Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
NAVARRA

Cinco fotógrafos atrapan a Oteiza

Luis Azanza, Clemente Bernad, Carlos Cánovas, Koldo Chamorro y Xavier Landa son los autores de la publicación

Actualizada Jueves, 8 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • ION STEGMEIER . ALZUZA

La fotografía y los museos nunca se han llevado bien. Carlos Cánovas, que está en el primer bando, recuerda que en los siglos XIX y principios del XX la fotografía desempeñaba el papel de "sirviente de las artes". La cosa cambió en el último cuarto del siglo XX, cuando se dieron cuenta de que ambos se necesitaban. "Los museos han cerrado el paso a la fotografía; ahora, la fotografía, sentada, ve pasar el cadáver de su enemigo", ironizó Cánovas.

El caso es que la fotografía ha tenido hasta ahora déficit de autoestima, admitió, pero "el interés mutuo es sincero".

Ejemplo de ello es el libro Entre Sombras. Fotografías en la Fundación Museo Jorge Oteiza, que atrapa las miradas de cinco fotógrafos navarros (Luis Azanza, Clemente Bernad, Xavier Landa, Koldo Chamorro y Carlos Cánovas), en unas sesenta imágenes, sobre el propio museo, o sea, se trata de ver cómo ven el museo unos ojos entrenados para ver", en palabras de Cánovas, que además de participar como autor ha ejercido de comisario.

La idea se gestó hace algo más de un año, en una conversación entre el entonces director, Pedro Manterola, el subdirector, Juan Pablo Huércanos, y Carlos Cánovas. En 1991 se hizo algo parecido en el Museo de Navarra, con ocho fotógrafos navarros.

Como escribe Manterola en el libro, la primera obligación de la fotografía es "hacer de la memoria un baluarte contra el tiempo".

Cada uno de ellos se enfrenta con absoluta libertad al edificio de Sáenz de Oiza. Así, Azanza (Pamplona, 1961) añade una vertiente experimental, con lentes de baja calidad para fotografiar el edificio y algunas piezas. En esta "especie de rebelión contra la tecnología" de Azanza, explica Cánovas. "Ha querido captar aspectos misteriosos, el esquematismo remite al propio Oteiza, a sus cajas vacías".

Clemente Bernad (Pamplona, 1963), por su parte, plantea el museo como un lugar en el que ocurren cosas. La luz es un telón pálido donde las sombras perfilan su misterio. Un museo debe estar habitado por fantasmas, y B ernad los ha capturado en estos dípticos.

Koldo Chamorro (Vitoria, 1949) sigue la sentencia de Lao Tse: "Lo visible conforma una cosa, lo invisible le da su valor", y también, como recordó Cánovas ayer, la de "No dejes que la realidad estropee una buena fotografía".

Xabi Landa (Irurita, 1959), que convivió con Oteiza en Alzuza, mezcla recuerdos biográficos e incluso reflexiones del artista. Y Cánovas (Hellín, Albacete, 1951) parte de la consideración de que el Museo Oteiza es un espacio teatral, "como en todos los museos pero aquí aquiere caracteres especiales con los que ha querido ironizar", dijo ayer. Así, en el célebre friso de los 14 apóstoles de Aránzazu, Cánovas ha insertado un 15º inventado, o ha convertido El coreano en La coreana.

+ Entre Sombras. Fotografías en la Fundación Museo Jorge Oteiza. 160 páginas, 25 euros, 1.000 ejemplares.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra