Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SOCIEDAD

La "Marcha de las tres ermitas" reúne a 1.070 aficionados

La organización ofreció unos 2.000 litros de agua para paliar la sed y reponer las fuerzas

Actualizada Domingo, 27 de abril de 2008 - 04:00 h.
  • CRISTINA BERMEJO . IRURTZUN

Más de mil aficionados a la montaña se dieron cita ayer en Irurtzun para completar la "Marcha de las tres ermitas", en una jornada que duró casi doce horas. Desde las seis de la mañana, los participantes que partieron desde la sociedad Iratxo, se armaron de fuerza para afrontar los 55 kilómetros que unen los templos de San Donato, San Miguel de Aralar y Trinidad en un desnivel de 3.000 metros.

Con cansancio, rozaduras, calambres y calor llegaron muchos de los primeros aficionados a la plaza del ayuntamiento de Irurtzun hacia las tres y media de la tarde. La hora de llegada no importó mucho ya que la caminata no posee un carácter competitivo, sino una "marcha regulada". El resto de los participantes llegó sobre la hora prevista, entre las 5 y 6 seis de la tarde. Todos venían aquejados por el calor ya que la jornada a veces se hizo insoportable, desde la mañana el termómetro no bajó de los 28 grados. Esa fue la mayor incidencia, como indica el presidente de la sección de montaña de Iratxo, quien organiza el evento, Pello Alzueta Labiano de 59 años: "El tiempo ha sido muy bueno pero a veces insoportable, por eso hemos dado mucha agua, unos 2.000 litros más o menos".

Lo que más sorprendió a la organización fue la afluencia de gente ya que se esperaba unas 600 personas pero se inscribieron 1.160 de diversos lugares: León, Asturias, Cataluña y País Vasco. Lo que al principio era una marcha para el pueblo se ha convertido en una salida mítica: "Puede ser que venga tanta gente por lo bonita que es la marcha, vas como por un balcón y ves todo el recorrido" aseguró Alzueta.

Animado por su afición a la montaña y con la peculiaridad de llevar abarcas en vez de deportivas o botas, acudió a la cita el vecino de Oiartzun Zezilio Laurendi Alonso, de 63 años. Para él la subida de San Miguel de Aralar se hizo muy dura, sin embargo, no necesitó de masajes para reponerse: "Estoy acostumbrado a estas marchas y no estoy cansando pero el calor ha sido lo peor", comentó.

La alternativa "corta"

Además de este recorrido, los participantes pudieron hacer otra alternativa sin subir a Trinidad, la marcha "Ibilaldi handia". Los kilómetros fueron 46 y el desnivel 2.230 metros. Jasone Uriondo San Pedro realizó esta marcha más "corta" pero no por ello menos dura. Al finalizarla disfrutó de un masaje para aliviar dolores. Uriondo de 37 años y vecina de Orozco reconoció la dureza de los montes: "Ha habido momentos que creía que no podía más, pero como voy a menudo a andar al final ha salido. Luego me voy a ir de fiesta así que...", comentó Uriondo.

La prueba contó en todo momento con puestos de avituallamiento y control. Veinte voluntarios se encargaron de la organización. Al finalizar la marcha, a los participantes se les obsequió con una botella de vino, un diploma y una foto.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra