Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
NAVARRA

Alrededor de 1.200 monaguillos navarros celebran su día en Estella

El párroco David Galarza explicó que el objetivo del acto era demostrar que ser cristiano no equivale a algo triste

Actualizada Lunes, 28 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • JOSUNE AYESTARÁN . ESTELLA

La iglesia de la Virgen del Puy de Estella se convirtió ayer en el punto de encuentro de todos los monaguillos de Navarra. Alrededor de las cuatro y media de la tarde varios autobuses procedentes de Corella, Tudela, Pamplona, Uharte Arakil, Valle de Baztan, Valle de Roncal o Aoiz dejaban a los jóvenes y niños en la estación, quienes, ataviados con la camiseta de su grupo, inundaron las calles de la ciudad camino de la iglesia.

Los castillos hinchables situados en la plaza de los Fueros ya hacían intuir a los pequeños lo que la tarde les depararía. Así, acompañados por sus monitores y algunos de la mano de sus familiares, fueron entrando en el templo para realizar la oración correspondiente.

Una vez allí, todos recibieron la bienvenida del párroco de San Miguel, David Galarza quien, tras preguntar a los niños qué significaba ser un buen cristiano, les animó a cantar con él.

Después, tocaba organizar la tarde. Camas elásticas, globos de agua, hinchables, un toro mecánico, jumping, cars, autos locos, juegos... Así, a cada grupo se le asignó un orden para realizar cada una de las actividades. Entre ellas, también la merienda.

Sin embargo, los chavales no fueron los únicos en tener la tarde ocupada, puesto que el párroco invitó a los padres a acudir a las siete de la tarde a una misa en la iglesia de San Miguel y otra alas ocho en la de la Virgen del Puy que contaría con el obispo.

Los niños, impacientes y emocionados ante la cantidad de personas concentradas y la variedad de juegos que les esperaban, no tardaron en abandonar la iglesia para dirigirse hacia las atracciones.

Galarza también tuvo que correr para organizar y atender a los grupos reunidos junto a la iglesia de San Miguel. "En total hemos preparado 1.200 camisetas, aunque seguramente habrán sobrado. Sólo en Estella ya contamos con 400 niños ".

Este ya es el cuarto año que Estella acoge un evento de estas características. "Se trata de hacer que los chavales se lo pasen bien, que disfruten y, al mismo tiempo, premiarles por participar en actos como la catequesis. Se trata de demostrar que ser cristiano no equivale a algo triste", apuntó Galarza.

Para la organización, el párroco contó, además, con la ayuda de 150 monitores para los que también se tuvieron que elaborar chalecos que los identificaran, entre los que se encontraban varios padres residentes en Estella.

Regalos para todos

No obstante, los chavales no volvieron a casa con las manos vacías. A cada niño se le entregó un boleto que le haría poseedor de un premio. Libros, linternas, brújulas, portacedés... y, para los más afortunados, una camiseta de Osasuna.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Te felicito David por tu trabajo incansable, tu ilusión que contagia a quienes te rodean, tu eterna entrega a los niños y los adolescentes. Eres un ejemplo a seguir. UN BUEN TESTIGO DE JESUS. Mi enhorabuena. Sigue así. Una madre
  • Bien, David, bien, siempre haciendo cosas para los chavales. Ojalá que te lo sepan valorar, muchos padres lo hacemos, gracias. Salu2 y ciaoMaria, madre de la "Ramonas"

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra