Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SANDALIO MONREAL SUBERVIOLA CRUZ DE CARLOS III EL NOBLE

"Algunos jóvenes argentinos que emigraron a España han vuelto"

"Cuando voy a Navarra a los 20 días me quiero volver; cuando estoy en Argentina, a los dos meses quiero regresar a Navarra"

Actualizada Domingo, 4 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • BEATRIZ ARNEDO . PAMPLONA

Sandalio Monreal Suberviola nació en Mues hace 77 años, pero desde que tenía 2 años vive en Argentina. Viudo, tiene tres hijos y cuatro nietos. Durante 17 años ha sido el presidente del Centro Navarro de Rosario, una ciudad de la región de Santa Fe, situada a 300 kilómetros de Buenos Aires y que tiene 945.000 habitantes. En diciembre, tomó el relevo al frente del centro su yerno, Fernando Latasa, nieto de navarros.

Monreal no conoce el cuento de la lechera que soñaba con todo lo que compraría cuando vendiera la leche que llevaba en el cántaro, hasta que éste se rompió. Él empezó a trabajar con 13 años repartiendo leche, pero su historia fue distinta. Con 25 años consiguió tener su propio bar. Jubilado, su negocio de sandwiches y catering ha pasado a manos de sus hijos. El pasado marzo, el Gobierno foral acordó concederle la Cruz de Carlos III el Noble por su trabajo en Rosario en favor de la cultura y las señas de identidad de la Comunidad foral. El acto de entrega tendrá lugar el próximo mes de octubre en Rosario, aprovechando el viaje oficial que el presidente Miguel Sanz va a realizar a Argentina entre los días 16 y 23 de ese mes para, entre otros compromisos, asistir a la Final del VII Campeonato Mundial de Pelota Sub-22 en el frontón Reino de Navarra. El frontón, inaugurado hace tres años, fue promovido por el centro de Rosario y está situado en Funes, localidad situada en el extrarradio de la ciudad. Fue construido con una ayuda de 180.000 euros del Gobierno foral. Monreal está contento de poder recibir la Cruz en Argentina, rodeado de su familia y amigos. Sumará el galardón a la Cruz de Oficial de la Orden del Mérito Civil que en 1985 le concedió el Rey.

¿Cómo se enteró de que iba a recibir la Cruz de Carlos III el Noble?

Yo estaba en Ushuaia, en el sur, tomando un café con unos amigos y me llamó el presidente para darme la noticia. Me quedé paralizado. Fue una sorpresa tremenda y me emocioné muchísimo.

La entrega coincidirá con el campeonato mundial de pelota.

En los estatutos del centro navarro se dice que tenemos la obligación de enseñar todo lo relacionado con la pelota. Ya tenemos el frontón y ahora haremos el campeonato mundial al que van a venir unos 150 pelotaris de 15 países. Creo que le va a dar mucha fuerza a este deporte.

¿De qué países van a acudir?

De Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, España, Cuba, México, República Dominicana, Uruguay, Venezuela, Chile... El campeonato contará con un comité de honor presidido por la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, y en el que estarán, entre otros, el presidente de Navarra, el gobernador de Santa Fe... En eso estamos trabajando ahora. La semana que viene estaré en Navarra para hablar con algunas empresas y buscar apoyo económico.

¿Es posible que uno sea más navarro cuando vive fuera?

Eso es normal. Uno se siente más navarro cuando está fuera. Influye la morriña, el hecho de que no fue fácil ser emigrante y que se nos inculcó la pasión por Navarra. Los navarros que vinieron a Argentina y que nunca habían bailado o cantado ni sabían qué era el folclore navarro veían cómo aquí les salía de los poros.

Es usted buen jugador de mus, le gusta la pelota... ¿Qué otros rasgos recuerdan a los que le rodean que es navarro?

Sí que soy un buen jugador de mus. Por lo menos, así me lo dicen aquí. También estamos continuamente pendientes de Osasuna, seguimos los partidos y el lunes los comentamos.

Tras la terrible crisis económica que vivió Argentina en 2001, ¿cómo está hoy la situación?

Yo por naturaleza soy una persona optimista. Pienso que Argentina en el futuro, posiblemente yo no lo vea, va a ser muy rica, porque tiene con qué. Lo que ocurre es que a veces pasan cosas... No las quiero describir porque me parece mal hablar en contra de este país o de su gente, ya que les estoy muy agradecido. Yo critico a este país aquí. Fuera no, creo que sería una falta de respeto.

¿La vida del ciudadano argentino ha mejorado?

El paro ha bajado bastante, de un 20 al 7,5-8%. Lo que creo que falta aquí es que se redistribuya más a la gente que menos tiene. Falta la organización del reparto.

Muchos jóvenes argentinos han emigrado a España.

Sí, en Pamplona hay mucha gente de Rosario.

Ahora que aquí se vive el inicio de una desaceleración económica, ¿esos jóvenes han pensado en regresar a su país?

Algunos ya han vuelto.

¿Tenían problemas para encontrar trabajo?

Claro, no es nada fácil. Una cosa es ir de vacaciones y estar en los Sanfermines y otra quedarse a vivir. En ningún lugar es fácil. Y depende también de cómo sea la persona.

¿Sigue habiendo jóvenes que quieran emigrar a España?

No, eso se ha parado.

¿Puede influir que en Argentina esté mejor la situación?

Sí, está mejor. Lo bueno que tiene este país, pese al desastre que pueda parecer a los de fuera, es que está todo por hacer. En cambio, el que emigra a Europa no tiene mucho campo de acción. Sí lo tiene en el trabajo de muy bajo nivel. Pero a una persona de nivel medio de formación que quiera ir allí le resulta muy difícil. Mucha gente que se fue desesperada en 2001 se encontró con que no era todo tan bonito como creía. Eso se comenta, se habla... y el que tal vez pensaba marcharse ya no lo hace.

Usted, ¿seguirá viviendo en Argentina?

Sí, aquí lo tengo todo. Mis hijos, mis nietos... Tengo la suerte de poder ir casi todos los años a Pamplona. Ir a la Plaza del Castillo y tomar un café en el Iruña, andar con los jubilados, camino un poco, saludo a los amigos... Me encuentro muy bien en Pamplona. No tengo apetencia de ir a otros países y conocer esto y lo otro. Pero me ocurre una cosa. A los 20 días, ya me quiero volver. Y cuando vuelvo a Argentina, pasan dos meses y ya quiero volver allá. Hay una canción que dice No soy de aquí ni de allá.

O es de los dos lugares.

También. A mí me trajeron a Argentina cuando tenía dos años y volví a Navarra con 47 años, cuando la situación económica me lo permitió, porque uno viene de muy abajo. Desde entonces, he ido a Navarra casi todos los años.

¿Cuándo empezó a sentir ese lazo fuerte del que ya no pudo soltarse?

En el primer viaje. No hice más que llorar, porque fui donde nacieron mis padres, mis abuelos... Emocionalmente fue muy intenso. Ya en el segundo y tercer viaje estaba más tranquilo y fue cuando empecé a disfrutar.

¿Fue en su localidad natal, en Mues?

Sí. Para mí, Mues es el mejor pueblo de Navarra. No digo del mundo, no vayan a decir que soy muy exagerado.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Yo también soy navarro y para mí Navarra es lo mejor.Lamentablemente no puedo viajar a mi querida región con la frecuencia que lo hace el Sr. Monreal, pero su recuerdo lo llevo a diario en mi corazón. Nací en Vera de Bidasoa, lindo pueblo en el norte de Navarra y llevo 51 años viviendo en Venezuela.Un saludo al Sr. Monreal desde este magnífico país tropical.José María Martínez Lascuráin

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra