Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
MÚSICA SANTI ECHEVERRÍA

Risueño poderío de pop y hip hop

Actualizada Lunes, 5 de mayo de 2008 - 04:00 h.

E N realidad la velada de la Tótem comenzó con una emocionante y entregada apertura del cuarteto Tristessa -Iván Guzmán, Víctor Urzainki, Iñigo Maya y Víctor Gómara- que con el inestimable refuerzo de Germán San Martín en los teclados (ex de Kerobia) presentaron en poco mas de 40 minutos el grueso de su disco Enz dando muestra de la madurez, conjunción, capacidad de expresión y enorme fortaleza musical que han adquirido en su pop-rock que tienen a la rabia y a los cambios de registro como excelentes bazas, Tristessa continua en un suma y sigue y sólo le hace falta un soplo de fuerza y un apoyo importante de algún promotor para escribir páginas mayores.

E N realidad la velada de la Tótem comenzó con una emocionante y entregada apertura del cuarteto Tristessa -Iván Guzmán, Víctor Urzainki, Iñigo Maya y Víctor Gómara- que con el inestimable refuerzo de Germán San Martín en los teclados (ex de Kerobia) presentaron en poco mas de 40 minutos el grueso de su disco Enz dando muestra de la madurez, conjunción, capacidad de expresión y enorme fortaleza musical que han adquirido en su pop-rock que tienen a la rabia y a los cambios de registro como excelentes bazas, Tristessa continua en un suma y sigue y sólo le hace falta un soplo de fuerza y un apoyo importante de algún promotor para escribir páginas mayores

Les relevó el trío Bronski que traían desde su Zaragoza natal su pop experimental, cosmopolita y crepuscular. La formación de Miriam Brunet (voz y guitarras), Jordi Brunet (sintetizadores, guitarras) y Javi Roldón (guitarras, bajo y teclados) ofrecieron un buen set de canciones de su último trabajo de título homónimo y del anterior El sueño mas largo.

Facto Delafé y las Flores Azules ha sido el flamante grupo galardonado con el premio al grupo revelación 2007 del prestigioso programa El Ojo Crítico de RNE. Pero no son precisamente unos novatos. La banda de Barcelona integrada por Marc Barrachina "Facto" (ex-Songstone), Oscar D"Aniello "Delafé", también miembro de la banda Mishima y Helena Miquel "Las Flores Azules", vocalista del grupo Élena, nos presentó en la sala Tótem una propuesta de canciones que están entre el rap y el pop, con influencias del surf y del soul, amén de otras cien influencias. Música y mensaje de esos que ponen a prueba si uno se obstina en etiquetar, así que mejor dejarla fluir con todo su risueño poderío. Las letras de las canciones que expusieron en Villava combinan el parafraseado del hip-hop con melodías y estructuras más propias del rock, sobretodo del pop, el soul y la electrónica, algo que les aleja de la típica estructura rítmica de 4 x 4 que caracteriza al rap y que presentan evoluciones mas arroesgadas y menos escuchadas hasta la fecha. Y el sentido de esas letras, más próximas a la poesía que a la agresividad del hardcore, son positivas y críticas al mismo tiempo y exploran sensaciones muy poco habituales en el panorama actual.

Videocreación

Cuando Elena, Marc y Oscar, Facto Delafé y las Flores Azules, salieron a escena se dispararon las alarmas de la fiesta. Para el segundo tema ya se habían metido a la nutrida audiencia en el bolsillo con una original puesta en escena que se apoyaba mejor que bien es unas excelentes proyecciones videocreativas que ambientaban cada canción. Marc desde las bases rítmico melódicas se comportó siempre como la tea que prende la paja. Oscar siempre divertido y muy entregado marcaba sus coreografías junto a Elena y con su fluido rapeo, su genial flow, sabía marcar el tempo y hacer que tema a tema subiera el in crescendo. Elena era el contrapunto dulce, una flor azul o guinda carmesí para unas canciones que desde las vivencias cotidianas transmiten esperanza, ganas de vivir, buena fé, cariño y ternura o a veces se crispan para terminar abriendo ventanas. Al fin y al cabo canciones de buen rollo como La fuerza, la tremenda Mar, el poder del mar, la genial El indio... Toda una experiencia vital que funcionó como una gran máquina de melodía, buenos sentimientos y ritmo que acabó en una fiesta de globos gigantes y muchas sonrisas.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra