Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
INTERNACIONAL

Centenario de Schindler

Después de la guerra emigró a Argentina y fracasó al montar una fábrica. Murió en 1974 y fue enterrado en Israel

Actualizada Lunes, 28 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • RODRIGO ZULETA . BERLÍN.

EL destino del industrial Oskar Schindler, cuyo centenario se conmemora hoy, es probablemente uno de los más paradójicos de la historia de Alemania, donde se le olvidó durante mucho tiempo tras haber salvado a cientos de judíos durante el III Reich.

Ahora se le recuerda con motivo del redondo aniversario de su nacimiento y su nombre está presente desde la célebre película La lista de Schindler de Steven Spielberg, aunque durante mucho tiempo, como personaje incómodo, su historia tendió a desaparecer de la memoria colectiva alemana.

El industrial ha pasado en la historia, en buena parte gracias a la película, como un hombre que burló a los nazis y logró salvar de la muerte a personas destinadas a las cámaras de gas, lo que le valió que el Estado de Israel le concediera en 1967 el título de "justo entre los pueblos".

Eso haría pensar en Schindler como un opositor al nazismo a quien, con el fin de la guerra, tendrían que habérsele abierto mejores perspectivas de vida.

Sin embargo, su biografía muestra una imagen completamente opuesta. Schindler fue un hombre de éxito bajo el III Reich, gracias en buena parte a su oportunismo, mientras que después de la guerra sólo cosecho fracasos, hasta el punto de que murió en la pobreza.

Entre los actos que se han organizado en Alemania con motivo del centenario de Schindler hay una exposición en el Museo Judío de Fráncfort que explora precisamente las razones de ese olvido.

Después de la guerra, Schindler se marchó a Argentina pero regresó en 1957, sin su esposa, Emilia, y fracasó en su intento de montar una fábrica en la localidad Hanau, junto a Fráncfort.

Su situación se hizo tan precaria que fueron prácticamente los judíos a los que salvó la vida durante el III Reich a través de trucos y sobornos -un total de 1.300- quienes le aseguraron el sustento.

"La historia de Schindler mostraba que había otras posibilidades de comportamiento en la época de los nazis", agregó.

Los últimos años de Schindler estuvieron marcados por la pobreza -vivía en un modesto piso de una habitación cerca de la estación central de Fráncfort-, y por el alcohol, en el que se hundió cada vez más.

Schindler murió en 1974 en casa de unos amigos en la ciudad de Hildesheim y su único legado fue una maleta en la que cabían todas sus posesiones y en la que estaba la famosa lista con los nombres de los judíos que había salvado.

Oskar Schindler fue enterrado en un cementerio católico de Jerusalén.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra