Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
FÚTBOL

Del todo a la nada

Los rojillos no supieron aprovechar la expulsión de Fabio Cannavaro (m.46) y pasaron a ser un equipo fragmentado y fundido

Actualizada Lunes, 5 de mayo de 2008 - 02:26 h.
  • FERNANDO CIORDIA . PAMPLONA

Osasuna está gravemente enfermo después de sufrir la cuarta bofetada consecutiva frente a sus aficionados. La de ayer dolió de verdad. Por cómo se produjo y porque el panorama pinta de negro. No verlo a estas alturas de curso sería cometer el primer error, lo mismo que no reconocer el horrible segundo tiempo que realizó el equipo de Ziganda ayer.

La situación se había tornado en favorable con la expulsión de Cannavaro segundos después de comenzar la segunda parte. Los palos eran esta vez aliados y, también para variar, el colegiado se dignaba a señalar un penalti a favor. Pero en cuestión de minutos, el viento que soplaba a favor se tornó en una desgraciada tormenta, la misma que para entonces caía sobre el césped del Reyno; la misma que dejó helados a los jugadores de Osasuna y a sus hinchas mientras veían al Real Madrid celebrar en su cara el título. De esta forma tan triste moría una semana de emociones e ilusiones que concluía con una noche maldita tras la cual ha empezado a oler a Segunda. Es tan duro como real.

Después de un primer tiempo aceptable en cuanto a argumentos de actitud, Osasuna se dejó comer el pan por un Real Madrid que en inferioridad supo destapar los no pocos defectos navarros. Sneijder y Robben habían buscado el gol, que no llegó por el palo y la mala puntería, y cuando parecía que el partido estaba destinado a finiquitarse con el 0-0 empezaron los sobresaltos. Los diez últimos minutos fueron de auténtica locura. Puñal transformaba el penalti que no le marcó hace dos años a Casillas y cuando se saboreaba el triunfo, el Madrid obtenía una merecida recompensa a su esfuerzo en el segundo tiempo. Todo pasó en minutos. Fue muy cruel.

Arranque esperanzador

Es cierto que el comienzo que planteó Osasuna resultó digno. Apeló a su poderío físico y le retó al Madrid para batirse en el cara a cara sin piedad. Cada balón dividido o enviado al área era una batalla por ganar, en la que los rojillos se impusieron en el primer tramo gracias a su insistencia por la banda derecha. En este flanco, Javier Flaño y Azpilicueta cosieron al Madrid a anticipaciones, desdoblamientos y centros al área en busca de Portillo, que de cabeza dibujaba el primer remate navarro a los cinco minutos. Al menos, apareció más que Saviola y Raúl, y esperó su momento en el área. En éstas, Vela no le asistió y prefirió el lanzamiento escorado, idéntica acción después con Portillo y Plasil como actores en tal orden. Del Madrid, poco que decir. Una internada de Robben y un misil de Diarra desde Mali que hizo lucirse a Ricardo. El luego campeón apenas trenzó un par de jugadas en campo rojillo y bastante tuvo con destruir el juego directo que quería imponer Osasuna. En eso, Gago fue todo un artista.

Medina Cantalejo cosió al Madrid a tarjetas amarillas en los inicios de la segunda parte. Al colegiado no le tembló la mano para mandar a Cannavaro a la ducha por lo que se intuyó que a Osasuna se le aclaraba el camino. Nada de eso. Por caprichos del fútbol y de un tal Helenio Herrera comenzaron a llegar las mejores ocasiones del rival. Avisó Robben con un disparo alto desde la misma posición, la frontal del área, donde Sneijder lanzó un disparó que se envenenó tras tocar Azpilicueta y pegó en el larguero con Ricardo batido.

A la vista de la situación, los técnicos movieron pieza. Schuster sentó a Saviola para reagrupar su zaga con Torres y dejó solo en punta a Robben, primero, e Higuaín, nuevo inquilino, después. Ziganda apostó todo a rojo ganador dando entrada a dos puntas, Pandiani y Sola, por Portillo y Javier Flaño, que dejó su puesto a Azpilicueta. La maniobra no funcionó. Osasuna no creó por ello más peligro y, sin alma, se partió irremediablemente a la vez que el Real Madrid se dio cuenta de que podía llevarse algo con diez, incluso después de que Puñal anotara el penalti que había cometido Heinze por una mano. Los rojillos llegaron tarde a todos los balones, cometieron alguna falta innecesaria y se vieron desbordados por el empuje del campeón.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • osasuna no es de los nacionalistas es de los navarros coñonavarrico
  • javier de la rivera deja que la gente tenga libertad de expresiontafalles
  • ala madrid y aupa osasuna!!!laura
  • Soy socio de osasuna y me averguenzo de la imagen que damos a todo el mundo y de la que tan orgullosos se sienten algunos.Me parece penoso orgullecerse de tener a la aficion que se es reconocida por que insulta como nadie, grita euskal presoak como nadie, se lleva mal con la mitad de los equipos de primera, etc.....javiero
  • Si Osasuna está donde está quiere decir que es el tercero que peor lo está haciendo en la liga, de momento. La liga es regularidad y eso sí que ha tenido Osasuna, regularidad en perder en casa y no sacar casi nada fuera. Así no se puede permanecer en la categoría. ¿ Cuantos goles ha metido el delantero de Osasuna que más haya metido?. En todos los equipos hay, por lo menos, un goleador. Podría haber sido Portillo, pero no ha jugado casi.aficionado frío, casi helado

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra