Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
LOS JUEVES, CONCEJALES DE TUDELA >TEST EN FRASES CLAVES Mª ISABEL ECHAVE CONCEJALA DEL ÁREA DE ATENCIÓN AL CIUDADANO (UPN)

"Da rabia que haya gente que no valore el trabajo de los concejales"

"El papeleo obliga a estar más en el despacho que en la calle, y eso es algo que debemos corregir"

Actualizada Jueves, 8 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • DIEGO CARASUSÁN . TUDELA

Desde niña ha vivido de cerca la política en su propio hogar. Su padre y su tío participaron en las reuniones previas a la fundación de UPN a primeros de los años 80 y, poco a poco, ella fue entrando en ese mundo. A los 18 años se afilió al partido y ahora, con 39 años, Maribel Echave Blanco cumple su segunda legislatura como concejala regionalista en el Ayuntamiento de Tudela.

En estos momentos es responsable de una de las cuatro áreas principales en las que se divide el consistorio: la de Atención al Ciudadano.

Usted entró en este mundo de la política con tan sólo 18 años. Eso no es muy común.

No creo que el problema sea que los jóvenes no estén comprometidos. El problema es que muchos ven este mundo como algo lejano, pero no es así. Cualquiera que lo desee puede ir a la sede del partido que más le atraiga y se dará cuenta de que los que allí estamos somos gente normal con muchas ganas de trabajar por nuestros vecinos.

¿Cuáles son sus aspiraciones políticas?

Llevo unos cuantos años en este mundo y me gusta mucho. La ambición política es lógica, ya que es algo que anima a seguir, pero siempre tiene que ser sana. A mí me gustaría seguir muchos años, pero sé que es el partido el que considera quién debe ser el candidato para cada cargo. Además, hay que tener en cuenta que la política no debería ser un medio de vida. Yo tengo claro que es algo transitorio que un día acabará.

¿Se nota la experiencia que da haber cumplido ya una legislatura como concejala?

Cuando debuté tenía algo de miedo ya que me enfrentaba a algo desconocido. Siempre tienes la inquietud de saber si vas a responder a las expectativas. Durante la primera legislatura, como edil de Agricultura, Ganadería y Montes, aprendí el mecanismo de funcionamiento del ayuntamiento en cuestiones burocráticas y de tramitación administrativa. Es cierto que la experiencia es un grado, pero en este mundo nunca se dejan de aprender cosas, y más cuando te asignan un concejalía totalmente distinta a la ostentada hasta entonces como es la de Atención al Ciudadano.

¿Qué es lo que más le gusta de su labor?

Puede parecer una tontería, pero detalles como entregar un diploma a un niño que ha ganado un concurso de dibujo es algo que me llena y me anima a seguir. Proyectar cosas para beneficio de los ciudadanos y ver cómo se realizan es lo mejor de esta labor.

¿Y qué es lo peor?

Lo que me deja más fría es cuando intentas hacer algo y chocas con la administración y sus interminables plazos de tramitación.

¿Es frustrante escuchar críticas de vecinos a proyectos en los que se invierte mucho dinero, tiempo y esfuerzo?

No es frustrante ya que el objetivo está conseguido cuando se termina el proyecto. Nadie se mete concejal para que le den palmadas en la espalda, pero da rabia que haya gente que no sepa valorar toda la labor que hay detrás y el trabajo invertido por los concejales.

Como concejala de Atención al Ciudadano, ¿qué opina de aquellos que creen que los políticos están lejos de la gente de la calle?

Cuando te nombran concejal no te ponen en un pedestal que te aísla de los ciudadanos. El problema es que el papeleo típico de esta labor te obliga a estar más tiempo en el despacho que en la calle, y eso es algo que debemos corregir.

Usted es del barrio de Lourdes y dicen que los de esa zona tienen algo que les diferencia del resto de tudelanos.

Existe un sentimiento de pertenencia muy marcado. El barrio nació con sus casas, su plaza, su iglesia y su colegio. Era como un pequeño pueblo en la ciudad en el que todos sus habitantes eran obreros y de la misma condición social. Pese al paso de los años, ese sentimiento todavía perdura.

Algunos vecinos del barrio se quejan de la falta de servicios.

Estamos haciendo cosas allí porque el ayuntamiento tiene muy presente que es una zona donde vive mucha gente desde hace mucho tiempo. Es un barrio muy importante, que cada vez crece más, y debe tener todos los servicios necesarios. Cada vez que se hace algo en el barrio, es como si hiciera algo en mi propia casa.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • todos los concejales estan por el dinero no por amor al pueblo ke risa ja ja y mas los alcaldes.jesus
  • Pero si un concejal no se valora. Vamos a ver: capacidad de imaginacion o de crear valor agregado nula, capacidad para retrasar expedientes o sancionar muy alta. Capacidad para cobrar y mucho solo para levantar la mano y decir si o no muy alta. El 80% de los presupuestos de los pueblos cubre los sueldos de la admnistracion local. Modernizar la economia = eliminar la anomalia que representa el concejal.Inutlies.
  • Los concejales deben trabajar para el pueblo, no para que los valoremos bien o mal, dentro de cuatro años a votar y hay te valoraremos o no.cabreado
  • QUE PALABRA USARIAS TU, SI TUS CONCEJALES TE QUITARIAN DE TU BARRIO 30.000 M2. DE ZONA VERDE. ESTO ESTA PASANDO EN PAMPLONA.ROCHAPEANO.
  • Más rabia da que los concejales no valoren el trabajo de los empleados del ayuntamiento.Yo pasé por allí...

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra