Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

La jueza de Haro rechaza la reapertura del caso del atropello mortal del joven Enaitz Iriondo

La magistrada Marta Iciar Fernández-Hierro considera que el auto de septiembre de 2004 es de "sobreseimiento libre, que produce efectos de cosa juzgada y que impide la reapertura del proceso"

Actualizada Viernes, 9 de mayo de 2008 - 13:35 h.
  • AGENCIAS. Logroño

La jueza del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Haro, Marta Iciar Fernández-Hierro, rechazó hoy la reapertura del caso Enaitz, que había solicitado el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja, Juan Calparsoro, el pasado 29 de abril de 2008.

En el auto de la jueza sobre el atropello que le costó la vida a Enaitz Iriondo, el 26 de agosto de 2004, señala que "no comparte ninguno de los argumentos en los que se basa el Ministerio Fiscal para considerar que nos encontramos ante una resolución de sobreseimiento provisional". Añade que el auto de 22 de septiembre de 2004 es de "sobreseimiento libre, que produce efectos de cosa juzgada, y que impide la reapertura del proceso".

Destacó el "sorprendente y diametral cambio de criterio experimentado en este procedimiento por el Ministerio Fiscal".

Cronología

La jueza recuerda que el procedimiento se incoó a raíz del atestado presentado por la Guardia Civil de Haro el 26 de agosto de 2004, fecha en que fue atropellado mortalmente, el joven de 17 años Enaitz Iriondo. El 22 de septiembre de 2004 se dictó auto de sobreseimiento libre y archivo de las diligencias, si bien el 29 de abril de 2008 el Ministerio Fiscal solicitó la reapertura del caso.

En el auto, la magistrada realiza un relato cronológico de los hechos más relevantes con este procedimiento, que se inició el mismo día del atropello mortal, cuando se dictó el auto de incoación de las diligencias previas. El 13 de septiembre de 2004 se presentó en el Juzgado el informe técnico de la Guardia Civil sobre el accidente, para nueve días después, el 22 de septiembre dictarse auto de sobreseimiento libre y archivo de las diligencias previas.

El 22 de octubre de 2004 el procedimiento entró en la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja, que lo devolvió al Juzgado de Haro dos días después. Por otra parte, el 1 de octubre de 2004 los padres de Enaitz se personaron y mostraban parte en este procedimiento, dictándose un auto el 12 de noviembre de 2004 en el que se fijaba una cuantía de 82.754 euros que debían percibir.

De todos modos, los padres el 2 de septiembre de 2006, presentaron denuncia penal contra el conductor del vehículo que atropelló a su hijo, Tomás Delgado, por un "presunto delito de conducción temeraria y bajo la influencia de bebidas alcohólicas", que derivó en la incoación de las diligencia previas. El 28 de septiembre se decretó el archivo de las diligencias "apreciándose la existencia de cosa juzgada", que fue recurrido por los padres, si bien se desestimó posteriormente hasta en dos ocasiones.

La jueza recuerda que el 30 de enero de 2008 en el Juzgado de Haro tuvo lugar la vista del juicio ordinario de Delgado en el que reclamaba a padres del fallecido 20.000 euros en concepto de los daños del vehículo. Dos días antes los padres comparecieron en la Fiscalía que acordó la incoación de diligencias informativas, a raíz de la que el fiscal jefe solicitó la reapertura del caso.

Razonamientos

En los razonamientos de la magistrada para no reabrir el caso señala que "no existen motivos para afirmar que en realidad el auto de sobreseimiento libre de septiembre de 2004 es una resolución de inadmisión de denuncia", tal y como apuntaba el Fiscal.

El Ministerio Fiscal también señalaba la "situación de absoluta indefensión de los padres del fallecido" ya que "carecen de cultura y conocimientos jurídicos suficientes y no distinguen un sobreseimiento libre de uno provisional", así como que "no fueron informados de sus derechos por la autoridad policial, ni judicial ni por el Ministerio Fiscal, y tampoco "han podido comparecer, ni ser oídos por la autoridad judicial".

Ante ello, la jueza de Haro reconoce que "hubiera sido deseable" en el curso de las diligencias que a los padres se les hubiera ofrecido acciones. De todos modos, expone que esta omisión "no tuvo relevancia en la resolución finalmente dictada, puesto que no eran testigos presenciales del accidente". También indica que como se consideró que los hechos "no constituían infracción penal, el ofrecimiento de acciones no constituía un trámite indispensable".

En el auto ante la indicación del Fiscal de que "nos hallamos en verdad ante un sobreseimiento provisional", la jueza indicó que "no comparto las razones que expone el Ministerio Fiscal para considerar que el auto de 22 de septiembre de 2004 no era de sobreseimiento libre y no produce efectos de cosa juzgada".

La magistrada de Haro reiteró en su escrito que "no comparto ninguno de los argumentos en los que se basa el Ministerio Fiscal para considerar que nos encontramos ante una resolución de sobreseimiento provisional. El auto de 22 de septiembre de 2004 es un auto de sobreseimiento libre, que produce efectos de cosa juzgada, y que impide la reapertura del proceso".

Destacó "el sorprendente y diametral cambio de criterio experimentado en este procedimiento por el Ministerio Fiscal", al tiempo que recordó que cuando el procedimiento de envió a Fiscalía, se podía haber interpuesto recurso de reforma y/o apelación contra el auto de 22 de septiembre de 2004, y poner de manifiesto todas las deficiencias que ahora observa, pero ninguna alegación efectuó al respecto".

La jueza recordó que "no ha sido hasta el año 2008, cuando este asunto ha despertado un inusitado interés en los medios de comunicación, cuando el Ministerio Fiscal ha considerado incorrecta la resolución de 22 de septiembre de 2004, y se ha molestado en instruir unas completísimas diligencias informativas (algo totalmente inusual en la práctica diaria de los tribunales)"

Señala la magistrada que "atenta contra la más mínima y esencial seguridad jurídica, principio consagrado en el artículo 9.3 de nuestra Constitución, pretender convertir un auto de sobreseimiento libre en uno de sobreseimiento provisional, después de haberlo consentido durante cuatro años. Y desde luego, resulta inquietante pensar que pueda haber sido la trascendencia mediática del asunto la que haya motivado este cambio de criterio jurídico".

Afirmó por tanto que "mantiene el mismo criterio que ya expuse en el auto de 28 de septiembre de 2006 (que en aquel momento el Ministerio Fiscal estimaba acertado), y confirmado por auto de la Audiencia Provincial de La Rioja de 25 de mayo de 2007, y considerar que el auto dictado en el presente procedimiento en fecha 22 de septiembre de 2004 es un auto de sobreseimiento libre que produce efecto de cosa juzgada e impide la reapertura del proceso".

Por ello, la jueza de Haro acordó "no haber lugar a la reapertura del presente proceso interesada por el Ministerio Fiscal en escrito de 29 de abril de 2008".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • A esta jueza sólo le importan los tecnicismos, no la justicia. Si en un caso se aprecian errores o existen nuevas pruebas, qué más da que haya sido sobreseído en su momento por culpa del fiscal. Da la impresión de no querer hacer su trabajo, de estar cansada o aburrida. Y qué mal se expresa. ¿la trascendencia mediática sirve de atenuante? Por favor, prejubílese.Carlos García
  • como se ve lo que son lo espanioles,esto es una verdadera verguenza,ese pais esta peor que en tiempo de franco.gracias a dios vivo en usa que es un pais libre le deseo a la jueza ,que se repita la trajedia con un de sus hijos?? GOD BLESS AMERICApedro alonso

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra