Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
INTERNACIONAL

La Junta Militar birmana confiscó la ayuda humanitaria y la ONU aplazó las entregas

El delta del río Irrawaddy es un inmenso pantano con la población a la deriva, presa del hambre y las enfermedades

Actualizada Sábado, 10 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • FERNANDO MULLOR . EFE. PAYAPON (BIRMANIA)

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) acusó ayer a la Junta Militar que gobierna Birmania de haber confiscado una carga de 38 toneladas de ayuda humanitaria para el millón y medio de personas afectadas y anunció la suspensión temporal de los vuelos. Horas después se anunció la reanudación tras el aplazamiento.

La denuncia de la agencia de la ONU se produce el mismo día en que los medios de comunicación birmanos reprodujeron un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores del país en el que se aceptaba la solidaridad internacional pero se consideraba innecesario el envío de personal especializado extranjero.

"No estamos preparados por el momento para recibir esta clase de misiones de información, búsqueda y rescate de otros países", explicó la nota de Exteriores.

El día anterior, 62 especialistas que intentaron apearse del avión que había aterrizado en Rangún procedente de Qatar no llegaron a pisar la pista. "La frustración no tiene precedentes en los trabajos de ayuda humanitaria modernos", afirmó un portavoz de la ONU en Bangkok.

La embajada de Birmania en Bangkok no abrió ayer debido a una festividad, lo que quiere decir que hasta el lunes no se extenderán visados de entrada.

La oficina de ayuda humanitaria de las Naciones Unidas calcula que 1,5 millones de personas necesitan asistencia y que lo que se conoce de la situación en las zonas afectadas de Birmania es sólo la "punta del iceberg".

Un inmenso pantano

El delta del río Irrawaddy, en el suroeste del país, es un inmenso pantanal. Los supervivientes del ciclón se hacinan en las pocas aldeas que quedaron en pie o van de un lado a otro, con poca esperanza de recibir ayuda .

La carretera que conduce al delta desde Rangún es en realidad un estrecho camino de baches jalonado de chozas derruidas, entre las que los birmanos rebuscan cualquier cosa que pueda serles de utilidad para resguardarse del sol y de la lluvia.

Otros muchos damnificados recorren kilómetros con el agua por encima de la cintura por donde fueron arrozales, tirando de cañas de bambú o de grandes hojas de palmera, para levantar con sus manos una nueva vivienda en la que cobijar a la familia. Los árboles arrancados por el ciclón entorpecen el paso de los pocos vehículos que van en uno u otro sentido.

Autocares desvencijados viajan en dirección a Rangún con gente hasta el techo, y apartan del camino a los birmanos que empujan pequeños carros de madera en los que transportan todo lo que tienen y útiles de cocina. La del delta es una región sumida en la miseria total, donde la malaria y el dengue son enfermedades endémicas.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra