Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
FÚTBOL

El alirón espera a Pamplona

Gurpegui volvió a pisar un terreno de juego con la camiseta rojiblanca dos años después de su sanción por dopaje

Actualizada Lunes, 28 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • EFE. MADRID

El estadio Santiago Bernabéu disfrutó sintiendo al Real Madrid campeón, pese a que el triunfo del Villarreal aplazó los festejos, pero no el ensayo del alirón con un partido vistoso, de buen fútbol, en el que Javier Saviola demostró las razones por las que viste de blanco.

La Cibeles tendrá que esperar pero el Bernabéu comenzó a disfrutar de una fiesta anticipada. Degusta el juego de un equipo crecido, que se siente campeón y sin ataduras ni presión, por la amplia distancia con sus perseguidores, desata su mejor fútbol. Saviola se "colaba" en el equipo titular del Real Madrid y demostraba que Bernd Schuster ha sido injusto con él. Hay quienes le acusan de conformista, pero hoy demostró que merece más.

Arrancó el duelo con un ritmo endiablado. La presión del Real Madrid y la velocidad que imprimió a su fútbol desde el pitido inicial, hacían augurar una buena noche de fútbol. Los equipos se contagiaron del ambiente festivo de la grada.

Dos años después regresaba Gurpegui. Cumplida su sanción por dopaje, lideraba una defensa que comenzó dura y con orden. Fuertes en el juego aéreo, soportaron el ritmo blanco.

Saviola marca tras 7 meses

Avisó Garmendia a Casillas de que hoy si tendría trabajo, con un disparo lejano que detuvo en dos tiempos. Pero en el mismo minuto, en el 13, Saviola comenzó a saborear su gran noche. Un disparo ajustado de Raúl lo rechazó Armando en una buena intervención, que tiró por tierra en el posterior chut de Robinho. El balón muerto lo aprovechó el más listo y Saviola lo celebró a lo grande. Fulminó meses de sufrimiento y lo dedicó al cielo, donde a buen seguro su padre sonreía por el cambio de suerte de su hijo.

Con el objetivo cumplido en su temporada, el Athletic no se achicó y buscó el empate. Pese a medirse a una de las mejores imágenes del Real Madrid de la temporada, hizo sacar a Casillas sus mejores paradas del repertorio. Voló a un cabezazo a la escuadra de Exteberría y respondió con reflejos a un potente disparo de Garmendia desde la frontal.

El partido iba de área a área y, en una de esas, Llorente encontró premio a su esfuerzo. Heinze cometió un error infantil, metiendo el cuerpo en el momento del remate, cuando había perdido la posición, y el árbitro no dudó en señalar el punto de penalti. Y Casillas puso en pie al Bernabéu. Salvó el lanzamiento potente, pero sin colocación, de Garmendia.

El primer acto lo cerró, como no, Saviola. Sus desmarques le permitieron disfrutar de dos ocasiones ante las que respondió bien Armando. El trabajo no se redujo en el inicio del segundo, cuando Sneijder y de nuevo Saviola probaron suerte.

Fue Robben quien, tras una contra de libro, puso el 2-0. Y, seguidamente, vino el tercero. La confianza del buen pase hizo olvidar su miedo en la definición a Higuaín, que aguantó a que se venciese a un lado Armando para chutar al otro con potencia y desatar la fiesta en un Bernabéu que saborea el título. Cánticos de campeón y la ola en una grada que demostró que el balance de la temporada, con la segunda Liga consecutiva 18 años después, es positivo.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra