Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
EL RINCÓN

Del ladrillo a los olivos o las huertas solares

Las constructoras navarras han diversificado mercados y también sectores económicos

Actualizada Domingo, 4 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • MIGUEL ÁNGEL RIEZU

LA promotora inmobiliaria navarra MRA ha anunciado esta semana los planes de su filial Innoliva para convertirse en una gran productora de aceite de oliva con la inversión de 360 millones en cinco años en Andalucía, Extremadura y Portugal acompañada por Caixa Catalunya y la familia Del Pino (Ferrovial).

En definitiva, una apuesta del grupo navarro por la diversificación en tiempos de crisis del ladrillo. La decisión es la más visible y ambiciosa de las tomadas hasta ahora por los grandes grupos promotores y constructores de vivienda en la Comunidad foral. Pero no la única. Hace tiempo que las empresas españolas del sector aprendieron que no poner todos los huevos en la misma cesta es vital en un sector cíclico como el de la construcción.

Las firmas navarras iniciaron primero un proceso de diversificación geográfica con su salida del reducido territorio navarro para buscar nuevos mercados. Es el caso, por ejemplo, de Construcciones Flores, con fuerte presencia hoy en Santander y Valladolid. De ACR con delegaciones en el País Vasco, Zaragoza, Valladolid o Almería. De Avanco, que gestiona "resorts turísticos" en Huelva y Almería además de trabajar en Madrid y Valencia. De Adania (antes Esteban Lizarraga), que, de operar en Navarra y el País Vasco, especializada en la vivienda de alquiler, ha desembarcado con fuerza en Madrid. O de la propia MRA que opera en Zaragoza o Santander y cuenta con proyectos urbanísticos en Canarias y Portugal.

Algunas ya han dado también el salto a la diversificación hacia otros campos para amortiguar las subidas y bajadas que se dan en el sector inmobiliario. Buscan refugio para sus beneficios en sectores más estables en sus ciclos económicos. La energía es uno de los campos preferidos. Que se lo pregunten a Acciona (el grupo constructor de la familia Entrecanales que se quedó con la navarra EHN y ahora gestiona además Endesa) o a Florentino Pérez y su constructora ACS, accionista díscolo en Iberdrola. En el caso navarro, y a escalas mucho más modestas, Adania y ACR, por citar dos ejemplos, han hecho también sus incursiones en el mundo de las energías renovables (minicentrales y solar fotovoltaica). Incluso la llegada de MRA a la agricultura del olivar se ha hecho desde una primera aproximación a la biomasa.

Queda para las constructoras otra vía de diversificación. Es la salida a los mercados emergentes, como el Este de Europa. Por allí transitan también algunas iniciativas.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra