Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
DAVID BERIAIN AMATRIAIN PERIODISTA NAVARRO INFILTRADO EN LAS FARC

"Los guerrilleros de las FARC están muy mediatizados por su propia experiencia"

"Todos los actores armados con los que uno habla son personas con las que puedes establecer una relación cordial, e incluso amistosa"

Actualizada Domingo, 27 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • MARTA OLCOZ . PAMPLONA

David Beriáin Amatriain, periodista en adn.es desde hace 9 meses, llegó el 18 de enero a Bogotá para conocer los campamentos de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucioniarias de Colombia), sus argumentos, preguntarles por el terrorismo, por los secuestros, la extorsión o las minas. Permaneció dos meses y medio en Colombia hasta que consiguió infiltrarse en la selva y convivir con los guerrilleros.

No es su primera experiencia como reportero de guerra (cubrió la invasión de Irak desde Afganistán, Darfur o Cachemira). Su último reportaje lo ha convertido para algunos en héroe y para otros en "un traidor". Él sólo se siente periodista. Cree que las críticas se deben a que "simplemente hay personas que no aceptan que se hable de las FARC porque van en contra del Gobierno. Pero hay periodismo si no hay información sobre las dos partes".

¿Cómo surgió este reportaje?

Estaba con mi directora y había terminado otra historia. A Afganistán no quería ir porque quiero esperar a la cosecha del opio. Me dijo: "Me gustaría que fueras a Colombia. Hablan el mismo idioma y nos leen algunos...". Sabía lo que sabe todo el mundo. Me di un tiempo para leer y ver si me interesaba.

Una vez allí, ¿cómo contacta con los guerrilleros?

Llegué prácticamente sin ningún contacto a un país desconocido. A los tres días me asaltaron a mano armada, me quitaron todas las máquinas, algo que no me ha pasado en toda mi vida. Desde allí, empecé a tejer la red de contactos. Fue duro porque durante bastante tiempo estuve sin producir nada o casi nada. Sin embargo, mi jefa lo entendió.

¿Cuándo surge ese primer contacto con las FARC?

A la semana de llegar. Sabía que iba a ser muy difícil. Los líderes estaban muy guardados. No había muchas esperanzas pero me dijeron que lo iban a intentar. Yo les expliqué que nuestra intención era hablar con líderes y también con guerrilleros. Tardamos dos meses y medio, hubo muchos reveses. Estuvimos a punto de conseguirlo, hasta que mataron a Raúl Reyes (el nº dos de las FARC). Pero al final lo conseguí.

Estuvo 10 días con los guerrilleros. Pastor Alape, el líder de las FARC en el Magdalena Medio fue el cargo más alto que entrevistó. ¿Cómo fue esa conversación?

Me costó tres días contactar con él. La relación fue muy cordial desde el principio, aunque sabiendo él que yo era un periodista y que él era un guerrillero de las FARC, con todo lo que ello conlleva.

¿Y entendió esa relación?

Yo le dije: "Aquí no he venido para hacer una entrevista para entendidos ni para convencidos. No va a ser amable porque ni a ti ni a mí nos serviría de nada. A mí, porque no puedo venir para dorarte la píldora, y a ti porque ya tienes tus canales de comunicación como una web. Te voy a hacer las preguntas que se está haciendo todo el mundo". Hice mi trabajo sin temor, llevando las preguntas hasta donde hay que llevarlas. Le pregunté por el terrorismo, sus relaciones con ETA, la minas... Estaba solo con ellos pero no me asustaba.

Si estaba solo, ¿Cómo algunas de las imágenes del reportaje en las que sale entrevistando a los guerrilleros son en movimiento?

A veces las grababan ellos mismos. ¿Por qué? Uno se imagina que todo es normal y serio. Pero todos los actores armados con los que uno habla son personas con las que puedes establecer una relación cordial, incluso amistosa por muy malos que sean.

En uno de sus artículos recuerda una frase que le dijo un guerrillero:"Si nos llegáramos a cruzar con el Ejército y empieza la balacera usted grite que lo llevamos secuestrado. Tal vez así no lo maten". ¿Pasó miedo?

Fuimos y punto. No se siente demasiado. Aparece cuando piensas en lo que estás haciendo. A las noches, los aviones vuelan por el campamento. Cuando el ruido es más fuerte y parece que está sobrevolando la zona, te imaginas todas las imágenes de televisión. Pero tampoco es nada extraordinario. Es como un dolor de muelas, molesta pero no te mata si sabes controlarlo.

¿Qué cualidad es más importante, ser periodista o superviviente?

Las dos. Si uno es capaz de llegar al infierno pero no sabe qué preguntar al diablo, no sirve de nada. Si vas y no vuelves con la historia no vale de nada. Nuestro trabajo es ir para contar, no ir para hacernos los machos.

¿Qué opinión tiene de los guerrilleros?

Como toda persona que vive en medio de un conflicto, están muy mediatizados por su propia experiencia. La mayoría de ellos habían sufrido terribles asesinatos. Recuerdo a una Erika a la que habían matado a casi toda su familia. Aclaremos. Esto ni justifica lo que hacen ni lo deja de justificar, simplemente es un hecho. Estamos hablando de hechos más que de impresiones. Viven en la selva, en la Colombia con la que interactúan es la rural y diametralmente diferente a la Colombia urbana. Son gente que hace 15 ó 20 años que no pisan una ciudad, con todo lo que eso implica sobre la concepción que tienen sobre el país que quieren montar. También es cierto que siguen muy de cerca los medios de comunicación y los escuchan canalizados por su propia idea.

¿Y al margen del David Beriáin periodista, qué les sugiere?

No voy a entrar en matices más polémicos. Sobre esta historia, mucha gente me ha preguntado qué son estos tipos, cuál es mi opinión, cuál es mi punto de vista. Precisamente la riqueza de lo que yo haya podido hacer en Colombia es que mi opinión no importa. Los periodistas no entramos a valorar si es bueno o malo. La función del periodismo no está en cómo deben ser las cosas sino en cómo son. El hecho de ignorar la realidad no nos ayuda en nada a superarla. Por eso tenemos que mirar dentro. Estos días se ha puesto en tela de juicio la función del periodista. Nuestra credibilidad está en ir, ver, contar y respetar al lector lo suficiente como para saber que él ya se hará su propia opinión.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra