Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
INTERNACIONAL

Los laboristas encajan en las elecciones municipales su peor derrota en 40 años

El conservador David Cameron celebró los resultados de ayer como una gran victoria

para su partido

Actualizada Sábado, 3 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • ÍÑIGO GURRUCHAGA . COLPISA. LONDRES

David Cameron, líder del partido Conservador británico, celebró ayer una victoria rotunda en las elecciones municipales que renovaron un tercio de las concejalías del país, que le convierte en el más posible primer ministro británico dentro de dos años. El actual, Gordon Brown, reconoció que había sido una mala noche.

para su partido

Los conservadores ganaron concejalías en todas las regiones del país y obtuvieron un voto agregado del 44%, los liberales-demócratas, el 25%, y los laboristas quedaron en tercera posición, con el 24%, en lo que se consideraba este viernes como su peor resultado en los últimos cuarenta años.

Antecedente

La madrugada del 2 de mayo de 2007 evocó la del 6 del mismo mes de 1995, cuando la oposición laborista, con un joven líder recién elegido, Tony Blair, obtuvo el 47% de los sufragios contra el 25% de los los tories, anunciando el fin de la era de gobiernos conservadores, confirmada dos años después.

Entonces, el jefe de Gobierno, John Major, achacó el mal resultado a la situación económica. La reputación tory fue arruinada por la salida de la libra del Mecanismo Europeo de Cambio. Los esfuerzos vanos de Londres por mantenerla, en el Miércoles Negro del 16 de septiembre de 1992, costó unos cinco mil millones de euros. Major acuñó entonces una frase memorable. "Haremos precisamente lo que la nación británica ha hecho siempre cuando está con la espalda contra la pared, darse la vuelta y luchar por las cosas en las que cree". La gente le advirtió que, si se daba la vuelta, quedaría encarando la pared. Y así ocurrió.

Ayer, Gordon Brown, que ha contratado recientemente nuevos asesores de imagen procedentes de compañías privadas de publicidad para enmendar su maltrecha imagen como eficaz gestor, achacó el resultado a los precios de la gasolina y de la comida. La derogación de la tasa fiscal, 10%, para las rentas más bajas parece haber afectado en algunas zonas.

Crisis económica

Su gestión de la quiebra del Northern Bank, percibida por unos como tardía, por otros como inevitable, ha creado una incertidumbre sobre la carga final que significará finalmente para el Tesoro público que puede dejar las pérdidas del Miércoles Negro como un episodio menor. Rodhri Morgan, presidente galés, que encajaba resultados catastróficos, con pérdidas en bastiones tradicionales del laborismo, decía que el Gobierno estaba pagando por una situación económica en la que no tiene responsabilidad porque es producto de un contexto internacional.

Que la crisis sea efímera es la tenue esperanza de Brown, quien dijo ayer, entre la espada y la pared, que escuchará y liderará. Quiere presentar la próxima semana un borrador de programa legislativo, con medidas económicas, en educación y en sanidad. Intenta recuperar la iniciativa tras varios meses a la deriva.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra