Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TOROS/SAN ISIDRO BARQUERITO

Caros apuntes de Ambel Posada

Actualizada Viernes, 9 de mayo de 2008 - 04:00 h.

E L primer toro de la feria se puso a toser tan sólo salir de la primera vara. Después de la segunda, en dosis mínima, se tambaleaba. De tan buen aire como poca fuerza, justo antes de acabar la función vino a echarse. Así de torcido arrancó San Isidro. Paso atrás de Antón Cortés en los lances de saludo y un largo trasteo chillón y reiterativo. De un culatazo estuvo a punto de tirarlo una vez el toro.

El segundo salió con alegría. Encajado Gallo en tres toscos lances de parar, fijar y querer dibujar. Dos puyacitos como de prestado. El toro salió planchado. Rebrincado. Gallo, rápido de ideas, no perdió el tiempo. No se atrevió a bajarle la mano al toro no fuera a desencuadernársele. El toro se ahogaba y enganchaba telas en los viajes a media altura.

Breves con la espada Antón y Gallo, dos toros pitados en el arrastre. Estaba enrarecido el negocio cuando se soltó el tercero. De compás carito los lances de Ambel Posada, pero el toro empezó a gatear como acalambrado y hubo pañuelo verde. El sobrero, cinqueño de Albarreal, fue de tremendo cuajo. Algo distraído, provocó un desaguisado: una carrera suelta contra un caballo de pica desprotegido y en la misma entrada, un estrellón que rompió las cuerdas del estribo, montura y picador al suelo, gran trompada, huida del toro contra el caballo de puerta y nuevo derribo. No cundió el pánico, cobró el toro al fin dos varas y, de pronto, fue como un gigante derrotado. Parado en banderillas, rodó por el suelo al segundo muletazo, se plantó en seco después. Ni un solo viaje en serio. Manejó con enterezala cosa Ambel Posada. Buena la actitud: la serenidad, la soltura. Una gran estocada a capón al segundo viaje.

El cuarto martelilla sacó buen estilo, noble son, fijeza, temple. El toro de la tarde. Aparatoso Cortés con el capote, pero mayor el aparato que el asiento. Cortés se puso de largo en el primer cite de las dos o tres primeras series. Con el segundo embroque se quedaba algo vacío el toro, de más voluntad que motor. No pareció llevarlo propiamente metido en la muleta Cortés. Buenas intenciones, pero discreto el logro. En un circular no pertinente, Cortés salió cogido por la cintura y levantado. Sólo golpeado. Susto grande. Pero se le estaba yendo el toro. Dos pinchazos sin fe. Una estocada.

Con más cara que ninguno, el quinto, estrellado contra un burladero, estuvo rozando la devolución. Fue toro muy rebrincado y algo brusco. No empujó con los riñones. Por flojo protestaba. Forcejeo porfión de Gallo, que pegó los muletazos de dos en dos, y no de uno en uno, pero no pudo llegar al tercero cuando se puso en serio. No hubo manera de bajarle al toro la mano.

El sexto fue recibido con coro de miaus y con palmas de tango que protestaban su trapío o su falta de. Toro llorón y bondadoso, con sólo las fuerzas indispensables. Anduvo a gusto y torero con él Ambel Posada, primoroso con el capote en lances de lidia, templado, seguro y sencillo con la muleta. Estaba el ambiente tan exageradamente contra el toro que resultó imposible volcar la plaza. Ni toreando tan despacio y suelto como lo hizo Posada.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra