Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ELMA SAIZ DELEGADA DEL GOBIERNO EN NAVARRA

"Mi "padrino" para llegar a la Delegación ha sido mi perfil"

"Acepté el cargo porque es un reto, y siempre que me enfrento a un reto avanzo y voy hacia delante"

Actualizada Sábado, 10 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • NATALIA AYARRA . PAMPLONA

Recién aterrizada en la Delegación, Elma Saiz dedica sus primeros días como nueva representante del Estado en Navarra a conocer la institución en la que trabajará durante los próximos cuatro años. Esta pamplonesa de 32 años ha colocado en su despacho un ordenador y las fotos de su marido, el ex dirigente de UGT Javier Lecumberri, y de sus hijos gemelos, Iker y Candela, de 13 meses.

Entusiasta, vehemente y de sonrisa fácil, la nueva delegada se muestra sin embargo prudente y no duda en quedarse callada antes que mojarse en sus respuestas.

¿Cómo le llegó la noticia de que iba a estar al frente de la delegación del Gobierno?

Por los cauces habituales.

Que son...

Las nuevas tecnologías.

¿Le escribieron un mail, le llegó un mensaje al móvil?

(Se ríe). Fue una conversación, cara a cara, con quien me lo comunicó.

¿Y quién se lo dijo?

Los órganos del partido competentes para ello.

¿Sabe cómo fue el proceso por el que su nombre entró en la quiniela de candidatos a la delegación?

No... Lo que me interesaba era la noticia, no cómo se había producido.

¿Y no lo preguntó?

No. Siempre miro hacia delante.

¿No quiso saber para qué le han elegido, qué se espera de usted?

Cuando alguien te propone algo así, ha pensado que tu perfil puede adecuarse al puesto y, en ese sentido, yo siempre he estado a disposición del partido y dispuesta a prestar toda mi colaboración.

¿No le dio ni una vuelta?

Quien ve que mi perfil podía ajustarse al cargo y toma la decisión de proponérmelo es un partido con responsabilidad de Gobierno en muchas comunidades y en el Estado. Así que mi cabeza se centró en ese momento en tomar la decisión, pero no me preocupé por saber qué habían visto en mí.

¿No sabe quién ha sido su padrino, o su madrina, en el partido?

(Silencio)

¿Ni una idea aproximada?

Yo creo que mi padrino para llegar aquí ha sido mi perfil para el puesto.

¿Debe fidelidad a alguien?

A mi marido.

¿Y en política?

A los ciudadanos.

A nadie más.

No.

¿Responde su nombramiento a una guerra subterránea en el PSN?

En el PSN no hay ninguna guerra. Ni subterránea ni terrena.

¿Por qué el perfil de Vicente Ripa ya no valía para continuar como delegado?

No soy yo la persona que tiene que responder a eso. Y, además, creo que ha quedado acreditado que Ripa ha desarrollado una excelente labor en la delegación.

¿Y usted no preguntó por qué se iba Ripa?

Vuelvo a repetir que no soy la persona que debe hablar de esto. A mí lo que me preocupa es el trabajo que voy a hacer a partir de ahora.

¿Qué destacaría de la gestión del anterior delegado?

Vicente ha hecho una labor fundamental para acercar la Delegación a la ciudadanía, y es evidente que lo ha conseguido.

¿Qué no repetiría usted de su predecesor?

No tengo todavía la capacidad para decir qué no repetiría. Yo soy Elma, soy otro perfil y las cosas se harán de forma diferente, pero no por hacer bien lo que ha hecho mal, sino porque somos personas diferentes.

Desde su trayectoria profesional y política, ¿qué conoce del trabajo que desarrolla la Delegación y que le haga pensar que encaja usted en este cargo?

El servicio al ciudadano. En mi vida profesional he conocido el trato directo con el cliente, con el público, con los alumnos de la Universidad, y esa relación directa de intentar contagiar mis gustos, mis pasiones, mis aficiones, mis conocimientos, mis vivencias. Por eso monté en su día el despacho, porque entendía el ejercicio de la profesión como un servicio para los clientes. Aquí me ocurre lo mismo, entiendo que el ejercicio del cargo es para los demás. Ésa es mi máxima.

¿Qué cuestiones cree que preocupan más a los ciudadanos de entre las que la Delegación tiene competencias?

Mi objetivo es el de mantener la firmeza contra el terrorismo, pero estoy convencida de que también podemos hacer cosas en otras cuestiones, como el acceso a la vivienda o la enorme demanda de información que tiene la población inmigrante. Y hay mucho por hacer en materia de convenios colectivos, de derechos laborales, de violencia machista.

¿Sabe si se siguen formando colas para renovar el DNI?

No, pero tenemos un reto importante, que es la integración de la Oficina Única de Extranjería, y estoy muy ilusionada con este proyecto.

¿Qué servicios integrará?

No puedo concretarlos ahora, pero todos los que se están prestando en la actualidad en dependencias diversas.

¿Trasladará a la Delegación el mismo impulso emprendedor con el que ha desarrollado su vida profesional?

Eso va inherente con mi persona. Lo llevo en la sangre.

¿Y en qué se va a traducir?

Hago una apuesta muy clara por la modernización de la administración. Estamos en la era de las nuevas tecnologías y espero que, dentro de cuatro años, en el balance de lo que haya hecho destaque ese impulso. El objetivo es que los ciudadanos no tengan que colapsar servicios telefónicos o presenciales porque puedan acceder directamente a los servicios con su DNI electrónico y con otros medios. Lo primero que he hecho ha sido poner un ordenador en el despacho.

¿No había?

No lo sé, a mí me han puesto uno.

¿Ha pasado de emprendedora a directiva?

(Se lo piensa). No. Era trabajadora y sigo siendo trabajadora.

¿Ha pensado qué pasará con su futuro laboral dentro de cuatro años?

La vida está llena de etapas. Y no quiero ser demasiado trascendente con esto. Cuando eres madre, tienes una familia, y encima vives a veces situaciones complicadas y duras, terminas pensando sólo en mañana. Si algo aprendí el año pasado con los niños es que hay que vivir día a día. La lucha es llegar a mañana. Pienso en mañana.

El hecho de ser madre, ¿le animó o le supuso un obstáculo para aceptar el puesto de delegada?

Mis hijos me dan fuerza.

¿Por qué razón aceptó el cargo?

Porque es un reto. Cuando me enfrento a un reto, avanzo, siempre voy hacia delante. Sé cuánto se me va a complicar la vida, pero cuento con una persona a mi lado que es todo para mí.

¿Qué le dijo su familia?

No he sido una hija fácil para mis padres, porque les he complicado la vida a veces demasiado, pero ellos siempre han estado ahí. También ahora me han apoyado, mis padres, mis suegros, mi hermano, mi cuñada, mi gente más cercana. Así que adelante.

¿Había tenido que llevar escolta antes de ser delegada?

Sí.

¿Y pensó en que corría más riesgo al acceder a la Delegación?

Claro que sí, pero confío ciegamente en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y en su protección.

¿Cómo se vive vigilada?

Como una desgracia. Es una privación de libertad anacrónica, una lacra social. Pero confío en la profesionalidad de la gente que se juega la vida cada día para proteger a otro.

Ha pasado por el Parlamento, ha formado parte de las listas municipales, y ahora es delegada del Gobierno. ¿Hasta dónde aspira a llegar?

Siempre que acompañe la salud y la fortaleza, llegaré hasta donde me lleve la vida, con trabajo y con responsabilidad.

El PSN se encamina hacia el congreso haciendo un llamamiento a la unidad. ¿Cómo ve al partido?

Fuerte y unido. En el congreso se elegirá al nuevo secretario general que será, posiblemente, el nuevo presidente de nuestra comunidad.

¿Y quién puede llegar a tanto?

Hay muchas personas preparadas.

Suenan nombres como el de Roberto Jiménez, Elena Torres, Fernando Puras... ¿Cuál cree que está en mejor posición de salida?

El que las bases y los compromisarios elijan. Estas tres personas que comenta tienen una fuerza y una trayectoria política que permite pensar que lo harían fenomenal si llegan a la secretaría general del partido. Cualquiera de ellos, y otros que pueden ser.

Creó junto con Elena Torres la asociación Ahora Ellas. Una de las primeras jornadas que organizó fue sobre el empoderamiento o acceso al poder de las mujeres. Torres preside ahora el Parlamento y usted es la nueva delegada. ¿Ha pasado el empoderamiento de la teoría a la práctica?

El hecho de que al frente de la Delegación haya ahora una mujer pone de manifiesto que la sociedad es paritaria. Cada vez será más habitual ver a mujeres en puestos de responsabilidad. Sí, creo que estamos en la puesta en práctica del empoderamiento y, en ese sentido, vamos muy bien.

¿Cuánto cree que pesó el hecho de ser mujer en su nombramiento?

Un 50%.

¿Cree que a las mujeres en política se les juzga por un patrón diferente al de los hombres?

Espero que a mí no me lo hagan.

¿Las críticas a Carme Chacón son parecidas a las que recibió su antecesor Alonso?

Creo que las críticas se han centrado en anécdotas, pero no se ha entrado en su gestión política. Es evidente que todavía queda mucho camino por recorrer hasta alcanzar la igualdad real, pero hay que seguir en ello con decisión.

A Soraya Sáenz de Santamaría se le llama por su nombre de pila, o con diminutivos como Sorayita. A Eduardo Zaplana se le llama Señor Zaplana.

A mí me gusta que me llamen Elma. Y a quienes me dicen señora delegada, les invito también a que me llamen Elma, porque a día de hoy no he tenido ningún problema en ese sentido.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Como titular muy bueno, la pena es que no te lo creas ni tu.lo siento
  • Enhorabuena Elma, me alegro mucho de que nuestro gobierno, del que me siento muy orgulloso, haya confiado en ti para su delegación en Navarra. Te deseo mucha suerte y exitos. Javier

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra