Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
FÚTBOL

La fiesta terminó en el minuto 87

Más de un millar de aficionados celebró ayer el segundo día del osasunista. Una masiva kalejira sirvió para protestar por las actuaciones arbitrales que han perjudicado a Osasuna

Actualizada Lunes, 5 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • RUBÉN ELIZARI . PAMPLONA.

UNA grada sin partido. Eso era el Casco Antiguo de Pamplona ayer. Se ondeaban banderas y bufandas, sonaban bocinas y se coreaban cánticos de ánimo a Osasuna. Más de un millar de aficionados celebró ayer el segundo día del osasunista. Nadie quería faltar a este encuentro organizado por un grupo de socios y el propio Club Atlético Osasuna.

Desde las 12 del mediodía, cuando empezó la jornada hasta las 19.30 horas sólo había un color en las calles de la capital navarra: el rojo. Esta marea roja empezó su calentamiento al mediodía con las bandas de música y las txarangas que amenizaron el poteo de las cuadrillas hasta cerca de las 14.00, horas, momento para la comida. "Hoy es un día de ambiente festivo y para disfrutar con los amigos.", decía Carlos Sánchez, de 26 años de edad.

Después de la comida, los aficionados rojillos se repartieron entre los bares de la calle Estafeta, de la Plaza del Castillo y los más, en la cuesta de Labrit. Mientras unos continuaban con la fiesta, otros preferían seguir los resultados de los partidos que podían afectar a los intereses de Osasuna: "De momento los resultados son favorables. El Villarreal gana al Getafe. Nos interesa que se impliquen más equipos en la pomada", decía un aficionado osasunista.

Conforme avanzaban las horas previas al partido eran más los que sumaban a la fiesta osasunista: "Hay bastante gente pero creo que esperaba que hubiese más. Ahora iremos hacia la zona de Labrit".

Kalejira reivindicativa

Pero el segundo día del osasunista no sólo fue una jornada festiva. También fue un día reivindicativo. Una masiva kalejira para protestar contra las actuaciones arbitrales que han perjudicado este temporada a Osasuna cerró la jornada.

Desde la Plaza del Castillo hasta el Reyno de Navarra la hinchada rojilla reclamó al unísono un trato justo con el conjunto navarro: "De pelear por el descenso estaríamos hablando de luchar incluso por puestos de UEFA. El trabajo de los árbitros está resultando totalmente indignante. Pero lo peor es que los puntos que nos han robado no nos los va a devolver nadie. Competición debería hacer algo al respecto", comentaba Fermín Casas Satrústegui, pamplonés de 34 años de edad.

Él no era el único que pensaba así. "No basta con meter a un árbitro a la nevera. Si yo robo a alguien, además de cumplir una pena tengo que reparar el daño causado. En el fútbol no pasa eso. Osasuna se juega mucho", manifestaba Ion Armendáriz Ortiz.

Y la fiesta pasó de las calles del Casco Antiguo de Pamplona al Reyno de Navarra. Con la expulsión de Cannavaro la afición soñaba. El partido se ponía de cara. Con el penalty pitado a favor de Osasuna, se desató la emoción que se transformaba casi en éxtasis con el gol de Patxi Puñal. Pero en el minuto 87 del partido la fiesta cesó. Robben batía al meta Ricardo. Dos minutos después, la fiesta de horas antes se olvidaba y sólo quedaba la desolación.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra