se debería proyectar la imagen del extranjero es Osvaldo, el camarero de Aída, al que su jefe en la ficción le conoce como Machu Picchu. "Es un acierto. El áspero trato del jefe, de los clientes. Sus paisanos se identifican con él", asegura.

Nacionalidades

Precisamente la procedencia de los actores extranjeros que aparecen en la ficción española es otro de los hechos que han marcado el tratamiento de la inmigración. De forma mayoritaria, el protagonismo ha recaído en intérpretes iberoamericanos en detrimento de otras nacionalidades, lo que no comulga con la realidad multicultural de la sociedad. "A este matiz reaccionamos con lentitud. Los magrebíes, asiáticos o centroafricanos brillan por su ausencia. Aunque hay que decir a nuestro favor que encontrar un buen actor paquistaní de 50 años es un tanto complejo. Y eso te reduce la maniobrabilidad", comenta José Luis Acosta.

De todos modos, el director televisivo ha sido de los primeros en introducir todas estas realidades en Fuera de lugar, que cuenta las vivencias de su protagonista en un barrio con múltiple presencia de nacionalidades. "El mejor aprendizaje de la serie es que nos pueden enseñar a ver su realidad desde la ficción", concluye Acosta.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra