Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CARTAS DE LOS LECTORES

Visitar Monjardín es un canto a la historia y a la fantasía

Actualizada Miércoles, 30 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • CARTAS@DIARIODENAVARRA.ES

Si decide visitar estas viejas ruinas le sugerimos vaya despacio. Inicie su recorrido en el monasterio de Irache, desde donde ya divisa el afilado monte que sirve de base al castillo. Sin perderlo de vista siga por el Camino de Santiago y conviértase por un rato en fugaz peregrino. Caminará rodeado de encinas al principio y viñas al final, anunciando el cambio mediterráneo hacia el atlántico.

Cuando llegue a la altura de Igúzquiza, podrá admirar la silueta del palacio de Vélez de Medrano, alcaide y defensor del castillo. Una vez cruzado el pueblo de Azqueta e iniciada la ascensión, se va encontrar con la llamada "Fuente del moro", fuente medieval que le va a trasladar a la mejor época del castillo.

Ya está en Villamayor, disfrute de su iglesia románica, torre barroca y su singular y bello crismón. Pero, quizá, esto es solo el marco, no deje de admirar la cruz de Monjardín.

Cruz románica, probablemente la más antigua de Navarra, que en su filigrana de plata cubre la original de madera, compañera de Sancho Garcés en sus batallas. Disfrute de su historia, o su leyenda, qué más da. Ponga usted la imaginación y goce de esta joya.

Ahora ya está preparado para subir al castillo. Admire desde este sorprendente balcón las tierras de Valdega, La Berrueza, Allín, Lóquiz, Montejurra, Urbasa, San Gregorio Ostiense en el más pequeño monte de Piñalva, en fin, vea buena parte de la Navarra -primordial-y observará la importancia estratégica de esta fortaleza, tal como se la concedieron los Banu-Casi, la dinastía de Sancho Garcés, con un largo recorrido hasta el siglo XIX en las guerras carlistas.

Pero suba, suba al castillo bordeando el fuerte muro que lo sustenta. Ponga fantasía, disfrute del primigenio aljibe que se mantiene, la iglesia o ermita de San Esteban, tomando nombre del lugar "San Esteban Deyo". Trate de encontrar o se imagine la tumba de Sancho Garcés y García Sánchez. Fantasee con la plaza de armas, torre del homenaje, luchas cuerpo a cuerpo. En definitiva, el esplendor y miseria de los castillos medievales. También encontrará rincones y aspilleras que sirvieron a los carlistas para vigilar al liberal Moriones, situado entre Los Arcos y Villamayor. Observará o tendrá que imaginar asentamientos para trabar la cureña que portaría el correspondiente cañón.

Recuerde la importancia de Estella en el XIX como capital carlista y la necesidad de defenderla, desde Abárzuza, Eraul, Lácar, Montejurra y nuestro Monjardín. Hoy, en su visita, solo encontrará las ruinas, muy expresivas, con la complicidad de su fantasía, de buena parte de la historia de Navarra. Disfrute.

También encontrará algo que seguramente le sorprenderá, Se trata de un cañón de los años 50 del siglo XX, es decir, ayer, que alejado de cualquier relación o proximidad con el castillo o su historia produce una sensación extraña; nada que ver con el entorno, rompe la armonía e incluso la estética. En este lugar queda absolutamente descolocado robando el misterio de un castillo que cuenta más de mil años.

Por esto, pedimos al pueblo de Villamayor, o a "quien proceda" retire el cañón en cuestión, que nada aporta y quita encanto. La buena voluntad de quienes colocaron esta pieza, se aprecia en su cuidada restauración, pero insistimos, no es este el sitio. Seguro existe otro lugar más adecuado donde encontrará mejor cobijo y responderá a una función, también histórica, en armonía con otros objetos de su época.

JOAQUÍN ANSORENA


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Le felicito a este Sr. Ansorena, pues ha hecho una buena descripción del lugar de Monjardín. Ahora siga con esta afición y facilite relatos sobre, Urbasa, Lóquiz, Irache, Iranzu, etc. etc... pues siempre es bueno leer y aprender cosas de nuestra tierra, con su pasado y hechos sobre los mismos. Esto está muy bien. Más lectura y menos telebasura. Beremundo de Villatuerta,

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra