Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
BALONMANO

Con demasiado en contra

El Ciudad Real aprovechó a la perfección sus opciones de contragolpe y el desgaste físico que acabó acusando su rival

Actualizada Lunes, 28 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • J.J. IMBULUZQUETA . PAMPLONA .

No pudo ser. El Portland plantó cara al Ciudad Real, llegó a tenerlo contra las cuerdas pero, cuando pudo sentenciar el partido en la UPNA, no acertó y dio oxígeno a un rival que acabó derrotándole con rápidos contragolpes.

De esta forma, el Portland volvió a caer en un problema que ha venido arrastrando durante toda esta temporada y recibió un duro golpe: la tercera plaza de la Liga, y con ella el billete directo a la próxima Liga de Campeones, se aleja ya a tres puntos, una distancia que parece ya insalvable cuando apenas faltan dos partidos de Liga.

El inicio de partido fue de ensueño. Pocos esperaban que el Ciudad Real, mermado por la ausencia de un central específico, apenas anotase cuatro goles en casi 16 minutos de juego y, menos aún, que el marcador en el minuto 14 reflejase un 9-4. La defensa navarra -con un maltrecho Jorgensen y Dominikovic en el centro- funcionaba y sólo las acciones de Pajovic y la labor de Laen en el pivote le ponían en problemas. Además, en ataque, el conjunto antoniano encontró en un motivadísimo Kjelling al complemento ideal para acompañar las acciones deRuesga y Malmagro.

Pero el sueño se rompió en un instante. El Portland dispuso de una superioridad pero, en lugar de romper el choque, se sintió ansioso, precipitado y cometió unos errores que su rival aprovechó a la contra para endosar un 1-4 que colocó el 10-8 (m.21). El Ciudad Real entraba de lleno al partido merced a los regalos navarros y de la mano de los robos en el avanzado de Kallman.

Un problema que se repitió en el tramo final de ese tiempo y que hicieron que, al descanso, el electrónico señalase un 14-14.

En la reanudación, el duelo se convirtió en un toma y daca. El Portland seguía luchando y mandando gracias a las paradas de Svensson y a los goles de Kjelling y Nikolic pese a que la falta de rotaciones comenzaba a pasarle factura y que un dispar criterio arbitral le sacara de quicio.

Una exclusión de Juancho, permitió al Ciudad Real, con una clara mejoría en defensa y en ataque posicional respecto a la primera mitad, romper el choque merced a un 0-4 (24-28, m.55). Apenas quedaba tiempo, pero el Portland lo intentó. A falta de 35 segundos el marcador era 27-28. Y, ahí, el Ciudad Real no falló.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra