Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
NAVARRA DEPORTE

"El Negro" incombustible

A sus 32 años Luis Moyano, un argentino afincado en Villava desde hace una década, lidera el Torneo Euskaldun

Actualizada Miércoles, 30 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • L.GUINEA . PAMPLONA

Argentina es un país de emigrantes, y España uno de sus destinos predilectos. Algunas estadísticas dicen que en nuestro país hay más de un millón de argentinos. No todas sus historias son felices, la de Luis Moyano, sí. "El Negro", su sobrenombre en el pelotón, cruzó el charco hace casi una década para probar suerte en el ciclismo español. Soñó con ser profesional, no lo ha conseguido ni lo conseguirá porque a sus 32 años su tren ya ha pasado.

Da igual, Moyano sigue compitiendo en amateurs con el Telco-Aldabea por pura pasión por la bici. Después de tanto sacrificio ha recogido el premio a su esfuerzo con el liderato del Torneo Euskaldun, un premio por el que va a luchar hasta el final de la temporada.

"Es un reto, un objetivo. Quiero ir sumando puntitos carrera a carrera, y me gustaría mucho poder ganarlo", decía ayer. "¿Mi último año? No sé, hay un proyecto para combinar la carretera y la pista, pero de momento sólo pienso en hacer bien todas las carreras hasta septiembre".

La vida de un luchador

A Luis Moyano nadie le ha regalado nada esta vida. Todo se lo ha ganado con trabajo y el sudor de su frente. Todos los días trabaja ocho horas en el taller de Decathlon, llega a casa, come algo y sale a entrenarse. Y así un día, otro, un año y otro.

Moyano aterrizó temporalmente en Villava, y allí se va a quedar para siempre. Ha obtenido la doble nacionalidad, tiene pareja del pueblo y tiene un proyecto vital en Navarra cuando su vida como deportista termine. Se ha comprado piso y va a instalarse aquí para siempre. Su papá también cruzó el charco hace cinco años en busca de plata. Su madre y sus dos hermanos suelen venir cada cierto tiempo de vacaciones.

"Los primeros años sí que se me hizo duro, extrañaba no estar en mi país, pero me he hecho muy bien a la vida en Pamplona", dice. "Si todo ha ido tan bien ha sido gracias a Juan Salas. En todos estos años él me ha cuidado, y me ha dado confianza como ciclista".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra